La pandemia por COVID-19 nos hará crear nuevos imaginarios
Así como el imaginario del zombi surgió de una realidad social, esa misma narrativa, después de ser puesta a prueba por la actual pandemia, ayudará a crear nuevas narrativas de ficción
Por Julio Sandoval @jota_sand
20 de agosto, 2020
Comparte

La ficción y los imaginarios sociales permiten a las personas hablar de situaciones caóticas desde una posición de seguridad, señaló el escritor Alan Page, en un diálogo con la curadora y directora del Museo Tamayo, Magalí Arriola, llamado “Efectos de la pandemia en el imaginario social”.

webinar

Sin embargo, resulta peculiar cuando la realidad supera la ficción de manera inesperada. En ese sentido, la charla giró en torno a las coincidencias y diferencias entre la narrativa zombi (la ficción), y la contingencia sanitaria mundial por COVID-19 (la realidad). 

“En el fondo, la narrativa zombi habla mucho del terror del contacto, de la posibilidad de estar en contacto con otra persona. [Se piensa que este contacto] rápidamente te lleva a ser consumido [por la infección]”, dijo Paige, guionista y productor del spin off de la serie Fear The Walking Dead.

La narrativa zombi, con su “poética epidémica” tiene tres elementos fundamentales, explicó Page: Un muro, los personajes que se intentan salvar, y los zombis. Los muros separan a un grupo de personajes –los protagonistas– de una multitud infectada y automatizada; pueden ser casas, superficies, autos o cualquier lugar en el que se puedan refugiar. 

En esta metáfora, dijo Arriola, hay una separación entre quienes luchan por protegerse del virus (generalmente los zombis son causados por un virus), y quienes no lo lograron y ahora ya no son dueños de sí mismos, lo que podría asemejarse con las personas que se protegen del SARS-CoV-2 quedándose en su casa, y quienes no lo hacen.

Estas reflexiones son coyunturales. Antes de este momento, la narrativa zombi podía compararse con otros contextos: la gente alienada por los medios de comunicación, por la política, por la cultura del consumo (ejemplo de esto es que algunos zombis se interesan en comer los cerebros de los aún conscientes). 

Sin embargo, la pandemia por COVID-19 nos ha alejado de la ficción y nos ha llevado a un escenario donde los imaginarios sociales sobre las pandemias han sido rebasados por la realidad, señaló Page durante la charla.

Foto: Vladimir Zayas

En la ficción, también hay veces en que el espectador (y los personajes), desconocen las causas de la infección, pero en la realidad, la dificultad se encuentra en tener que imaginar un enemigo que no se puede ver, como en el caso del virus. 

“Todos tenemos un imperativo social de que tenemos que ayudar a aplanar la curva, [no sabemos] qué curva [es], en dónde está esa curva. Nuestras maneras imaginarias de lidiar con esta situación real están en construcción, cada quien se las está inventando”, señaló el escritor.

El problema es, sobre todo, agregó Page, que “la ficción opera con mucha más eficacia cuando está con cierta distancia de lo real, pero cuando lo real se presenta, se desactiva o se hace corto circuito con la posibilidad del género de la ficción”.

También puedes leer: 10 películas sobre virus o pandemias para disfrutar el aislamiento

A partir de las realidades sociales, pues, se pueden crear imaginarios y viceversa. Así se explica el nacimiento de la narrativa zombi. El concepto del zombi, como tal, surgió desde una realidad social. Este, señaló Arriola, originalmente era un ser desprovisto de su voluntad; una metáfora histórica de las personas esclavizadas que trabajaban en los sembradíos de Haití.

Cuando iniciaron las revueltas en el país caribeño, explicó, se dejó de hablar del concepto a un nivel individual y se comenzó a hablar de multitudes. Primero se le tenía miedo a convertirse en un zombi, pues eso significaba que no existía ninguna forma para manifestar algún malestar; luego, la parte colonizante temía a que el descontento se contagiara entre la comunidad y representara una amenaza a su poder.

Así pues, lo que nos queda esperar es ver qué imaginarios sociales surgirán a partir de nuestra realidad, o qué realidad viviremos a partir de lo que imaginemos, ante una pandemia que nos ha alejado de la ficción.

*Foto de portada: Vladimir Zayas

Comparte
Julio Sandoval