Authors Posts by Martín López Calva

Martín López Calva

219 POSTS 0 COMMENTS
*Doctor en Educación por la Universidad Autónoma de Tlaxcala. Ha hecho dos estancias postdoctorales como Lonergan Fellow en el Lonergan Institute de Boston College (1997-1998 y 2006-2007) y publicado dieciocho libros, cuarenta artículos y siete capítulos de libros. Actualmente es académico de tiempo completo en el doctorado en Pedagogía de la UPAEP. Fue coordinador del doctorado interinstitucional en Educación en la UIA Puebla (2007-2012) donde trabajó como académico de tiempo completo de 1988 a 2012 y sigue participando como tutor en el doctorado interinstitucional en Educación. Es miembro del Sistema Nacional de Investigadores (nivel 1), del Consejo Mexicano de Investigación Educativa (COMIE), de la Red Nacional de Investigadores en Educación y Valores que actualmente preside (2011-2014), de la Asociación Latinoamericana de Filosofía de la Educación y de la International Network of Philosophers of Education. Trabaja en las líneas de filosofía humanista y Educación, Ética profesional y “Sujetos y procesos educativos”.

Martín López Calva @M_Lopezcalva Ya me cansé de llevar tus lágrimas conmigo. Ahora quiero caminar contigo, relampagueante. Acompañarte en tu jornada… Otto René Castillo. Vámonos, Patria a caminar.   Empecemos por...

La semana antepasada estuvo en Puebla el Dr. César Coll, prestigiado académico de la Universidad de Barcelona que es un referente entre los estudiosos de la perspectiva sociocultural del constructivismo en Educación y en el uso de las Tecnologías de Información y Comunicación (TIC) en la escuela desde esta visión del aprendizaje.

Hoy el tema de esta columna iba a ser otro. La idea estaba clara y tenía notas suficientes para plantear una reflexión sobre personalización a partir de las TIC. Pero de pronto una noticia me cimbró como seguramente ha cimbrado a toda la sociedad de Puebla durante este fin de semana.

Esta semana reiniciaron las clases en todos los niveles de nuestro sistema educativo nacional. A partir de este lunes más de veinticinco millones de alumnos de nivel básico –preescolar, primaria y secundaria- y más de un millón de profesores retoman sus actividades escolares al igual que casi cuatro y medio millones de alumnos y alrededor de trescientos mil docentes de educación media superior.

Qué haremos con el miedo? Más o menos en estos términos se planteaba un comentario de una amable lectora, amiga de una amiga, que en las redes sociales reaccionó ante el texto publicado en esta columna la semana pasada acerca de la muy lamentable necesidad actual de educar desde el miedo y contra el miedo en nuestra sociedad mexicana caracterizada por la violencia e invadida cada vez más por la cultura de la muerte.

Vivo en un país dominado por el miedo, en una tierra en que se siembran odios y se cosechan diariamente montones de cadáveres de gente que está jugando el juego de la guerra, de gente que está luchando por terminar con el juego de la guerra y también de gente que estando al margen de este juego perverso, es víctima de aquéllos que se benefician de que nunca se acabe.

Cuando en este país parece que hemos tocado fondo, se nos vienen encima nuevos acontecimientos que nos hacen pensar que siempre es posible estar peor, que las crisis pueden no tener fin, que la decadencia es el camino por un túnel –ahora está de moda la imagen del túnel- que no tiene fin ni permite ver ni un pequeño rayo de luz.

Desde hace muchos años, la educación ha estado encapsulada en el conceptualismo y el culto a la memorización y la información. Como un producto del ciclo amplio de decadencia y de la sociedad en crisis de estos tiempos, la educación está viviendo su propia crisis tratando de escapar de sus viejos rituales que hoy carecen de significado para los estudiantes. Los maestros han dirigido a los estudiantes a la memorización de conceptos, fórmulas, funciones y operaciones, bloqueando su deseo irrestricto de conocer.

En esta semana de receso de Lado B y la que le precedió, tuve oportunidad de vivir dos experiencias en ámbitos totalmente distintos que me dejaron pensando mucho porque en ambas descubrí un rasgo que veo cada vez más presente en nuestra época de dictadura de la corrección política, se trata del miedo a distinguir y clasificar por la falsa creencia de que distinguir es excluir o que clasificar implica necesariamente discriminar.

Martha Nussbaum es tal vez la filósofa norteamericana contemporánea más reconocida y admirada en el mundo entero. Nacida en 1947 en el seno de una familia neoyorkina acomodada, estudió originalmente teatro y lenguas clásicas en la Universidad de Nueva York y se fue paulatinamente aproximando a la Filosofía, hasta obtener el doctorado en esta disciplina en la Universidad de Harvard.