Feminicidios y violencia familiar, los delitos que no bajan en Puebla
Ambos tienen mayor prevalencia en la zona conurbada, mientras que el homicidio doloso y el robo de vehículo, aunque disminuyeron, mantiene foco rojo en la mixteca y “la Franja de Huachicol”.
Por Lado B @ladobemx
03 de agosto, 2020
Comparte

Es posible atribuir la disminución en la incidencia delictiva al confinamiento por la contingencia sanitaria, ahora el reto para las autoridades del estado es mantener la tendencia a la baja en la “nueva normalidad”

Aranzazú Ayala | Cristian Escobar

@aranhera | @crazo70

Contrario a la mayoría de los delitos que se denuncian en el estado, el número de las Carpetas de Investigación (CDI) iniciadas por Violencia Familiar y Feminicidio aumentó en el primer semestre del año, de acuerdo con cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

LADO B realizó una revisión de la incidencia delictiva reportada en el SESNSP del primer semestre de 2020, en específico de los delitos que se usan como indicadores de violencia: homicidio doloso, secuestro y robo de vehículo; además de los delitos de género: violencia familiar y feminicidios, en los que la entidad ocupa los primeros lugares a nivel nacional. 

Para esta revisión se calcularon las tasas de incidencia por cada 100 mil habitantes, e identificamos a los 15 municipios con mayor prevalencia criminal en los primeros seis meses de este año.

Violencia Familiar

La mayoría de las denuncias de violencia familiar se concentraron en la zona centro del estado y municipios conurbados: Puebla (1,577 CDI), San Andrés Cholula (167 CDI), Amozoc (151 CDI) y San Pedro Cholula (150 CDI), así como en Tehuacán (334 CDI).

Por otra parte, los municipios de Zacapala (con 10) y Coronango (con 78 CDI) -localizados en la parte Centro Sur y Centro Oeste del estado, respectivamente- y presentaron la tasa más alta por cada 100 mil habitantes, con 236.7 y 225.5, respectivamente. No obstante, San Andrés Cholula (167 CDI) y Cuautlancingo (126), también se encuentran entre los diez municipios con la tasa más alta: 166.3 y 159.2, respectivamente.

Estas cifras representan un aumento del 5% de este delito respecto al año anterior.

De acuerdo con las cifras arrojadas por el Boletín Epidemiológico Nacional, emitido por la Dirección General de Epidemiología de la Secretaría de Salud, hasta el cierre del mes de junio, el estado de Puebla registraba 385 casos de violencia intrafamiliar en contra de mujeres.

Te recomendamos leer: Mujeres en situación de violencia, más vulnerables por la contingencia del COVID-19

Feminicidios no paran

Ley para el Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia

Foto: Ámbar Barrera

En cuanto a los feminicidios en el estado de Puebla, éstos siguen siendo una constante. Según las cifras del Secretariado, en promedio se registraron 6 feminicidios cada mes durante el primer semestre de 2020, lo cual significó un aumento del 21% respecto al año anterior, siendo febrero de este año el mes con mayor número de casos (10). 

El análisis de este delito según la tasa por cada 100 mil habitantes arrojó que los municipios que encabezan la lista son San Salvador Huixcolotla, en la llamada “franja del huachicol”, con 14.8; Tulcingo, en los límites con Guerrero y Oaxaca, con 10.8 y Ahuazotepec, en la parte de la sierra Norte que limita con Hidalgo, con 9.6. En cuarto lugar está Chietla, en la mixteca, pegadito a Morelos, con 8.8. 

Sólo Chietla se encuentra entre los municipios para los que se declaró la Alerta de Violencia de Género contra las Mujeres. No obstante, los municipios con mayor número de CDI iniciadas durante este semestre sí se encuentran entre los 50 municipios con la alerta activa: Puebla (6), Zacatlan (4), San Martín Texmelucan y Chietla (ambos con 3). 

Entre los casos más recientes, se encuentra el feminicidio de Angie Michelle Vera Estrada, el 13 de julio, en San Nicolás de Los Ranchos, el cual desató protestas de grupos feministas en la capital de Puebla.

Según el registro hemerográfico de este medio, de enero hasta mediados de junio, se tiene contabilizados al menos 44 feminicidios (casos que pueden entrar en la tipificación actual del delito en el estado).

También puedes leer: Exigen #JusticiaParaMichelle en Puebla; feminicidios no paran

Para Juan José Hernández López, titular del Instituto de Gestión Administración y Vinculación Municipal (Igavim), contrario a lo que pudiera pensarse, en los meses de confinamiento (abril y mayo), hubo una disminución en las CDI por violación, abuso sexual, violencia familiar y feminicidio. 

No obstante, estos mismos delitos repuntaron una vez concluida la Jornada Nacional de Sana Distancia. El titular el Igavim, menciona que esto podría explicarse debido a que en el tiempo de confinamiento no se hacían tantas denuncias debido a que las víctimas estaban confinadas con su agresor. 

Hernández López también precisó que no hay que ver estos delitos de manera aislada, pues existe una correlación entre violación, abuso sexual, violencia familiar y feminicidio; esto quiere decir que cuando se comete un feminicidio, la mayoría de las veces ya hubo un antecedente de violencia familiar, violación y abuso sexual.

