Cifras de COVID-19 en Puebla capital son insuficientes para posicionarlo a nivel nacional como el primero en defunciones
Los subregistros, el número de pruebas que hacen las autoridades, entre otros factores, son cuestiones de contexto que aunque influyen en las cifras, no se ven claramente reflejadas
Por Cristian Escobar Añorve @crazo70
17 de septiembre, 2020
Comparte

De acuerdo con los datos de la plataforma de información geográfica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la ciudad de Puebla se ubicó en el mes de septiembre -por tercera vez consecutiva en lo que va de la pandemia por COVID-19-  como el municipio con más muertes debido al nuevo coronavirus en el país. 

Así, hasta el 9 de septiembre, la ciudad de Puebla contabilizaba mil 965 defunciones atribuidas a la enfermedad provocada por el SARS CoV-2, ubicándose por delante de municipios o alcaldías como Iztapalapa, Ciudad de México, con mil 738; Centro, Tabasco, con mil 113; Gustavo A. Madero, Ciudad de México con mil 536; Mexicali, Baja California, con mil 522; y Ecatepec, Estado de México, con mil 411. 

Sin embargo, para la jefa del Departamento de Infectómica y Patogénesis Molecular del Cinvestav, y coordinadora de la Red Mexicana de Virología, Rosa María del Ángel Núñez, ceñirnos únicamente a estas cifras de decesos, sin tener en cuenta factores como población de un municipio o el número de personas contagiadas en las localidades, puede resultar engañoso.

Por ejemplo, el municipio de Puebla tiene una población de más de medio millón de personas respecto al municipio de Mexicali (611 mil 31 personas más, para ser exacto). No obstante esta notoria diferencia, el número de decesos por el que Puebla rebasa a Mexicali, es relativamente menor: 443 decesos más.  

Así, para acercarse a un análisis más completo, los datos como la tasa de letalidad y tasa de mortalidad pueden ayudarnos. Pero para Thalía García Téllez, doctora en Infectología por la Universidad de París VII Denis Diderot y Coordinadora de colaboración Científicas Mexicanas, entre estas dos cuantificaciones, es mejor atenerse a la tasa de mortalidad -número de defunciones por cada 100 mil habitantes- debido a que es mucho más precisa. 

Te puede interesar: Puebla reporta 38% más de muertes no registradas como COVID entre abril y julio

La tasa de letalidad -el número de defunciones por cada 100 casos confirmados- en cambio, depende del número de casos positivos, el cual no es del todo preciso ya que no se tiene un conteo real total de casos positivos, ya sea porque no se están realizando diagnósticos masivos, o porque no todas las personas acuden a los centros médicos a registrar su caso o bien porque muchas de estas personas están infectadas pero son asintomáticas. 

De este modo, aunque la tasa de letalidad nos hable de qué tan infecciosa o virulenta es la COVID-19 en una ciudad, es muy difícil establecer un valor real.

Tasa de mortalidad y muertes no detectadas

Cifras de COVID-19 en Puebla capital son insuficientes para posicionarlo a nivel nacional como el primero en defunciones

Foto: Marlene Martínez

Si nos atendemos a la tasa de mortalidad, encontramos que de entre los 12 municipios con más defunciones en México, Puebla ocupa el cuarto lugar. 

El municipio que ocupa el primer lugar en número de defunciones por cada 100 mil habitantes es Centro, Tabasco, con una tasa de mortalidad de 150. 4. De allí le sigue Mexicali, Baja California, con 139. 9. Después la alcaldía Gustavo A. Madero, con una tasa de 130.5. Y enseguida se encuentra la ciudad de Puebla con 115.6 defunciones por cada 100 mil habitantes y después Iztapalapa con 95.7. 

Aunque estas cifras nos arrojan información un poco más precisa sobre cómo se presenta la muerte por el virus en un municipio determinado, no están exentas de contener cierto margen de omisión. 

