Orígenes Secretos, ¡porque la cosa va de frikis!
La ópera prima de David Galán Galindo está tan consciente de ser “un pastiche viviente de la cultura geek” que a veces ni siquiera se frena en compararse a sí misma con la propia Seven (1995) de David Fincher
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
10 de septiembre, 2020
Comparte

Se los dije, Endgame (2019) no fue el final del juego sino apenas el comienzo. El asunto de los superhéroes está muy lejos de terminar.  

Bienvenidos a la nueva era de los frikis, donde la fiebre por los cómics se traslada al mundo de las producciones audiovisuales a manera de adaptación: sean películas o sean series, el objetivo es estar a la moda. Y lo mejor es que abre paso a nuevas opciones que no se limitan precisamente a Marvel o DC. 

Porque si de pronto tenemos adaptaciones de la Valiant Comics como Bloodshot (2020) junto a la Sony Pictures o The Old Guard (2020) de Greg Rucka y Leandro Fernández junto a Netflix, como apuestas arriesgadas de editoriales no tan conocidas, es apenas una probadita de ese inmenso universo que nos depara por descubrir. 

Vean el caso de Amazon Prime y el enorme éxito que tuvo con las adaptaciones de los cómics The Boys a manera de serie. Que no solo llegó en el momento indicado por tratarse de un producto muy en contra del tratamiento estadounidense que siempre ha tenido Marvel o DC con sus adaptaciones -tratándose quizás de una suerte de sátira antipatriótica- sino que también lo consigue a través de una era en donde las plataformas digitales se encuentran en la cúspide del entretenimiento.  El éxito está asegurado.

También puedes leer: Double Pack: nuevas adaptaciones en el cine de superhéroes (2020)

Y con la llegada de su segunda temporada, queda bastante claro que se trata de una de las mejores propuestas dentro de esta nueva fiebre por el mundo de los superhéroes. Con toda seguridad se los digo. 

No obstante, no todo es adaptación de cómic para el gusto de los más frikis. Las parodias o los productos de comedia inspirados en la cultura pop fungen también como pieza fundamental a la hora de añadir su propio granito de arena. Y créanme cuando les digo que a veces -solo a veces- son sumamente geniales a la hora de ejercer la sátira del “gran héroe indestructible.” 

Tal es el caso de la serie española El Vecino (2019) de Nacho Vigalondo en asociación con Netflix que ofreció una suerte de historia de “origen” al puro estilo de la mítica Ultraman (1966 – 1967) pero combinada hábilmente con el género de la comedia romántica. ¿El resultado? Una alocada y divertida serie juvenil que hizo un espléndido trabajo al parodiar las nuevas películas de superhéroes para cuestionarlas desde puntos de vista tan cotidianos. 

Además, claro, de acercarse al “magnificente estilo Vigalondo” muy parecido a su película Extraterrestre (2011) que hizo exactamente lo mismo, pero con cintas de ciencia ficción sobre contactos aliens.

No obstante, queridos padawans, es una película española, también venida de la propia Netflix la que ha sido la gran revelación en materia de comedias o parodias del mundo del cómic… o los tebeos como ellos bien dicen. Porque si The Boys es la sátira antipatriótica por excelencia; El vecino una suerte de comedia romántica malversada; Orígenes Secretos vendría a ser algo así como la parodia hacia los nerds que las disfrutan. Pero no contra ellos, sino para ellos. 

Así que apagad los prejuicios que muchos tuvieron con el estreno de su tráiler y dejad por el amor de Dios que los más frikis se acerquen a ella… porque es una puta pasada. 

Basada en la estupenda novela homónima del escritor y ahora director español David Galán Galindo -encargado también en adaptarse a sí mismo- Orígenes Secretos resulta una extraña aventura policial repleta de comedia negra sobre un detective y un fanático de la cultura geek en busca de un asesino friki que recrea los orígenes de los superhéroes en cada homicidio.   

Lo que sería, en otras palabras, una suerte de Seven (1995) de David Fincher pero sustituyendo hábilmente la parte de los pecados capitales, combinada con el halo Clerks (1994) de Kevin Smith sobre conversaciones cotidianas dentro de una tienda con extensas referencias a la cultura pop. No obstante, también hay un poco sobre ese rollo de “superhéroes sin superpoderes” que si bien muchos lo comparan con Kick-Ass (2010), yo creo que le va más una Super (2010) de James Gunn. 

Orígenes Secretos, para fortuna de nosotros -los vírgenes frikis amantes de los cómics y el hentai– resulta una “película popurrí” de situaciones, guiños y referencias que se vuelve extraordinaria a partir de ellas, y no precisamente a costa de ellas. 

Porque una cosa es depender de las referencias para contar una historia mediocre que poco o nada puede ofrecerte, y otra, muy diferente, es hacer de estos homenajes parte importante de la trama. Que la nostalgia no sea gratuita. Y es que resulta molesto encontrarnos con productos que solo te atiborran de guiños para ganarte como audiencia a través de los recuerdos y no precisamente por una buena historia. 

