“No sólo necesitamos banquetas”: urgen estrategias para garantizar la seguridad del peatón
La movilidad debe pensarse desde los usuarios más vulnerables y los proyectos deben socializarse para asegurar su eficacia, aseguran expertos
Por Dafne García @DafneBetsabe2
25 de agosto, 2020
Comparte

La movilidad permite a las personas acceder a derechos como empleo, educación y salud, así como a la recreación y la convivencia. La movilidad activa, asimismo, trae beneficios para las ciudades como la reducción de la contaminación ambiental, disminución de hechos de tránsito, fomento de la vida social, etcétera.

En Puebla, a raíz de la pandemia por COVID se han repensado las formas de movilidad. Sin embargo, pese a la implementación de nuevas estrategias (como ciclovías temporales), para Elisa Vera Luna, integrante del Consejo de Movilidad Puebla, hace falta empoderar al peatón y que las autoridades realicen estrategias para priorizar y garantizar su seguridad, especialmente para la población más vulnerable.

Te puede interesar: Puebla, el municipio más peligroso para peatones y ciclistas

Dichas acciones podrían ir desde mejorar el sistema de banquetas en la ciudad hasta vigilar que se cumplan las normas de tránsito, agregó la especialista, en entrevista para LADO B.

Ciudades no enfocadas en la movilidad peatonal

De acuerdo con académicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), algunos de los principales retos que enfrenta el peatón en las calles y avenidas del país, aparte de los hechos de tránsito (choques), es la invasión de sus espacios asignados por parte de negocios, basura e incluso automóviles.

Así pues, el problema de la falta de atención en las necesidades de movilidad del peatón, para la funcionaria Martha Delgado, subsecretaria de Asuntos multilaterales y derechos humanos, tiene que ver con que el diseño de las ciudades y las comunidades sucumbió en el siglo XX al automóvil, pues “gran parte del presupuesto público se [dictó] para crear [la infraestructura vial], cuidando muy poco el bienestar de la persona”. 

Te recomendamos: Bolardos para reducir el peligro para el peatón

Asimismo, Eduardo López Moreno, representante de ONU Hábitat en México, comenta que las ciudades no se han pensado desde una perspectiva peatonal. Evidencia de esto es que las manzanas han aumentado sus dimensiones; además de que la ubicación de comercio, industria y habitación se fragmentó por zonas, lo que hace gastar tiempo y distancia al ciudadano.

Respecto a este punto, Horacio Urbano, presidente de Centro Urbano, hace hincapié en que es muy importante “que todos tengamos lo que necesitamos en nuestra vida diaria a una distancia caminable”, pues eso haría que la caminabilidad (dentro de las ciudades) se pudiera desarrollar de forma mucho más eficiente.

Políticas públicas para priorizar al peatón

Las políticas de movilidad se deben centrar en el peatón

Foto: Marlene Martínez

Roberto Remes, director de Ciudad Humana México, considera que una carencia de muchas ciudades es que no hay una reflexión, en sí, del espacio público, además de que la carencia de política para el peatón “ha dado pie a que las acciones [que se hacen en pro de esa forma de movilidad por parte de las autoridades] sean aisladas”, por lo que no cubren las necesidades de las personas que deciden caminar su ciudad.

A su vez, Remes explica que algunas de las acciones que se podrían hacer para proteger al peatón y fomentar esa forma de movilidad son:

  • Trabajo en las conductas de los automovilistas: para crear un entorno más cooperativo, y transformar la forma en que se conduce en las calles.
  • Programación de semáforos: para reducir tiempos de espera de peatones en aceras, sobre todo en zonas concurridas.
  • Comercio en vía pública: para construir una convivencia con el peatón donde el espacio no sea controlado por vendedor/cliente, sino que siempre se respete un sendero peatonal y definirlo en instrumentos normativos.
  • Urbanismo táctico: detonar pequeñas transformaciones en las que la iniciativa provenga desde la comunidad en colaboración con la autoridad.

Gobierno y ciudadanía: una lucha por un lugar en el espacio público

Perla Castañeda,  integrante de Peatonline y experta en espacio público, comenta que el binomio efectivo para la agenda peatonal son los ciudadanos y el gobierno, ya que las personas sí tienen interés en que haya espacios públicos, parques, banquetas en buen estado. Además, “los entornos favorables son determinantes de la salud. Es un tema que no podemos dejar aislado, no podemos pensar que los peatones sólo necesitamos banquetas”.

