Oráculo, cine experimental para sanar a través del arte
Danza, símbolos, sonidos, y la catarsis de los artistas que participan en este proyecto, buscan ser el espejo que ayude a sanar a quien observe la aparición de Oráculo
Por Ámbar Barrera @astrobruja_
10 de septiembre, 2020
Comparte

Ha oscurecido en la ciudad. Un holograma aparece en el cielo, proyectando la danza de cuatro mujeres con símbolos pintados en el cuerpo, acompañadas de sonidos envolventes que se perciben místicos. El objetivo es que quienes se han topado con estas imágenes -por casualidad o destino- conecten con ellas para ayudarles a sanar una herida. 

Esto es parte de la experiencia de Oráculo, un proyecto artístico multidisciplinario y colaborativo liderado por el cineasta y bailarín Josué Hermes, ganador del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico de Puebla, en la categoría de intervención del espacio público.

Originalmente, la obra se planeó para ser montada en un monolito de dos metros de alto –un bloque rectangular de cuatro caras–, instalado en la calle, en el que se proyectara este videoarte experimental que se mueve –da esta ilusión óptica– a través de los paneles. Sin embargo, solo pudo ser utilizado una vez, en el CCU de la BUAP, antes de la llegada de la pandemia por COVID-19 a Puebla. Así, su formato tuvo que cambiar para proyectarse como un holograma sobre el cielo nocturno y compartir el streaming en redes sociales. 

Una de sus presentaciones en esta modalidad se dio a través del Facebook de LADO B, y una semana después, el 7 de septiembre, se llevó a cabo en la misma plataforma, un conversatorio entre el autor y el periodista cultural Alonso Fragua, para hablar del proyecto.

Un oráculo, por definición, es el mensaje divino ante un cuestionamiento humano. Tan antiguos como la humanidad, los oráculos proporcionan respuestas o predicciones sobre cualquier tema o situación. En el caso de este proyecto, ofrece una posibilidad de sanación para quienes observen las imágenes.

Catarsis, pieza fundamental en el arte

Oráculo

Foto: Foto: Lizz Dominguez

Josué Hermes explicó durante el conversatorio que no hubo una coreografía armada como tal, que se basaron más en la improvisación, lo que permitió que cada bailarina fuera co-directora de la danza, e impregnara la obra de sus propias emociones y formas físicas (movimientos) de catarsis para sanar.   

Las bailarinas que participaron fueron Gabriela Montero, Jessica Sánchez, Palmira González y Ana del Aire. Además de otros artistas más que participaron en maquillaje, vestuario, música, y el diseño y construcción del monolito.

Para Josué Hermes, todo proceso creativo debe pasar por una catarsis por parte de los diferentes autores, lo cual permitirá proyectar su esencia y su sello, para así ayudar a que otras personas sientan un vínculo emocional y encuentren algo más humano en las obras. 

También puedes leer: Del videohome al cine experimental y de símbolos: la trayectoria de Josué Hermes

Algunas de las cosas que Hermes experimentó durante la realización de Oráculo, fueron malestares físicos (incluso se fracturó un pie) y emocionales, los cuales buscó que se reflejaran en la obra.

“La función del creador de una obra no sólo tiene que hablar de lo que conoce, sino hablar de él mismo, desnudarse, y así con esto crear una obra a través de esa sinceridad, pues la catarsis es fundamental para cualquier objetivo artístico y es el motor creador”.

En ese sentido, el cine experimental ayudó como medio para los fines de Oráculo, pues al caracterizarse por no reproducir argumentos narrativos lineales o historias, buscan confrontar a quienes observan mediante la fuerza y el poder en las imágenes, sonidos y símbolos que contiene, para provocar una reflexión más amplia, de acuerdo a las vivencias particulares de cada quien. 

“Somos un  instante que converge por la colisión de cuatro elementos: el pasado, el futuro, el bien y el mal. Esos elementos constituyen y rigen nuestros pensamientos y miedos. Encontrar el equilibrio entre ellos es poder transitar en tu presente y poder sanar una herida”, se lee en la ficha de la obra. Una forma poética de explicar Oráculo, dijo Alonso Fragua durante el conversatorio. 

Oráculo seguirá proyectándose en la calle y, a la vez, en streaming. Para saber más sobre próximas presentaciones, pueden consultarlo en el Facebook de Josué Hermes.

*Con información de Axel Espinosa

*Foto de portada: Lizz Dominguez

Comparte
Ámbar Barrera
Periodista, comunicóloga, fotógrafa, feminista y amante del arte.