"Toma la Bestia" llega finalmente a Lechería
"Hubo órdenes" de que los trenes pasaran a toda velocidad" en Apizaco
Por Lado B @ladobemx
16 de mayo, 2012
Comparte
  • Las autoridades de Ferrosur ordenaran que todos los trenes que transitaran por la estación de Apizaco no hicieran escala
  • El grupo de activistas y observadores de Derechos Humanos logró continuar su viaje pasadas las 4 de la mañana , cuando el tren a Lechería paró por unos minutos
  • En la madrugada se reportó el accidente de un inmigrante centroamericano que perdió una pierna luego de saltar del tren

Xavier Rosas

@wachangel

“La migra se mete con nosotros, no con ellos”, explicaba un inmigrante hondureño al grupo de connacionales que lo acompañaba la mañana de este miércoles en las vías de la estación de trenes de Apizaco, Tlaxcala. Ninguno de los que estaban ahí sabían entonces que no subirían al tren, pero no por la migra.

Los empleados de la empresa Ferrosur impidieron que el grupo de activistas, periodistas, defensores de derechos humanos y los propios inmigrantes «tomaran La Bestia”.

Foto Quetzal

Subirse al tren en dirección a Lechería, Estado de México, sitio considerado de alto riesgo para los inmigrantes centroamericanos en su viaje hacia Estados Unidos, quedó fuera de los objetivos, debido a que la empresa ferroviaria desenganchó los 5 vagones en los que se encontraba el grupo que acompañaría a los inmigrantes en el recorrido de Apizaco a Guanajuato, dejándolos varados y a la espera del próximo tren que llegaría aproximadamente a las 4:30 horas de este jueves.

Los activistas explicaron a Lado B que los empleados de la empresa Ferrosur ofrecieron al grupo de al menos 100 personas que bajaran de los vagones para enganchar una «ballena» y viajaran en ésta; sin embargo por desconfianza rechazaron la oferta. Luego de algunas maniobras, el tren salió sin ellos hacia Lechería.

Hasta el cierre de esta edición un grupo de al menos 20 personas del contingente permanece en la  estación de Apizaco, donde pasarán la noche. Inicialmente esperarían el tren de las 4:30, pero «hubo órdenes» de que los trenes pasaran lo más rápido posible por ahí, para evitar que se suban, por lo que en las primeras horas de este jueves buscarán la manera de llegar a su destino por otra vía.

Desgraciadamente durante la espera fueron testigos de un común accidente: un migrante hondureño resultó herido al saltar del tren, por lo que perdió una pierna. De inmediato fue traslado al Hospital General de Apizaco. En las primeras horas de este jueves trascendió que el grupo aguardaría a que dieran las 7:00 horas para abordar autobuses que salieran en dirección a Lechería y continuar con la marcha; sin embargo pasadas las 4 de la mañana  arribó el tren en dirección a Lechería y se detuvo unos minutos en la estación de Apizaco, situación que permitió que el contingente finalmente tomara «La Bestia».

Tanya Morales, integrante de «Casa Tequitilis CAFAMI», informó en su cuenta de Facebook que: «A las 4 y unos minutos las y los compañeros migrantes y defensor@s de derechos humanos subieron al tren aprovechando que se detuvo unos minutos. Pedimos estar al pendiente, es una zona de riesgo, una comisión nos quedamos para tener más información sobre salud del chico que tuvo el accidente (…) Todo salio bien, aproximadamente 120 personas entre migrantes y defensores van caminando rumbo al albergue de Lechería»

Asimismo, Eduardo García, integrante de Amnistía, informó: «La banda llegó al albergue de Lechería a las 8:40 am aproximádamente. El siguiente paso es salir hacia el albergue de Tequisquiapan».

Foto: Quetzal.

