Authors Posts by Martín López Calva

Martín López Calva

223 POSTS 0 COMMENTS
*Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Ha hecho dos estancias postdoctorales como Lonergan Fellow en el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007) y publicado dieciocho libros, cuarenta artículos y siete capítulos de libros. Actualmente es académico de tiempo completo en el doctorado en Pedagogía de la UPAEP. Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación en la UIA Puebla (2007-2012) donde trabajó como académico de tiempo completo de 1988 a 2012 y sigue participando como tutor en el doctorado interinstitucional en Educación. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel 1), del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), de la Red Nacional de Investigadores en Educación y Valores que actualmente preside (2011-2014), de la Asociación Latinoamericana de Filosofía de la Educación y de la International Network of Philosophers of Education. Trabaja en las líneas de filosofía humanista y Educación, Ética profesional y “Sujetos y procesos educativos”.

Vivimos en un país cada vez más dominado por la ira y el odio. Nos encontramos en un momento histórico en el que la acumulación de crímenes cada vez más despiadados, de atrocidades toleradas o a veces incluso propiciadas por un sistema político cuyo motor es la corrupción y cuyo incentivo principal es la impunidad, han desatado una polarización social que la clase política parece creer controlable y manejable pero que en cualquier momento puede llevarnos a un estallamiento de proporciones impredecibles.

El Procurador General de la República convocó a una rueda de prensa en la que presentó algunas conclusiones que se plantearon como definitivas acerca del terrible caso de los 43 estudiantes de la Normal “Raúl Isidro Burgos” de Ayotzinapa, ocurrida el 26 de septiembre pasado en la ciudad de Iguala, Guerrero. A estas conclusiones, el Lic. Murillo Karam las presentó como “la verdad histórica” de la tragedia.

Una Escuela Normal que forma educadoras y recientemente también profesores de primaria. Una ciudad pequeña, bella, limpia y acogedora ubicada en el occidente de México. Un equipo de profesoras y profesores comprometidos con la defensa del normalismo desde una trinchera distinta a la de las calles y las plazas, desde una estrategia diferente a la de las marchas, plantones y actos de “violencia vengadora de la injusticia”; desde la trinchera de las aulas y desde la estrategia de tratar cada día de construir las condiciones académicas y humanas más propicias para formar a los futuros docentes de su ciudad y región con el nivel de calidad que exigen estos tiempos de cambio, este cambio de época.

Los acontecimientos de París a los que nos referimos la semana pasada en esta columna, la terrible realidad de muerte y violencia en Nigeria que hemos conocido en las últimas semanas y la violencia impune que sigue escalando en nuestro país tanto del lado de la delincuencia organizada y los órganos del Estado colonizados por ella como de quienes tomando la bandera de las víctimas están desarrollando una agenda política que nada tiene que ver con la recuperación de la paz y la regeneración del tejido social en el país, ponen nuevamente el foco en la urgente necesidad de construir la comprensión entre seres humanos que piensan, creen y viven de maneras distintas.

Antes que nada deseo un feliz año a todos los lectores de Educación personalizante que con esta entrega reanuda su presencia en el espacio virtual de Lado B.

Nuestro país vive una profunda crisis política y social que constituye un enorme riesgo y al mismo tiempo una gran posibilidad para refundar y reorganizar la incipiente y muy frágil democracia que costó años de lucha y pareció desmoronarse en una tarde en la que seis personas murieron y cuarenta y tres estudiantes normalistas desaparecieron a manos de la policía municipal de Iguala por órdenes del alcalde.

El peligro crece cada día en esta patria que nos duele a todos aunque todos sigamos contribuyendo a mantener la enfermedad que causa este dolor cada vez más insoportable. El peligro aumenta en cada pueblo y ciudad controlados por el crimen organizado que ha penetrado las instituciones del Estado. El peligro acecha en cada vez más espacios de nuestro territorio nacional, en cada vez más ámbitos de nuestra vida social, en cada vez más personas cercanas que son víctimas de la violencia de delincuentes con o sin uniforme, con o sin cargo público.

Cantando al dinero y al poder y cantando a las apariencias estamos hoy sumidos en esta decadencia que hace cada vez más ininteligible la realidad, cada vez más inhumana la violencia que supera ya la imaginación de un escritor de novelas de terror.

Cantando al dinero pero también al poder, llegamos a este momento de crisis profunda y generalizada en el país. Cantando al poder que nos hace sentir infinitos, intocables, inmunes a cualquier ley o norma, más allá de la moral.

Cantando al dinero llegamos a este momento de crisis profunda y generalizada en el país. Cantando al dinero porque según nos dicen la televisión y todos los medios, el dinero abre todas las puertas y como dice el poeta, es “la llave de la vida jocunda, la vara del milagro, el instrumento de la resurrección”.