La resiliencia de las mujeres latinas que tocan el saxofón
El entorno musical es uno de los más duros de sobrellevar para las mujeres artistas a causa de los comentarios que demeritan su desempeño por su género.
Por Sam Nolasco @aguunda
23 de septiembre, 2020
Comparte

Cuando Ximena González Constantino le contó a su profesor de saxofón en el Conservatorio que estaba embarazada, recibió una respuesta hostil. 

“No, pues vete. Yo no le voy a dar clase a alguien que va a dedicar su vida a otra cosa, es perder mi tiempo”, le contestó su maestro, en ese entonces el único que impartía la materia de saxofón y cuya firma era el único aval para que Ximena continuara sus estudios.

Constantino, la actual directora del Encuentro Internacional Mujeres Artistas, que se realiza anualmente en el estado de Puebla, contó a LADO B que, en particular, en la ejecución del saxofón son hombres en su mayoría los artistas principales, dejando papeles secundarios a las mujeres en esta disciplina.

“Algo pasa con este instrumento, hay un acoso y menosprecio a la mujer en el gremio saxofonístico”, dice Ximena González, quien dedicó más tiempo de lo proyectado para terminar su carrera como saxofonista en el Conservatorio de Música de la Ciudad de México, a raíz de ese episodio con su profesor.

La realidad de las mujeres en la música es que siguen siendo invisibilizadas por una industria que tiene el 70 por ciento de hombres involucrados en todas las áreas y sólo un 30 por ciento de mujeres, según datos del reporte “Mujeres en la música, silenciadas por la desigualdad de género”, publicado por la ONU en 2019; también el documento especifica que en Europa, las compositoras registradas suman apenas un 20 por ciento del total, mientras que en México y América Latina aún no hay datos.

El machismo, la constante que afecta la salud emocional

La psicóloga de formación Grecia Cárdenas, quien ofrece terapia feminista a mujeres músicas junto con la iniciativa BETA X TDS –una red de apoyo especializada desde la asociación Sorece, a la que Cárdenas pertenece–, dijo que en los casos de violencia sutil que se presentan en estos ambientes, las mujeres que han sido blancos de estas agresiones o discriminación pueden experimentar ansiedad y depresión.

“Si por tal o cual decisión en tu vida [como tener un hijo] vales menos, toda esta emoción de derrota, de tristeza y de valía tiene un impacto emocional. Las mujeres músicas experimentan mucho la depresión y la ansiedad, y eso va escalando a niveles alarmantes; ha habido [quienes] atentan contra su propia vida”, destacó Grecia Cárdenas en entrevista para LADO B

Ese sentimiento de derrota y ganas de renunciar las experimentó Lucía Sarmiento, originaria de Perú y ahora saxofonista en Minneapolis, cuando escuchó comentarios machistas de parte de uno de sus compañeros de ensamble en la universidad: “‘Yo no creo que las mujeres deberían tocar música porque nunca van a ser tan buenas como los hombres’, y yo era la única chica en el grupo, entonces yo supe que estaba hablando de mí, y como este han habido más [comentarios]”, recordó la saxofonista.

Sin embargo, Sarmiento ahora está convencida de que la única manera de destacar es desde la autoconfianza y la determinación, tomando “el espacio que tú crees que te mereces”, dice en entrevista, después de que hace muchos años estuviera a punto de dejar de tocar por los comentarios que le hacían. 

Foto: Cortesía

“Ahora con BETA X TDS vamos a visibilizar cuando a las compañeras las han acosado, les han robado algún instrumento o composiciones, si no encuentran trabajo y también [sobre su situación] de maternidades; queremos construir esa red de apoyo para ellas”, comentó Grecia Cárdenas, quien ha creado redes de acompañamiento en México, España y otros países.

La resiliencia es importante

Sofía Zumbado Castro, maestra en Saxofón clásico y presidenta de la marca de instrumentos musicales SZ Music Shop, originaria de Costa Rica, no vacila, ella no le da importancia a las ofensas de blogueros que la critican por ser famosa y emprender como empresaria musical. “Como en otros instrumentos la mujer siempre está en un segundo plano; es evidente que una mujer tiene que demostrar que sabe más que un hombre”, dijo en entrevista para LADO B.

Relató que cuando se presentaba en festivales de música recibía comentarios como: “Tú sí tocas [o] tú tocas como un hombre […] entiendo que en sus palabras me estaban haciendo un cumplido, no de la mejor manera. A mí nunca me importó nada de eso, pero de que existe [el machismo], existe”, recalcó.

Hace dos años, Sofía Zumbado fue víctima de violencia directa de un youtuber que lanzaba insultos en su contra, apelando a que era extranjera y que “estaba viniendo a México a ‘aprovecharse de la ignorancia de los músicos mexicanos’. A mí me parecía una locura porque estaba llamando ignorantes a sus propios colegas, además de ser misógino y xenofóbico”, narró Zumbado.

Pero ella no tuvo intención de renunciar. Ya desde niña habían tratado de desanimarla y no funcionó. 

“Mi papá que es profesor de guitarra clásica me llevó a clases [de música]. Un día le dije que quería tocar saxofón, su respuesta fue: ‘pero si ese instrumento es de hombres’ [supuestamente por ser grande y pesado]; sin embargo, yo siempre fui rebelde y me gustó hacerlo”, recordó Sofía Zumbado.

Sofía llegó a vivir a México en 2006 y desde entonces echó raíces, dice que le gusta atender su tienda particularmente por la satisfacción que le da  ayudar a jóvenes que apenas empiezan a tocar este instrumento, y quienes llegan a su tienda “buscando una boquilla a su medida, como los magos eligen una varita”. 

Foto: Cortesía

Algo parecido le sucede a Lucía Sarmiento, quien confiesa decidida: «la razón por la que yo quiero ser mejor persona y seguir estudiando y aprendiendo, es porque me gustaría poder ser lo que yo no tuve para otras chicas que son menores que yo, [ser una role model]”.

Ahora se desempeña en el estilo de música Jazz Fusión pero, después de todos sus años de formación, comenta que le hubiera gustado tener muchas más profesoras de sax para poder compartir experiencias con ellas. 

En este sentido, Ximena Constantino está segura que la Academia en México y en el resto de América Latina presenta todavía un rezago en cuanto a instructores de saxofón, pues “en Europa hay muchas maestras de saxofón, pero todavía en Latinoamérica está rezagado, yo creo que eso tiene implicaciones en que las mujeres tengamos un nivel más bajo porque, es cierto, las condiciones no son las más favorables a veces y debemos cambiarlo”, dice con determinación.

Por eso, Constantino ha organizado el Encuentro Internacional de Mujeres Artistas en Cholula, Puebla, desde hace cuatro años, en donde además de proveer espacios y trabajo a las mujeres saxofonistas con quienes ha tejido una red de apoyo, en su última edición también recaudó 19 mil pesos de fondos destinados a la saxofonista oaxaqueña Maria Elena Ríos, quien hace un año fue atacada con ácido en su casa y cuyo autor intelectual del crimen fue su ex pareja.

*Foto de portada: thelandoffey en Pixabay

Comparte
Sam Nolasco