El inicio de la marcha

La estación de trenes de Apizaco, Tlaxcala –propiedad de la empresa privada Ferrosur- fue el escenario de la marcha de acompañamiento de inmigrantes centroamericanos en su paso hacia Estados Unidos, que inició pasadas las 10 de la mañana de este miércoles, con la finalidad de “denunciar las masacres, asaltos, desapariciones forzadas y la violaciones a los derechos humanos de los inmigrantes” en su paso por nuestro país.

La cita fue en Apizaco, Tlaxcala, sitio que se ha convertido en un punto de extorsión: “en Apizaco se da una extrema vulnerabilidad de los inmigrantes por parte de los cuerpos policíacos, quienes constantemente los están acosando y extorsionando”, señaló Gustavo López en una entrevista realizada en Julio de 2011.

Un grupo de al menos 30 personas entre activistas, reporteros  e inmigrantes centroamericanos, comenzaron la “protesta pacífica” en la estación de trenes.  Entre empujones de las autoridades de la empresa ferroviaria, quienes señalaban a los activistas que no podían entrar a la estación debido a que “es propiedad privada”, la protesta inició.

“Por eso queríamos venir a este lugar –Apìzaco-, porque la verdad es que los garroteros de esta zona y la policía abusan de los migrantes, hay muchas quejas (…) aquí es el único lugar donde los operativos son permanentes. Aquí es importante por las violaciones que aquí pasan, porque es una zona olvidada”, Irineo Mújica, periodista e integrante de Movimieno Migrante Mesoamericano.

Foto: Quetzal.

A pesar de las advertencias de los uniformados, la marcha continúo su paso señalando a éstos que se trataba de una protesta “para denunciar la violación que personal de la empresa Ferrosur, así como autoridades estatales, municipales y federales, hacen contra los inmigrantes centroamericanos”, reiterándoles de nueva cuenta que se trataba de una “protesta pacífica”.

Los radios de la seguridad de la empresa no dejaban de sonar, la comunicación entre ellos fue cada vez mayor, mientras personal del área de maniobras comenzó a acercarse a los manifestantes y reporteros que ya se encontraban en el patio central de la estación con pancartas en mano y las consignas de denuncia por los abusos cometidos contra este grupo vulnerable de la voz de Alvira Arellano, integrante de “Familias Unidas Sin Fronteras”.

Alrededor de las 11:30 horas ya un grupo de al menos 100 personas se encontraba en el patio central, mientras personal de maniobras, así como de seguridad de Ferrosur, advertía al grupo de “Toma la Bestia” que no podían permanecer en el patio central, debido a que podía ocurrir un accidente, al tiempo que decía que llamarían a la policía.

Foto: Quetzal.

Sólo dos elementos de la Policía Municipal de Apizaco llegaron al lugar, y con libreta en mano preguntaron el objetivo de la protesta “para saber de qué trataba lo que estaba ocurriendo –dijo uno de ellos-. Imagínese que me pregunte una señora que qué está pasando ahí. Es para que le sepa responder”, comentó el uniformado mientras anotaba las respuestas que Marco Antonio Castillo, integrante de “Asamblea Popular de Familias Migrantes” proporcionaba; mientras tanto, su compañero se mantenía a poca distancia tomando fotografías de los manifestantes.

Fue a las 11:40 de la mañana cuando finalmente el tren en dirección a Lechería arribó a la estación de Apizaco. Para esos momentos el número de participantes de la marcha ya era superior a 100. Activistas, defensores de Derechos Humanos, periodistas e inmigrantes subieron al tren para aguardar su salida –que estaba prevista para las 15:00 horas a más tardar-.

Foto: Quetzal.

Las mantas fueron colgadas de los 5 vagones del tren donde viajaría el contingente, empleando incluso los cinturones que sirvieron para los amarres. Las denuncias contra personal de Ferrosur, autoridades municipales, estatales y federales continuaron escuchándose a través del altavoz que Elvira Arellano cargaba, al tiempo de asegurarles  a los inmigrantes centroamericanos que los acompañaban que: “No están solos”.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx