¿Por qué nací mujer?, las demandas feministas de los 70
Por Eric David Montero @
14 de agosto, 2020
Comparte

Durante décadas, el papel de la mujer en el cine mexicano fue relegado solo a los asuntos de cocina y sumisión al sexo opuesto. Pero aún encarnando papeles de mujeres fuertes, el mensaje final tendría que ser de seres dóciles ante el sexo masculino, ejemplos de esto son: La cucaracha (1959) de Ismael Rodríguez, Canasta de cuentos mexicanos (1956) de Julio Bracho, Enamorada (1946) de Emilio Fernández, entre otras, dejando en claro que quien mandaba en la sociedad mexicana era el hombre.

Tanto se acentuaron los modelos  patriarcales, que no tardaron en salir cintas que hicieran contrapeso al macho mexicano. Uno de los dramas que más mostró los malestares del género femenino en el cine mexicano fue ¿Por qué nací mujer? de 1970 y dirigida por Rogelio A. González. Esta retrata los problemas de una familia de clase media, el señor Pedro (José Gálvez) y la señora Carmela (Ofelia Guilmáin). La pareja tiene 5 hijos de nombre: Santa (Ana Martin), Josefa (Pilar Pellicer), Francisco (Gilberto Román), Luisa (Alma Muriel) y Armando (Michel Strauss); y sus padres son Don Teodoro y Doña Rosario de Cervantes son interpretados por Andrés Soler  y Sara García respectivamente.

La cinta muestra algunas exigencias que el movimiento feminista ha puesto sobre la mesa a lo largo de la historia: la igualdad de género, la inclusión al mercado laboral, independencia y desarrollo en la vida social, el derecho a decidir sobre la maternidad y la vida matrimonial.

También puedes leer: Susana (Demonio y carne) o cómo salir avante ante el cine comercial

En la historia podemos ver a la adolescente que se muere de curiosidad por experimentar con el sexo, las fiestas y el noviazgo; a la hermana mayor de la familia que, por ser la más grande, está condenada a seguir soltera para atender a sus hermanos y hermanas menores; el padre e hijos que no mueven ni un dedo en los quehaceres del hogar, y se ocupan en restringir las libertades de las demás integrantes de la familia. Finalmente se ve a la abuela que continúa lidiando con los gritos y órdenes de un marido amargado que solamente se la pasa pegado al sillón.

Está también la tía Doro, una mujer madura, madre soltera, emprendedora e independiente que, aun con los prejuicios sociales de la época, salió adelante junto con su hijo. En una escena, Doro platica con una de sus sobrinas sobre la cruz que tuvo que cargar al ser madre soltera:

Cuando salí de la casa con mi bebé, fruto de mis amores irresponsables, todos me miraron como si fuera una mugre. Pero yo sólo sabía una cosa, había nacido junto con mi hijito mi sentido de la dignidad y el respeto a mí misma.”

Sin duda una de las escenas más crudas es cuando la familia festeja el 10 de mayo: el jefe de la familia, Don Teodoro, ofrece un brindis en honor a Doña Rosario, no sin antes apurarla con los vasos de jerez y coñac para los hijos; y mientras el mayor de los vástagos da el discurso, se puede ver al fondo a la abuela, ignorada totalmente por su hijo y nietos, limpiando el licor que por accidente se regó en la alfombra.

La cinta introdujo de manera dosificada las propuestas feministas de la época, muestra lo que implica todos los problemas sobre ser mujer en una sociedad dominada por las ideas machistas, que aún permean e incluso se remarcan en la actualidad. Sin embargo, esta y otras películas que hacían propuestas y críticas sobre la vida social en México pronto fueron apagadas por el cine de ficheras, nacido en el periodo de Luis Echeverría y consolidado con José López Portillo.

*Foto de portada: Fotograma de ¿Por qué nací mujer? (1970) / Foto: YouTube

Comparte
Eric David Montero