“La violencia ha estado siempre ahí”; la violencia de género es más visible con la pandemia
Los delitos relacionados con violencia de género, aún con la contingencia sanitaria, presentaron un aumento en comparación con datos del 2019
Por Dafne García @DafneBetsabe2
27 de septiembre, 2020
Comparte

La mañana del 10 de agosto, Valeria salió a correr cerca de su casa, en el municipio de Xicotepec. Al escuchar ruidos detrás de ella, vio que un sujeto con la cara cubierta la seguía. Cuando el hombre la alcanzó, ella le ofreció dinero para que no la atacara, pero no pudo evitarlo. La llevó a un lugar solitario, donde la violó y la hirió en el cuello con un machete.

El sujeto la dejó tirada dándola por muerta. Valeria se quedó inmóvil hasta que consideró que su atacante se había alejado lo suficiente, entonces se levantó y logró llegar a las puertas de la Universidad de Xicotepec para pedir ayuda. Ahí la auxiliaron y la llevaron al hospital municipal, donde la estabilizaron para trasladarla a Huauchinango y después a Puebla.

Según información que la familia le dio a uno de los abogados que asesoró el caso, en el Ministerio Público no quisieron abrir una carpeta de investigación (CDI) cuando fueron a denunciar lo ocurrido, argumentando que la víctima era quien debía declarar. “Esto es una tontería, porque es un delito que se persigue de oficio, y no necesitas la declaración de la persona, sino simplemente el señalamiento”, explica el abogado en entrevista para LADO B.

Este es sólo un ejemplo de la violencia de género que ha ido en aumento en el estado, así como de la ineficacia de las autoridades para atender los delitos relacionados con este tipo de violencia. 

También puedes leer: Mujeres protestan frente a la FGE por el aumento de la violencia de género en Puebla

“Son delitos que ocurren y que, a pesar de diversos factores como la pandemia, no hubo una diferencia [significativa]”, explica en entrevista Brenda Elguea Zanella, directora de información y atención ciudadana del Consejo de Seguridad y Justicia del Estado de Puebla (CCSJ), ya que caso contrario fue la disminución que se vio en los delitos patrimoniales.

De acuerdo con el análisis realizado por el CCSJ con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), comparando el lapso de enero a agosto de 2019 y 2020, los datos de las carpetas de investigación indican que hubo disminución en algunos delitos, sobre todo en algunos de los patrimoniales, como el robo en transporte público, el robo de autopartes o el robo a transeúntes.  

Respecto al por qué de esta disminución, Brenda Elguea comenta que “[esto puede explicarse] por la teoría de la actividad rutinaria, la cual explica que el delito se produce por la confluencia de tres factores: una persona motivada a cometer un delito, una víctima u objeto alcanzable, y la ausencia de control social. [Cuando] disminuye la movilidad de personas, de automovilistas, etcétera, se es menos susceptible a convertirse en víctima de un delito así”.

Leve disminución en algunos delitos relacionados con violencia de género

violencia de género

Foto: Lucas Pezeta | Pexels

Si bien en los delitos mencionados hubo una disminución marcada, cuando tomamos en cuenta los delitos relacionados con violencia de género (abuso sexual, acoso sexual, feminicidio, hostigamiento sexual, violación equiparada, violación simple y violencia familiar) se pueden observar dos cosas: un aumento en los delitos de violencia familiar, abuso sexual y hostigamiento sexual y, por otra parte, una muy leve disminución en las CDI de los delitos restantes.

Para Natalí Arias Hernández, hablar de la violencia de género en la pandemia es contextualizar que, si bien muchas personas mencionan un aumento durante la contingencia, “la violencia ha estado siempre ahí, pero no se había llegado al punto de ruptura donde las mujeres se vieran en la necesidad de denunciar [como ahora]”, porque las dinámicas anteriores tal vez permitían que hubiera procesos en los que la tensión acumulada (con los agresores, que suelen estar en entornos familiares) disminuyera, señala en entrevista para LADO B la directora del Centro de Análisis, Formación e Iniciativa Social A. C. (Cafis),

También señala que este cambio de dinámicas hizo que se propiciaran otras formas de violencia: “Ayer, en una mesa de diálogo, unas compañeras comentaban que se empezó a ver mucha violencia hacia mujeres que viven solas en departamentos, que los vecinos las empezaban a acosar o las andaban espiando”, menciona la especialista.

Según los datos del SNSP respecto al delito de feminicidio, en 2020 de enero a agosto hubo 39, es decir, una disminución de una CDI a comparación del mismo lapso en 2019, donde hubo 40 CDI. Sin embargo, de acuerdo con el último reporte “Información sobre violencia contra las mujeres (Incidencia delictiva y llamadas de emergencia 9-1-1)”, hay siete municipios poblanos que están dentro de la lista de los 100 municipios con más feminicidios de acuerdo con la tasa por cada 100 mil mujeres.

