Con copia para

Con copia para

La realidad es que la clase política no está dando los resultados esperados y que si esta afirmación se analiza desde el principio de locura einsteniano, es absurdo esperar efectos distintos si las cosas se hacen de la misma manera. Se impone, así, un replanteamiento de las reglas del juego que supone una vuelta de tuerca mayúscula y sustancial.

A casi seis años de la aprobación de la Ley Televisa en la Cámara de Diputados, desarticulada en 2007 por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, la reciente actuación de la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) amenaza con resucitar uno de sus móviles principales, latente desde la ejemplar actuación del máximo tribunal del país.

En un estado con actos de violencia crecientes y atroces, la reforma al Código Penal de Veracruz que introduce el delito de “perturbación del orden público” no puede entenderse sino como una acción desesperada para inhibir la libertad de expresión, especialmente aquella que se ejerce en las redes sociales como Facebook y Twitter, plataformas a las que acuden los ciudadanos que desean informarse e incluso protegerse ante el ambiente de desinformación prevaleciente.

El reciente fallo del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) con el que revoca el reglamento de radio y televisión aprobado por el Instituto Federal Electoral (IFE) en junio pasado, es una muestra de la sumisión de este organismo al poder fáctico que representa la cúpula mediática, particularmente, las televisoras.

La información es pública, de ahí que las reservas deben ser tratadas como excepciones y que la fracción primera del artículo referido establezca que “en la interpretación de este derecho deberá prevalecer el principio de máxima publicidad”

Acaso por la combinación de brevedad y profundidad, una de las frases que más llamó la atención entre los carteles improvisados que vistieron el cacerolazo en el Ángel de la Independencia el viernes pasado fue aquella que rezaba: Yo tenía un país.

Muchos son los problemas y desafíos que están en puerta para salir de la parálisis que atraviesa al país y que contribuye a la reproducción de un círculo vicioso

Roberto Alonso*  Al Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad hay que entenderlo como consecuencia de un largo proceso de transformación social hacia una...