O sole mio en banda: cuatro cantantes sinaloenses de ópera y una pandemia
“Sinaloenses de cuidado” es el proyecto que mezcla cantantes de ópera con música regional de Sinaloa y canciones tradicionales de otros países.
Por Lado B @ladobemx
06 de agosto, 2020
Comparte
Aranzazú Ayala | Marcos Nucamendi

Cuatro cantantes de ópera, una pandemia y una idea entre amigos: así surgió el cover de  O Sole Mio, acompañada por banda sinaloense e interpretada por los barítonos Armando Piña y José Adán Pérez, así como los tenores Carlos Osuna y José Manuel Chu.

El exitoso track del proyecto “Sinaloenses de cuidado” nos lleva a una terraza en Mazatlán, el puerto más famoso de Sinaloa, donde cuatro amigos cantan O Sole Mio con las olas del Pacífico de fondo y los metales de la banda. 

La fusión de estas voces con la música regional de la entidad de origen de los cuatro cantantes ha sido todo un fenómeno en redes sociales, uniendo géneros y estilos que parecerían incompatibles, sin embargo, el proyecto ha sido muy bien recibido.

Carlos y Adán se quedaron varados en Mazatlán por la pandemia: sólo iban de visita una semana y tuvieron que extender su estancia después de que las fronteras y vuelos a Nueva York y Viena, donde viven, se cancelaran. José Manuel se quedó varado en Culiacán también, y de manera orgánica se reunieron. 

Ellos siempre se juntaban como amigos para comer y para convivir, y en uno de sus encuentros salió la idea de cantar O Sole Mio

“Por ahí una mente retorcida dijo: ‘con banda’, y yo dije: ‘¡nombre, están locos!”, cuenta Carlos en entrevista para LADO B.

Pero los otros tres cantantes votaron a favor de la idea, y la sorpresa fue que, cuando escucharon el track de la grabación con banda, les encantó. 

La fusión de esta canción tradicional napolitana con música de banda se hizo, dice Adán, también para tener una alternativa de creación ante el encierro de la pandemia, por la falta de presentaciones en vivo y cancelación de muchos eventos.

En palabras de Adán, O Sole Mio refleja también la luz que vendrá después de la tormenta que atravesamos todos durante esta pandemia. La canción napolitana habla del rayo de sol que sale después de la lluvia –del desastre–, y es así también cómo con la música y el arte saldremos del conflicto que atravesamos. La canción se traduce así: “¡Qué bella cosa es un día de sol! / Un aire sereno después de la tempestad, por el aire fresco parece ya una fiesta”.

Las raíces sinaloenses

Foto: YouTube (Sinaloenses de Ciudado)

“¿Qué te gustaría que toquen el día que te hagan un homenaje en la ópera de Viena?”, se pregunta a sí mismo Carlos Osuna. “No, pues, a mí me gustaría que llegara una banda y me tocara El Sinaloense y nos pongamos a llorar ahí”, se responde. 

Los cuatro cantantes se han abierto paso por diversos escenarios nacionales e internacionales, pero la música mexicana, sobre todo la banda sinaloense, siempre les sigue los pasos. 

Así como les piden en Europa o Estados Unidos que canten Bésame Mucho o Cielito Lindo, canciones que forman parte del repertorio clásico mexicano, así esperan que, un día, la banda atraviese esas fronteras.

Este tipo de música regional (banda), dice José Manuel Chú, la traen enraizada desde niños, cuando la escuchaban en alguna fiesta de la colonia; en la secundaria y la preparatoria, incluso la bailaban, y ahora, que mezclan su formación como cantantes líricos con los inconfundibles metales de la banda, simplemente les parece una maravilla. “Es el lado popular de nuestra alma”.

En su último track: La Luna y el Toro (canción popular flamenca también conocida como Ese Toro enamorado de Luna), la tuba, un instrumento fundamental para cualquier conjunto de banda, es la que anuncia el carnaval –la alegría– que vendrá, cuando todos los metales y el ritmo de la música regional sinaloense, combinados con una guitarra flamenca, empiecen a sonar. 

Adán, quien no descarta que algún día puedan lanzar un tema inédito o construir un espectáculo completo que mezcle cultura y entretenimiento, tan sólo espera seguir manteniendo la conexión entre lo clásico y lo popular, ya sea que se acompañen de banda, norteño, mariachi o bolero, en un afán por conservar un repertorio musical por demás extenso y que necesita seguir reinventándose.  

“Mucha gente nos ha dicho que somos un agente disruptor, que porque pecamos de hacer esas fusiones que de repente son extrañas […] pero ya ahora se ha formado un grupo de familia y amigos que salen a defendernos. Es increíble lo que las personas en algún momento, cuando creen en una melodía y sienten que se conectan con la misma, pueden salir a defender”. 

*Foto de portada: YouTube (Sinaloenses de Ciudado)

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx