Te nombré en el silencio: la labor y esperanza de Las Rastreadoras del Fuerte
El documental acompaña a Las Rastreadoras del Fuerte, un colectivo de mujeres que a pesar de los diversos obstáculos busca los cuerpos de sus seres queridos.
Por Julio Sandoval @jota_sand
13 de agosto, 2020
Comparte

“Yo soñaba que él me decía que lo alcanzara; él iba caminando, caminaba, caminaba. Yo lo veía con su mochila atrás, caminando bien recio, y yo detrás de él con mis tacones. Y le decía: ‘espérame, ¿dónde estabas? ¿que no te das cuenta de todo lo que he sufrido por ti?’. Y en el sueño me decía: ‘alcánzame; cuando me alcances te voy a decir todo’”.

Estas son las palabras de Mirna Nereida Medina, líder de Las Rastreadoras del Fuerte, un grupo de mujeres sinaloenses que desde hace seis años buscan los cuerpos de sus familiares, víctimas de la violencia del crimen organizado. Pero aclaran: “no buscamos huesos, buscamos tesoros”.

Te nombré en el silencio es el documental que retrata la labor de búsqueda de Las Rastreadoras en las zonas desérticas y montañosas del norte de Sinaloa, que recorren dos veces por semana, buscando incansables a sus seres queridos: sus tesoros. 

Still del documental: «Te nombré en el silencio», dirigido por José María Espinosa. / Foto: https://www.kickstarter.com/projects/tenombredoc/te-nombre-en-el-silencio?lang=es

Con machetes cortan la yerba, enfrentándose a animales ponzoñosos, a condiciones climáticas extremas, al cansancio, a la desesperanza pasajera; y levantan la tierra con palas para adentrarse en las narcofosas, pese al riesgo que significa estar en territorios asediados por grupos criminales. Todo esto por y a pesar de la negativa de las autoridades para ayudarlas.

Pero el retrato que se hace en el documental no sólo da cuenta de los obstáculos que enfrentan estas mujeres. “Es un documental sobre vida y muerte, pero sobre todo de vida, de solidaridad, de esperanza”, expresa el director José María Espinosa en entrevista para LADO B

Actualmente, la obra se encuentra en su etapa de post producción, pues al ser un proyecto independiente y no contar con los recursos necesarios, dicha etapa se tuvo que retrasar, aún cuando ya se contaba con las grabaciones. Sin embargo, hace unas semanas, a través de una campaña de financiación, el equipo logró obtener los recursos monetarios suficientes para continuar el proceso, por lo que esperan se estrene en otoño.

Nombrar a las víctimas

Still del documental: «Te nombré en el silencio», dirigido por José María Espinosa. / Foto: https://www.kickstarter.com/projects/tenombredoc/te-nombre-en-el-silencio?lang=es

José María Espinosa ha vivido la mayor parte de su vida en Sinaloa, conoce de cerca el problema que el narcotráfico y el crimen organizado han provocado en este estado. Cuando era niño, relata, en su camino a la escuela solía encontrarse con personas en los semáforos que ofrecían periódicos con la nota roja, en la que la sangre y la muerte de alguien más era lo que se vendía.

“En el tema de las personas desaparecidas y de la violencia, en general, hay bastante frialdad. Estoy harto de escuchar las cifras frías; los 70 mil desaparecidos, los 240 mil muertos. Ya no quiero que sean cifras ni estadísticas”, dice el director al explicar que Te nombré en el silencio se titula así para nombrar a las víctimas que tenían una vida, una historia, una madre, una familia; “para dejar esa frialdad y entrar a lo humano”.

También puedes leer: Bravos Black Buches: los trovadores del periodismo

El hartazgo por ver cómo las vidas humanas se convertían en cifras –olvidando la historia y el dolor de cada caso–, así como la constante exposición de contenidos –difundidos incluso por chats de WhatsApp– en los que figura la sangre de un víctima y la venganza de algún narcotraficante, lo llevaron a preguntarse hace cuatro años por qué se ha normalizado la violencia en Sinaloa

Su interés por obtener una respuesta fue el comienzo de un reportaje sobre el tema. Para este entrevistó al director de un periódico local, a un sociólogo, y a activistas que pudieran darle una respuesta del por qué la violencia estaba tan arraigada.

