Personas mayores limitadas en ensayos de fármacos contra COVID-19
Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad
Por Agencia SINC @
29 de septiembre, 2020
Comparte

Un estudio publicado en el último número de JAMA Internal Medicine ha encontrado que la población anciana tiene muchas posibilidades de ser excluida de los ensayos clínicos sobre tratamientos y vacunas para la COVID-19, por lo que este grupo estaría sufriendo una infrarrepresentación en estas pruebas.

Esta infrarrepresentación existe, según la investigación, no solo por exclusiones basadas en la edad de los participantes de los ensayos; también por exclusiones indirectas que repercuten mayoritariamente a esta población, como la necesidad de un acceso a internet o un teléfono inteligente, o la ausencia de patologías comunes en la tercera edad como requisitos para estas pruebas.

Los mayores de 65 años son el 9,3 % de la población mundial, pero suponen el 15,1 % de los casos de COVID-19 y el 79,2 % de los fallecimientos en EE UU a 28 de septiembre de 2020, según el CDC. Por estas razones los autores del estudio consideran esencial que los ancianos sean tenidos en cuenta en las investigaciones de fármacos para esta enfermedad.

Sharon K. Inouye, directora del Centro del Envejecimiento del Cerebro en el Instituto de Investigación del Envejecimiento Hinda y Arthur Marcus es la investigadora sénior de este estudio. Su equipo revisó todos los ensayos clínicos sobre tratamientos y vacunas para la COVID-19 registrados de octubre de 2019 a junio de 2020 en ClinicalTrials.gov. Esta web es una base de datos de la Biblioteca Nacional de Medicina (NLM) y de los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de EE UU en la que se recogen ensayos clínicos públicos y privados sobre un gran abanico de enfermedades y afecciones.

También te puede interesar: Descubren anticuerpos que explican el 10% de casos graves de COVID-19

Los hallazgos de esta revisión indican que la población anciana es excluida en un 50 % de los ensayos clínicos sobre COVID-19 y concretamente en el 100 % de las pruebas con vacunas. Esta baja representación de los mayores, advierte la investigación, limita la capacidad para evaluar de la eficacia, las dosis y los efectos adversos de los tratamientos.

Continuar leyendo en Agencia SINC

*Foto de portada: Las exclusiones a los ancianos pueden ser directas, como edad límite de los participantes, o indirectas, como tener un smartphone o conexión a internet / Foto: Pixabay

Comparte
Agencia SINC