Asimismo, mencionó que el 80% de estos delitos se presentaron en municipios con la Alerta de Violencia de Género. Esto indica que, como mecanismo de protección de los derechos humanos de las mujeres, aunado a la deficiencia en el personal que da el seguimiento de los delitos, la alerta no está funcionando. 

Homicidio doloso, foco rojo en la mixteca

Durante el primer semestre de 2020, el estado de Puebla ocupó la doceava posición a nivel nacional por incidencia en homicidio doloso, con 461 CDI. Con base en los datos del Secretariado, hubo una disminución del 20% respecto del mismo periodo del año anterior, cuando ocupó la posición 10 a nivel nacional. 

Los municipios con mayor prevalencia de asesinatos, según la tasa por 100 mil habitantes fueron Atzala con 81.4; Tilapa con 71.4, y Santa Inés Ahuatempan con 67.3.

Es de destacar que Atzala sólo registró un caso de este delito, sin embargo, debido a la poca población, figura en los primeros lugares.  

Sin embargo la incidencia en Tilapa, Chietla (29) y Teotlalco (64.1), localizados al suroeste del estado, en los límites con Morelos -entidad con la octava tasa más alta del país por homicidio doloso según el SESNSP- revela un claro foco rojo.  

Estos municipios se encuentran también muy cerca de Izúcar de Matamoros, la entrada a la Mixteca, donde el transporte ilegal de armas y el crimen organizado han creado una peligrosa combinación en esta región. De hecho en 14 de los municipios colindantes con Morelos se registraron 87 homicidios en 2017, 99 en 2018, y  54 en 2019.

Te puede interesar: Armas y narcotráfico, la ecuación de la violencia en la mixteca

Robo de vehículo

Foto: Marlene Martínez

La tasa de incidencia por cada 100 mil habitantes reveló que los municipios del triángulo rojo y del camino de la autopista México-Veracruz –zona conocida como “la Franja de Huachicol”– son los que continúan a la cabeza en este tipo de delito: Esperanza registró una tasa de 486; Tecamachalco 370.3, y San Martín Texmelucan 352.2; una diferencia notoria respecto a la tasa por cada 100 mil habitantes de la capital poblana: 139.5.

Cabe destacar que, de acuerdo con Brenda Elguea Zanella, directora de Información y Atención Ciudadana del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia, este tipo de delito, en comparación con el resto, tienen una menor cifra negra; es decir, sus registros son más confiables, debido a que se denuncia en mayor medida pues se busca cobrar el seguro de automóvil.

En cuanto a robo de vehículo, las cifras del Secretariado arrojaron una disminución del 17% del primer semestre de 2020, respecto al mismo periodo del 2019. Puebla ocupó la tercera posición a nivel nacional por incidencia en el delito de robo de vehículo automotor, con 5 mil 491 carpetas de investigación iniciadas.

Los municipios con mayor número de CDI iniciadas por este delito fueron: Puebla (2,148), San Martín Texmelucan (497), Tehuacán (292), Tecamachalco (265), San Andrés Cholula (211).

Secuestro, a la baja

Este delito sólo se registró en 13 municipios durante la primera mitad del año. Y es junio de 2020 donde se registra un aumento sustancial de CDI en secuestros, con 7, la cifra más alta desde agosto de 2019, en el que se abrieron 11.

Sin embargo, hasta antes de junio, hubo una disminución del 74% de este delito, respecto al mismo periodo del año pasado.

Los municipios con mayor prevalencia de secuestros, según la tasa por 100 mil habitantes fueron Coatzingo con 33.7; Tilapa, 11.9 y Acateno con 11.2, los dos primeros ubicados en la zona Centro-Sur del Estado. 

Así, los municipios donde hubo mayor número de CDI iniciadas por secuestro son Coatzingo, Tilapa, Acateno, Nealtican, Atempan, Venustiano Carranza, San Salvador el Verde, Libres, Huejotzingo, Tehuacán. Todos -con excepción de Puebla que tuvo 2- con un registro. 

Uno de los casos que más resalta es el del secuestro del general de Brigada de la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena), a mediados del 26 de junio, en el municipio de Tepexco, al sur del estado.  

Incidencia delictiva descendió un 25%

En cifras totales, la tasa del total de delitos en el estado de Puebla descendió un 25 por ciento en el primer semestre del año, respecto al mismo periodo en 2019, según datos del SESNSP. 

De acuerdo con estas cifras, en el primer semestre de 2019 se iniciaron 39 mil 972 Carpetas de Investigación (CDI) por algún delito; en cambio, en 2020 se iniciaron 30 mil 116. 

Para Luz Anyela Morales Quintero, consejera del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del estado (CCJSP) y académica en temas de psicología y seguridad de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), es posible atribuir la disminución en la incidencia delictiva al confinamiento por la contingencia sanitaria por COVID-19, debido al cambio de dinámicas sociales como medidas de prevención.

No obstante, es posible que la la cifra negra de delitos –es decir, el número de delitos que no han llegado a ser descubiertos porque no han sido denunciados por sus víctimas o porque no han sido descubiertos por el sistema– haya aumentado.

Por último, para la consejera del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia del estado, Luz Anyela Morales Quintero, el mayor reto para las autoridades del estado, así como para la población, es mantener la tendencia a la baja en la incidencia delictiva en el marco de la “nueva normalidad”, pues es posible que, con el regreso paulatino a las diferentes actividades, algunos delitos incrementen. 

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx