Alguien va a regresar a casa, aunque no en las condiciones que quisiéramos”
Desde el jueves 10 de septiembre, se iniciaron las labores de búsqueda en una fosa clandestina en Quecholac, donde se encontraron posibles indicios de cuerpos
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
15 de septiembre, 2020
Comparte

“Hoy por fin alguien podrá volver a casa, [aunque] no en las condiciones como nosotras quisiéramos. [Es] triste, pero vuelve a una familia la paz, la tranquilidad y la vida misma”. Esas son las palabras de María Luisa Núñez Barojas, fundadora del colectivo “Voz de los desaparecidos”, al hablar del hallazgo de restos humanos en una fosa clandestina en Quecholac.

El jueves 10 de septiembre, la Comisión Estatal de Búsqueda, la Fiscalía General del Estado, Protección Civil y autoridades municipales iniciaron una búsqueda en un pozo de al menos 40 metros de profundidad en Quecholac, entre la autopista Puebla-Veracruz y los cerros que rodean la comunidad de Enríquez. La acción fue impulsada por la Comisión de Búsqueda de la mano del trabajo de las familias de personas desaparecidas.

En el pozo, una construcción bastante antigua, en medio de campos y a menos de un kilómetro del ducto de hidrocarburos que atraviesa la región, las autoridades que participaron en la búsqueda encontraron restos humanos. El secretario de Gobernación, David Méndez Márquez, confirmó esa información el lunes 14 de septiembre –durante la rueda de prensa diaria sobre temas COVID–, pero a la fecha no hay confirmación de a cuántas personas corresponden.

Las labores de búsqueda con equipos de bomberos y Cruz Roja se realizaron el jueves y viernes, pararon el fin de semana y se reanudaron este lunes 14. La zona fue acordonada por elementos de la Guardia Nacional, Ejército y Policía Estatal, durante los descensos al pozo y mientras los especialistas analizaban lo encontrado dentro de la fosa.

Fosa Quecholac

Foto: Carina Mata

De acuerdo con el secretario de Gobernación, la desaparición de un joven de 23 años en 2017 en la región fue lo que dio pie a la búsqueda; no especificó más detalles respecto a este caso o el por qué se inició la búsqueda ahora.

María Luisa Núñez dijo que para “Voz de los desaparecidos”, esta búsqueda es muy importante, porque representa una acción tangible de parte del Estado, y demuestra que las instituciones sí pueden hacer las cosas, siempre y cuando haya voluntad política.

“Esta sí fue una búsqueda real, tan real que encontramos [a alguien]”, dijo la dirigente del colectivo, fundado a raíz de la desaparición de su hijo Juan de Dios Núñez Barojas el 28 de abril de 2017 en Palmar de Bravo, en la misma zona donde se dio la acción de búsqueda.

También puedes leer: “Si nos enfermamos, si nos morimos, nadie los va a buscar”: familiares de desaparecidos

Asimismo, el hallazgo anima a las familias a seguir buscando. “Porque sabemos que en algún lugar están, y que si no los buscamos, si nosotros no seguimos empujando, las cosas no se van a dar por milagro, como por arte de magia. Es muestra de que pudiéndose coordinar instituciones, funcionarios y familias se pueden lograr más cosas”.

Continúan las desapariciones

Pese a esta primera acción de búsqueda coordinada con resultados positivos, la situación de desapariciones en el estado de Puebla continúa.

Te sugerimos leer: Cuatro años buscando a África, Alfonso y Roberto

María Luisa Núñez dijo en entrevista para LADO B que aunque la búsqueda en campo es un paso primordial, las desapariciones no han disminuido, y que Puebla sigue entre los primeros diez lugares nacionales en cuanto a desaparición de personas.

“Ahorita que se difundió la noticia del hallazgo de esa fosa clandestina, muchas familias de la zona del triángulo rojo se han acercado a nosotros como colectivo y nos preguntan [sobre la situación de la búsqueda], porque nos refieren que tienen familiares desaparecidos desde hace cuatro años”.

Para Núñez Barojas, este acercamiento por parte de habitantes de la zona que buscan a familiares y no son parte del colectivo evidencia que hay muchas más personas desaparecidas de las que se sabe.

Foto: Gobierno de Puebla

*Foto de portada: Gobierno de Puebla

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”