Estos son: San Salvador Huixcolotla (25), Chietla (15.87), Coronango (9.10), Zacatlán (8.70), Palmar de Bravo (8.08), San Martín Texmelucan (3.57), los cuales están por arriba de la media nacional que es de 0.96, y la media de Puebla (0.79).

Tal vez te interese: Iniciativa Spotlight contra violencia de género rebasa presupuesto sin resultados

En este delito vemos “una diferencia de 40 carpetas iniciadas en 2019, y [en 2020] aún con pandemia se iniciaron 39, o sea, una menos. Es una reducción baja que realmente [no se atribuye] a la pandemia, como vimos con los delitos patrimoniales”, explica Elguea.

En cuanto al delito de acoso sexual, hubo una diminución de denuncias del 27.7 por ciento, ya que se pasó de 224 denuncias en 2019 a 162 en 2020 (un promedio de 20 denuncias al mes). “Este también es un delito que implica movilidad, o sea, cuando una mujer sale”, explica la directora de información del CCSJ.

Otros de los delitos de violencia de género que disminuyó fue la violación equiparada, que pasó de 240 CDI en 2019 a 205 en 2020, es decir, hubo una reducción del 14.6 por ciento. En el caso de la violación simple hubo 26.8 por ciento menos de denuncias en 2020 (282), que en 2019 (385).

En el delito de violación (violación simple más violación equiparada), Puebla es el sexto estado con más denuncias (487), sólo por detrás de Baja California (584), Chihuahua (727), Nuevo León (753), Ciudad de México (981) y México (1,158).

Es importante destacar que las CDI registradas por el SNSP no contemplan la totalidad de la violencia sexual existente contra las mujeres, ya que de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública (ENVIPE) 2019 en los delitos sexuales hay una cifra negra de 96.3 por ciento.

Abuso sexual, hostigamiento sexual y violencia familiar aumentaron durante 2020

violencia de género

Foto: TOPHEE MARQUEZ | Pexels

Sumado a esto, el reporte del SNSP registra otra fuente de datos que da cuenta de la violencia de género en el estado: las llamadas de emergencia relacionadas con incidentes de violencia contra la mujer. 

De enero a agosto de este año se registraron ocho mil 181 llamadas en Puebla, de las cuales 32 estaban relacionada con incidentes de abuso sexual, 38 con violación, 113 con acoso u hostigamiento sexual, mil 315 con violencia de pareja y la mayoría (5 mil 749) con incidentes relacionados con violencia familiar.

Por otra parte, respecto al delito de violencia familiar, de acuerdo con ese informe, Puebla es el noveno estado con más CDI en lo que va del año, con 6 mil 254 denuncias, quedando detrás de Guanajuato (6 mil 573), Veracruz (6 mil 681), Baja California (6 mil 908), Chihuahua (7 mil 896), Jalisco (8 mil 201) México (10 mil 520), Nuevo León (11 mil 598) y Ciudad de México (17 mil 529).

Este delito tuvo un aumento de 75 CDI a comparación del 2019. “A lo mejor porcentualmente [no es mucho], pero es un aumento y hay que hablar del tema de que se está denunciando aún con pandemia”. Además, es preocupante que en lo que va del año se abran en promedio 700 CDI cada mes por este delito, dice Elguea.

Para Hernández es importante destacar que (como también han señalado otros grupos feministas) el espacio privado, como el hogar, no es seguro para muchas mujeres, niñas y adolescentes, pues muchas de las formas de violencia de género las ejercen las parejas o las personas cercanas a las mujeres.

“Me tocó ver un caso de mujeres adolescentes, que estaban viviendo violencia y [pensaban fugarse] de su casa porque no era un espacio seguro. Eso es un reflejo de que las mujeres están huyendo de sus casas porque son un espacio violento”, enfatiza la activista.

Respecto al delito de abuso sexual, este tuvo un aumento del tres por ciento, pasando de 465 denuncias en 2019 a 481 en 2020. El hostigamiento sexual incrementó en un 11 por ciento, ya que se registraron 42 denuncias por este delito, además de que agosto fue el mes que más CDI (9) se iniciaron por este delito en lo que va del año.

Brenda Elguea considera que el tema del aumento en los delitos de violencia de género, sobre todo en lo que respecta a violencia familiar, “habla de que quizá los programas de prevención no están llegando a donde se plantean. Entonces se requiere, por ejemplo, mayor comunicación de ciertos mecanismos que faciliten la denuncia”.

Es por eso que considera importante que las instituciones difundan información preventiva, veraz y completa, que sea útil para la ciudadanía, “para saber cómo actuar y qué hacer, qué es lo que sigue después de la denuncia y realmente para qué sirve la denuncia”, comenta la especialista.  

 

Foto de portada: Nino Carè | Pixabay

Comparte
Dafne García