No hay una respuesta única, concluye. El problema es multifactorial, pero destaca la manera en la que medios de comunicación exponen la violencia y la difusión que muchas personas le dan, como si fuera entretenimiento. La narcocultura, dice, lleva años encarnandose en la sociedad. 

Fue durante la investigación para ese reportaje que conoció a Mirna, quien le compartió su historia, e hizo pensar al director que la labor del colectivo se tenía que contar en un largometraje. “Al hacer las entrevistas con Mirna y sus compañeras, al escuchar los testimonios, me di cuenta de que había una urgencia de hablar sobre el tema”, señala.

Espinosa ha acompañado a Las Rastreadoras durante más de cuatro años, en diferentes etapas de filmación. El acercamiento, dice, fue sencillo, pues contrario al estereotipo que se tiene de los sinaloenses de que son violentos, estas personas son muy fraternas y se cuidan entre sí. A lo largo de este tiempo se ha ganado su confianza, ha escuchado sus historias y ha aprendido a respetar su dolor.

“La labor del documental es de acompañamiento, de respeto. Si le pides a una Rastreadora que te cuente su historia, le estás pidiendo que salte al abismo, revivir todo eso es saltar al abismo. Al escucharlas, tú tienes que ser responsable, sensible”.

También puedes leer: Vivos, el film que nos transporta a los hogares de los 43 de Ayotzinapa

Con el proyecto, explica, se recopilaron 90 horas de filmación en las que se acompaña, se convive y se cuenta la historia de Las Rastreadoras. Espinosa señala que las historias incluidas en el filme fueron las que mejor se adaptaron a la narrativa del documental, pero aclara que todas tienen el mismo valor, por ello se expondrá en la campaña de impacto mediático del filme, pues así se podrá contar la historia de más personas. 

Un proyecto independiente

Still del documental: «Te nombré en el silencio», dirigido por José María Espinosa. / Foto: https://www.kickstarter.com/projects/tenombredoc/te-nombre-en-el-silencio?lang=es

El director cuenta que este proyecto ha sido financiado, en su totalidad, de manera independiente. Destaca la labor de su hermano Juan Pablo Espinosa, quien ha fungido como productor ejecutivo y ha conseguido los recursos necesarios en alianzas con Organizaciones No Gubernamentales (ONG).

La independencia económica provocó que, a lo largo de los cuatro años de acompañamiento a Las Rastreadoras, la filmación se detuviera en varias ocasiones, y se retomara cuando de nueva cuenta se tenían los recursos. Aunque, menciona, gracias a estos contratiempos formó una relación más sólida con el colectivo.

Hace tres semanas lanzaron en la plataforma Kickstarter un proyecto de financiación que concluye el 17 de agosto, con el que se busca cubrir los gastos de la postproducción del filme. Una de las recompensas por donar 800 pesos o más es el Recetario para la Memoria, un libro colaborativo en el que, Las Rastreadoras del Fuerte junto a la fotógrafa española Zahara Gómez Lucini, recuerdan a sus hijos e hijas a través de sus platillos favoritos.

Recientemente la meta se cumplió y Espinosa ya piensa en el estreno de este documental que ha reafirmado su idea de que, “al ver que el Estado es inoperante e indiferente con nuestras causas, como sociedad no podemos seguir adormilados, tenemos que accionar”. 

***

Si quieres donar a la campaña de Te nombré en el silencio en Kickstarter, solo tienes que dar clic aquí. En la plataforma puedes conocer a algunas de las mujeres que integran el colectivo de Las Rastreadoras, y saber más sobre el filme. 

*Foto de portada: https://www.kickstarter.com/projects/tenombredoc/te-nombre-en-el-silencio?lang=es

Comparte
Julio Sandoval