Stranger Things (2016 – 2019) aunque con una primera temporada cuanto menos aceptable, no era absolutamente nada sin sus Calabozos y Dragones o referencias a Star Wars. Y en el caso de Ready Player One (2018), cuya adaptación a manos del mismísimo Steven Spielberg se jacta de convertirse en la máxima obra crossover de la historia -porque por lo visto nadie recuerda Who Framed Roger Rabbit? (1988)- no es más que una simple película atrapa bobos con una premisa descafeinada que vale más por sus easter eggs y personajes metidos que por la historia misma.  

Orígenes secretos

Fotograma de Orígenes Secretos (2020) / Foto: Netflix España | YouTube

Te recomendamos: Ready Player One: ¿más que nostalgia?

No obstante, Orígenes Secretos de David Galán Galindo se las arregla para que cada dato fidedigno, sea de un cómic o de una película, se vuelva parte indispensable para resolver el meollo de su trama y no un recurso baratero que nos haga suspirar por ser tributo de esto o aquello. 

Sin contar que toda referencia, por más absurda que parezca, termina siendo un chiste perfectamente añadido sin que se sienta forzado ni mucho menos estúpido. A veces de manera sutil, como comparar los descarnados -aunque ingeniosos- asesinatos con mangas o animes gore del tipo Gantz o Berserk, e incluso hacer la fascinante broma de fastidiar al tipo de fan friki que mira o lee todo en línea sin comprar nada en físico. Porque la verdad, queridos padawans… ¡qué patéticos son esos sujetos!

Por lo que es necesario admirar el ingenio con el que la historia está construida. Tan amena y efectiva, que se torna tremendamente llevadera. ¿Quién lo diría? Ya sea como una película detectivesca o como una cinta de superhéroes. Sea como un thriller policial o como una auténtica historia de terror. Te cumple a la perfección a la hora de generar estos importantes saltos entre estilos y géneros y lo mejor es que no se frustra ni resulta una molestia. 

Porque si bien la comedia podría deshacer momentos de tensión, o bien, las escenas violentas podrían arruinar esos giros emotivos, todo calza a la perfección de manera correcta. Haciendo que esta irreverente historia, así seas un friki conocedor o un simple mortal, adquiera sentido cuando deba llevarlo porque sabe enganchar de muchas formas posibles. Por lo que no es elitista ni mucho menos gratuita.

Y en cuanto a desarrollo de personajes, sobre todo de quienes fueran nuestros simpáticos protagonistas, pese a estar construidos con los clichés más comunes -véase el típico detective cara dura con un pasado trágico o el gordo sin novia que colecciona figuras- terminan volviéndose únicos y funcionales por el gran carisma de quienes los interpretan: Javier Rey y Brays Efe respectivamente, que se han vuelto ya una de mis duplas favoritas en cuanto a comedias españolas a un nivel como lo sería tal vez Simon Pegg y Nick Frost en comedias londinenses. 

Orígenes secretos

Fotograma de Orígenes Secretos (2020) / Foto: Netflix España | YouTube

Lo mismo para el villano y asesino en serie de esta película de “origen” que no mencionaré puesto que vale mucho la pena descubrir. Tan espléndido en sus motivaciones y tan interesante en su construcción, que terminas impactado por encontrar a un personaje de este calibre en una adaptación aparentemente “cómica y ligera”. Les juro que es uno de los antagónicos, por lo menos de su tipo, más sorprendentes de los últimos tiempos. 

Orígenes Secretos está tan consciente de ser “un pastiche viviente de la cultura geek” que a veces ni siquiera se frena en compararse a sí misma con la propia Seven (1995) de David Fincher. Es exagerada e hilarante, y si bien tiende a las referencias para causar gracia, lo mejor es que aún sin ellas funciona porque es genuinamente divertida. 

Una modesta historia que tanto encanta como apasiona y unos excelentes personajes tan divertidos que te enganchan cuando esta tropieza. Pese a tener un clímax que se frustra un poco en la recta final, logra salir bien parada por un increíble desenlace que te hace pedir más. ¡Una secuela; una trilogía; una saga detectivesca con asesinos otakus de por medio!  

Damas y caballeros, queridos padawans de todos los días, increíble que yo lo diga, pero la ópera prima de David Galán Galindo, con todo y su universo nerdo en el mundo de los superhéroes… es una gran película como tal. Ya deja tú los guiños o los datos duros. Ya deja tú las comparaciones y los estilos con otras películas. Orígenes Secretos funciona y eso la vuelve demasiado entretenida. 

Así que atrévete a descubrir al asesino… ¡porque la cosa va de frikis!

Sinopsis:

“Un asesino en serie anda suelto por Madrid cobrándose víctimas anónimas mientras imita a súper héroes famosos. Cosme, a punto de jubilarse, y David, su relevo, serán los encargados de investigar un puzzle del que les faltan muchas pistas. La ayuda del hijo friki de Cosme y de Norma, amante de los comics y el cosplay, será clave para desentrañar todos estos misterios.”

*Foto de portada: Fotograma de Orígenes Secretos (2020) / Foto: Netflix España | YouTube

Comparte
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com