Según Rosa María del Ángel Núñez, la tasa de mortalidad también depende de múltiples factores como la atención que se brinda en los hospitales y qué tantas pruebas se realizan a pacientes que llegan en estado crítico.

“Sucede que en muchas ocasiones los pacientes llegan con una forma grave de COVID; sin embargo, por su gravedad, nunca se les realiza una prueba. Entonces, aunque haya muerto por COVID-19, nunca va a ser contabilizado como tal. Incluso, cuando se llegan a realizar pruebas a pacientes en situación crítica -que en general es una detección o hisopado nasofaríngea- muchas veces ya no sale como positivo, porque el virus ya no está en las vías respiratorias altas. Entonces, tal paciente sí puede tener una infección por COVID-19 y fallecer a causa de esto, pero no puede diagnosticarse como positivo”, explica Núñez

También puedes leer: ¿Es la ciudad de Puebla el epicentro de la pandemia de coronavirus en México?

En ese sentido, de acuerdo con el análisis realizado por Animal Político y la organización Proyecto Li, quienes usaron los datos del Registro Nacional de Población (Renapo) y sus registros de defunciones en los estados, de abril a julio de 2020 fallecieron 2 mil 822 personas por COVID-19, y otros mil 698 casos perdieron la vida por el impacto de la pandemia, es decir, por un subregistro, falta de atención o por no haber acudido a los hospitales. Esta cifra representa un 38 por ciento, respecto del total de muertes por COVID-19 confirmadas, en ese periodo.

Analizar el número de pruebas, posible solución

Foto: Marlene Martínez

En el intento de un análisis más completo acerca del impacto que la enfermedad provocada por el SARS CoV-2 tiene en las defunciones de las distintas ciudades del país, la doctora Rosa María del Ángel Núñez, menciona que es difícil hablar de estos números ya que existen muchas diferencias entre estados y, por consiguiente, entre ciudades. 

Del Ángel Nuñez señala que existen estados que se han enfocado más en hacer pruebas que otros; también hay otros estados que tienen más al día los casos que resultaron en defunciones, y otros que no. 

Por ejemplo, con base en una estimación de pruebas realizadas en el estado de Puebla y aquellas que resultaron positivas, aunado a la estimación del porcentaje de casos en la ciudad de Puebla, en esta ciudad capital se realizaron, aproximadamente hasta el 9 de septiembre, 32 mil 193 pruebas.

Te recomendamos leer: COVID-19 afecta más a hombres que a mujeres, te decimos por qué

Si lo comparamos con la Ciudad de México y dos de sus alcaldías con mayor número de defunciones, en la Gustavo A. Madero se han realizado, hasta el 9 de septiembre, aproximadamente, 15 mil 821 pruebas y en la delegación de Iztapalapa 20 mil 201. Estos números son considerablemente menores en relación con las pruebas aproximadas realizadas en Puebla. 

Así, para del Ángel Núñez, que Puebla tenga más defunciones por COVID-19, no necesariamente, implicaría que Puebla lo está haciendo mal; sino que hacen más diagnósticos a todos los pacientes. 

“Pareciera que tiene más muerte, pero no es realmente así, sino que más [personas] fueron [previamente] diagnosticadas, y a lo mejor en Iztapalapa muere más gente y no están diagnosticadas”, precisó la coordinadora de la Red Mexicana de Virología.

Finalmente, aunque este tipo de análisis ayuda a aproximarnos a un escenario más real de los efectos de la pandemia provocada por el SARS CoV-2 en las defunciones de una ciudad determinada, resalta de Ángel Nuñez, siempre existirán muchos otros factores que marquen una diferencia entre los números totales de defunciones de uno u otro municipio, por ejemplo, la cantidad de hospitales, el número de especialistas en medicina crítica y qué tan bien manejan esta medicina; así como el tiempo en que llegan los pacientes a estos centros médico y en qué estado llegan.

“El hacer números y comparaciones, no siempre nos dicen o nos arroja la información más cercana a la realidad. Hay muchas otras cosas que hay que saber alrededor”.

 

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

 

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Cristian Escobar Añorve