Asimismo, menciona que aunque hay proyectos para mejorar los espacios públicos que provienen de una iniciativa ciudadana, las autoridades los desestiman.

También puedes leer: Hacia una nueva movilidad: privilegiar el uso de bicicletas y los traslados a pie

“Los proyectos [y] todas las planeaciones vienen [desde niveles altos de gobierno] y no logran socializarse ni llegar al territorio de forma creativa”, por lo que es importante tomar en cuenta las propuestas de la ciudadanía organizada, agrega Castañeda.

En este sentido, Horacio Urbano señala que el que haya una caminabilidad eficiente en las ciudades tiene que ver con política pública, con la regulación de la movilidad en las ciudades  y con lo que se haga en los gobiernos locales y los órganos legislativos locales. Esa política, pues, se tiene que traducir de mejor manera a los municipios.

Empoderar al peatón en Puebla y diseñar para el más vulnerable

Las políticas de movilidad se deben centrar en el peatón

Foto: Marlene Martínez

Elisa Vera Luna explica, en entrevista para LADO B, que a pesar de que la Secretaría de Movilidad de la capital ha mostrado tener más apertura para mejorar las políticas de movilidad en la ciudad, una cosa en la que está fallando es la difusión y socialización de los proyectos, lo que provoca disgusto en algunos sectores de la sociedad, como en el caso de los bolardos que se instalaron a principios de año, según la percepción del Consejo de Movilidad Puebla.

Vera Luna enfatiza que desde el Consejo consideran importante que la movilidad debe pensarse desde los usuarios más vulnerables: niños, adultos mayores y personas con discapacidad. “Nosotros peleamos mucho el tema de la movilidad para personas con discapacidad, y creemos que si la ciudad se diseña para el usuario más vulnerable todos vamos a gozarla mucho más”.

Ejemplo de esta falta de diseño incluyente, según la especialista, es el sistema de huellas podo táctiles que se encuentran en el primer cuadro de la ciudad. “Si tú en temporada de lluvias caminas por la huella podo táctil, seguramente te vas a resbalar, entonces no es el mejor material; (su diseño) si va dentro de la gama de colores del centro histórico, y no es agresivo con la imagen urbana, pero tenemos que pensar en estas personas”.

La activista considera que algunas cosas que se podrían hacer para mejorar la situación del peatón en la ciudad pueden ser desde mejorar las banquetas, una limpieza del mobiliario urbano que ya no sirva, hasta acciones que tienen que ver con que las autoridades vigilen que no haya negocios o carros obstruyendo el paso peatonal, así como que las personas cumplan con el reglamento de tránsito.

Te puede interesar: Modelo de movilidad en Puebla capital aumenta riesgo de contagio por COVID-19

Por otra parte, desde el Consejo consideran que hacer ciudades caminables va muy de la mano con mejorar la seguridad. Esto debido a que en una ciudad con más peatones se fomenta la convivencia ciudadana, por lo que es más probable que los lugares estén más concurridos y la gente se ayude en caso de presenciar un asalto o robo.

Vera Luna destaca que, si se desmitifica el caminar (con el pensar de que caminar la ciudad es difícil y poco práctico) y se promueve entre la ciudadanía, la gente saldrá a las calles, y al hacer un uso de toda la infraestructura para peatones se dará cuenta de las deficiencias que existen en la ciudad, por lo tanto, exigirá a las autoridades que mejoren las condiciones para el peatón en la capital.

Asimismo, considera que es importante que tanto las autoridades, como la misma ciudadanía, se den cuenta de que el peatón se debe ubicar en lo más alto de la pirámide de movilidad para exigir sus derechos y prioridades sobre aquellos que se transportan en automóvil. 

“En el momento en que el peatón se sienta empoderado, y sienta que todos somos peatones en algún momento del día, yo creo que en ese momento vamos a empezar a exigir a las autoridades nuestros derechos de movilidad y de libre tránsito”.

 

*Toda la información integrada en la nota, a excepción de la entrevista a Elisa Vera Luna, fue producto de la charla “Políticas públicas y peatonalización de las ciudades” como parte del foro Peatonline, organizado por  República Humana.

 

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Dafne García