Judy & Punch, moraleja oscura en tiempos patéticos
Por Héctor Jesús Cristino Lucas @
06 de agosto, 2020
Comparte

Queridos padawans, ahora se vuelve más complicado ver una película sin encontrar un discurso políticamente correcto de por medio, ¿no les parece? Ya no importa el género o la temática. Ni mucho menos si aporta algo interesante a la trama. The Old Guard (2020) de la plataforma Netflix se jacta de ser la primera cinta realizada exclusivamente por mujeres afrodescendientes antes que ser una gran adaptación de cómic; y Men in Black: International (2019) en lugar de mejorar la saga se preocupa por quitarle el “men” y ponerle el “humans” solo para hacerla, como dirían algunos, emmm… “una poquito más justa”. 

De acuerdo, de acuerdo, esta vez no diré nada.

Aunque, admitamos que es divertido desentrañar cuáles son los verdaderos mensajes de redención que tienen todas estas nuevas películas en medio de una era que busca cancelar “viejos errores en el arte o el entretenimiento” y comenzar a concientizar a través de “producciones purificadoras”. Por ello es que hoy en día se ha vuelto común oír cosas tan revolucionarias como sacar de la plataforma HBO Max a cintas como Gone with the Wind (1939) “por su alto contenido racista” [Nota editorial: la película regresó a la plataforma después de dos semanas con una advertencia inicial], o bueno, cancelar el show de Animaniacs

Ya en estos tiempos que gritan al unísono “reivindiquemos a las minorías y empoderemos a quien merece ser empoderado” -porque seguramente ni una sola película en el pasado lo hizo- ya no se puede hacer mucho en realidad. Lo mejor sería sentarse y disfrutar del espectáculo. Echarse unas cuantas carcajadas por lo menos. Entre tanta mierda debe haber algo bueno. 

¿Y qué creen? ¡A veces las encuentro! Tal fue el caso de aquel interesante thriller psicológico Swallow (2019) de Carlo Mirabella-Davis cuestionando el típico modelo norteamericano de “la familia perfecta” a través de una retorcida historia sobre un trastorno mental. ¿O qué me dicen de la encantadora cinta de Oz Perkins Gretel & Hansel (2020) que reescribe el clásico cuento de los hermanos Grimm a través de una visión si bien más oscura y tenebrosa, también más interesante y femenina?

También puedes leer: Swallow, más allá del terror feminista

Judy & Punch (2019)

Fotograma de Judy & Punch (2019) / Foto: Madman Films | YouTube

Películas que, aunque nacen en tiempos patéticos, retuercen a su manera las agendas de hoy en día para contártelas de otras formas. 

Tal es el caso también de Judy & Punch, nada menos que la ópera prima de Mirrah Foulkes, quien hasta hace poco solo la conocíamos por su faceta de actriz, ya sea con películas como Animal Kingdom (2010) o series como All Saints (1998-2009), pero que ahora se añade a la lista por intentar contarnos un cuento de hadas de lo más espeluznante en pos de una moraleja que si bien resulta femenina, no termina siendo del todo una película de protesta feminista.

Será su inquietante sentido del humor o su espectacular forma de retratar algunos males de esta escabrosa sociedad, pero mucho en ella es argumento sólido antes que discurso patatero; identidad propia antes que simple empoderamiento. 

Como su nombre lo indica, la película de Foulkes hace un interesante juego de palabras con el conocido espectáculo de marionetas Punch, muy popular en la Italia del siglo XVII y que consistía básicamente en generar comedia a través de actos de violencia que incluyeran golpes o peleas. Ya saben, la clásica imagen de marionetas siendo golpeadas por simples cachiporras y que la hemos visto recreada cientos de veces como en aquel clásico cortometraje Santa Claus’ Punch and Judy de 1948.

Y de ahí que la temática funcione como una suerte de metáfora tanto a la violencia y el abuso del hombre sobre la mujer a través de los tiempos. Intercambiando primero el nombre de Judy antes que el de Punch para hacer este jueguito de simbolismos y prioridades. O trasladándote a propósito a una época donde era común ver ejecuciones hacia mujeres consideradas brujas para hacer del contexto algo mucho más evidente.

No obstante, y como dijera nuestro querido filósofo y erudito Marshall McLuhan, no es el mensaje lo que realmente importa, sino el medio. Pues el medio es el mensaje.

Antes que hacerte reflexionar, Judy & Punch pretende matarte a carcajadas. Pero antes que matarte a carcajadas, la película se cerciora primero en advertirte que esta no será la típica historia de redención femenina, sino una suerte de perversión de esta misma. Aquí el empoderamiento no es como tal el tema central de la cinta y posee ciertos rasgos, desquiciados e hilarantes la gran mayoría, que distan mucho a la clásica y ya cansina agenda de lo que debería ser “apropiado” hoy en día. 

Digamos que esto es parecido a lo que hizo Jojo Rabbit (2019) con su oscura comedia antifascismo. Su retorcido humor se encuentra justo en la línea que divide lo políticamente correcto de lo incorrecto. Y a veces, esa dichosa línea es tan delgada que hasta se torna invisible.  

Tal vez te interese leer: Jojo Rabbit: entre el límite y la broma; una barrera disuelta

Judy & Punch (2019)

Fotograma de Judy & Punch (2019) / Foto: Madman Films | YouTube

Damas y caballeros, esta es la historia de una pareja de marionetistas famosos: Judy y Punch, interpretados por Mia Wasikowska –Stoker (2013), Alice in Wonderland (2010)- y Damon Herriman -nuestro escabroso Charles Manson de Once Upon a Time Hollywood (2019)- respectivamente. De cómo ella intenta sostener un matrimonio fallido, aunque eso le cueste la vida. Y de cómo él, pierde los estribos de las formas más retorcidas posibles. 

La sentencia de la figura masculina y la venganza de la femenina por tantos años de represión… pero a través de un malsano humor negro que te evita la cursilada predecible.

Una suerte de fábula quisquillosa que juguetea entre las fantásticas narrativas de los hermanos Grimm y las películas góticas/expresionistas del mismísimo Tim Burton. Que no teme a ser lo suficientemente extraña para destacar entre las mil y una películas de protesta que existen hoy en día o lo suficientemente divertida como para contarte una historia tan perversa como esta.

De hecho, la violencia y su estilo desenfadado se acerca más a una propuesta nacida en las temibles obras parisinas del Grand Guignol (1987 – 1962). Aquellas puestas en escena que narraban historias truculentas sobre crímenes sin resolver y que hasta eran consideradas de “terror naturalista”. 

No obstante, lo mejor es que termina funcionando en cualquiera de sus rubros. Si es que buscas una buena película con poderoso trasfondo, vaya que vas a encontrarla. O si pretendes reírte entre tanta tragedia Judy & Punch te cumple con creces.

La grandeza de esta cinta es que pretende encontrar la sonrisa que duele o el humor que molesta en medio de esta era de cancelaciones y agendas descaradas. Porque nada es tan serio o intocable como para omitir la comedia. O en todo caso, entender que la buena comedia jamás rebajaría un problema. Lo ridiculiza y lo consume; lo hace más notorio. 

Mirrah Foulkes invierte las reglas y busca un equilibrio interesante entre lo sórdido y lo moralista; entre lo cómico y lo repulsivo. Reta a su audiencia sin que estos sospechen y eso la vuelve una grata experiencia. 

Judy & Punch (2019)

Fotograma de Judy & Punch (2019) / Foto: Madman Films | YouTube

Por poco la historia de Judy & Punch termina siendo una suerte de rape and revenge de lo más curiosa, solo que sin el rape y más orillada a una suerte de trama detectivesca propia del Grand Guignol que por momentos ni se detiene a pensar si esto puede llegar a ser taaan extraño y ofensivo para los defensores de la tolerancia y las buenas costumbres.  

Y en cuanto a apartado técnico te cumple de forma minuciosa al tratarse de una película de época. Tanto los vestuarios como los escenarios transmiten ese poderoso, aunque fascinante espíritu de novela romántica -de la auténtica novela romántica quiero decir- que tanto resulta sentimental, como inevitablemente lúgubre. 

Pero las actuaciones, tanto de Mia Wasikowska como de Damon Herriman son la dupla perfecta que dotan a esta película de una personalidad tan tragicómica como francamente encantadora. Es decir, enfermiza, pero encantadora. Estos protagónicos desquiciados tienen algo de especial: sus fatalistas finales tanto pueden hacerte reír como hacerte sufrir por igual. 

Judy & Punch es ese tipo de película rara que te encuentras por ahí no esperando mucho de ella, pero que termina sorprendiéndote. De personalidad fresca y distinguible. Y sea dicho de paso, una suerte de fábula con moraleja oscura en estos tiempos hilarantemente patéticos. Qué grata sorpresa.

Sinopsis:

 “En el anárquico pueblo de Seaside, los marionetistas Judy (Mia Wasikowska) y Punch (Damon Herriman) hacen todo lo posible por volver a tener éxito con su espectáculo. Aunque el show no tarda en convertirse en un éxito gracias a las increíbles habilidades de Judy en su oficio, la desmedida ambición de Punch y su gusto por el alcohol dan como resultado una inevitable tragedia… de la que Judy decide vengarse.”

Comparte
Héctor Jesús Cristino Lucas
Héctor Jesús Cristino Lucas resulta un individuo poco sofisticado que atreve a llamarse “escritor” de cuentos torcidos y poemas absurdos. Amante de la literatura fantástica y de horror, cuyos maestros imprescindibles siempre han sido para él: Stephen King, Allan Poe, Clive Barker y Lovecraft. Desequilibrado en sus haberes existenciales quien no puede dejar (tras constantes rehabilitaciones) el amor casi parafílico que le tiene al séptimo arte. Alabando principalmente el rocambolesco género del terror en toda su enferma diversidad: gore, zombies, caníbales, vampiros, snuff, slashers y todo lo que falte. A su corta edad ha ido acumulando logros insignificantes como: Primer lugar en el noveno concurso de expresión literaria El joven y la mar, auspiciado por la Secretaría De Marina en el 2009, con su cuento: “Ojos ahogados, las estrellas brillan sobre el mar”. Y autor de los libros: Antología de un loco, tomo I y II publicados el 1° de Julio del 2011 en Acapulco Guerrero. Aún en venta en dicho Estado. Todas sus insanias pueden ser vistas en su sitio web oficial. http://www.lecturaoscura.jimdo.com