Dalia sigue aquí, un homenaje a quienes buscan a sus ausentes
El cortometraje, que experimenta con animación, periodismo y cine para contar una historia de no ficción sobre las búsquedas de personas desaparecidas en México, compite a mejor corto animado en los premios Ariel 2020
Por Pie de Página @
30 de agosto, 2020
Comparte
Ignacio Rosaslanda y María Ruiz

“Dalia Sigue Aquí” es un cortometraje de ficción animado que cuenta una historia de desaparición y búsqueda a través de Dalia, una niña de ocho años y su mascota Pelusa, una gallina valiente.

Su historia podría ser la de de miles de familias en México. El corto combina periodismo y cine, potenciando sus posibilidades a través de la animación y nos adentrará en el complejo contexto de la desaparición forzada y las familias en búsqueda.

Después de su paso por varios festivales nacionales como el Festival Internacional de Cine de Morelia (FICM), donde obtuvo una mención especial del jurado, está nominado a los premios Ariel 2020.

También puedes leer: Presentan en Congreso ley local en materia de desaparición; Puebla es el décimo estado con más desaparecidos

Sus creadores, Nuria Menchaca y Carlos Isaac, quienes fundaron su propia productora de animación No Budget Films, buscan, en 11 minutos, generar empatía con  la angustia de perder y no encontrar a alguien que amas:

“Sentíamos que de pronto las estadísticas se pierden. Queríamos alejarnos de un discurso más documental y mostrar qué es lo que sienten los que se quedan. Para elegir a nuestro personaje principal pensamos en quién es la persona más vulnerable en México y escogimos a una niña. Su nombre es Dalia que es la flor nacional de México, una flor silvestre que se da en el campo», narra la directora Nuria Menchaca.

Queríamos contar lo que es nunca regresar

Dalia sigue aquí

Diez ilustradoras e ilustradores participaron en la animación a mano | Foto: Dalia sigue aquí | Pie de Página

Todo surgió a partir de una serie de pláticas que sostuvieron con los periodistas Celia Guerrero y José Manuel Jiménez, quienes han trabajado el tema de desaparición forzada.

«Les pedí ver su archivo para entender este tema. Queríamos hablar sobre la desaparición que para nosotros era un tema nuevo y darle una salida diferente al periodismo. Celia se involucró en leer el guión y hacer un montón de notas y sugerencias», relata Menchaca.

«El corto si es fantasioso pero tampoco queríamos ofender a nadie. Nuestra meta también es hablarle a las familias que buscan y contar la historia del desaparecido y lo que es nunca regresar, nunca reencontrarse»

Para el corto estudiaron las búsquedas de familiares en Veracruz, en Guerrero, el cómo en cada terreno se adaptan los familiares, porque no es lo mismo buscar en el norte que en el sur. También se basaron en el archivo fotográfico de Jiménez:

“José Manuel Jiménez me dio acceso a su archivo de todo el seguimiento que había dado a búsquedas. Había de todo, entrevistas, fotografía y video. Fosas, familiares, marchas. Todos estos elementos al final salen en el corto. Me aventé días enteros viendo sus materiales y organizándolos”, dice Menchaca.

«Acercarnos al periodismo fue encontrar la manera correcta de comunicar una historia que es emocional pero sin perder la perspectiva del hecho», explica el realizador, Carlos Isaac.

Porque la historia de Dalia es una ficción basada en hechos reales: las familias que buscan a sus ausentes en México, un país con 70 mil personas desaparecidas

“Un amigo nuestro de Chilpancingo nos contó de los transportistas y nos basamos en una historia que nos contó de cómo viven extorsión, que acaba derivando en la desaparición de sus familiares”

Pasar el tema del documental a la animación busca encontrar nuevas narrativas para visibilizar el tema, generar empatía y llegar a más personas:

«El periodismo pasa muy rápido, uno lee una historia y la puede entender y se puede sentir conmovido, pero a fin de cuentas siguen saliendo más y más historias similares y estas se pueden perder en la cantidad. El cine hace que las historias permanezcan. Por esto quisimos contar esta historia sin que fuera un documental o reportaje, salirnos de eso», dice la directora.

Periódicos de fondo

El cortometraje no solo basa su historia en archivos periodísticos, también los utiliza de manera orgánica. Los periódicos al fondo tienen su propósito. Buscan narrar el tiempo, ese que pasa mientras las familias buscan:

«Si bien estamos haciendo un homenaje a la labor periodística al hacer esta historia justificada y proyectada sobre periódicos, el otro discurso es que el tiempo pasa rápido y el mundo sigue a pesar de que los que están buscando permanezcan en un estado intermitente y en un limbo».

«Ellos se quedan en este estado de ausencia mientras el mundo pasa detrás de ellos; hay elecciones, hay nuevos casos de desaparición, hay casos de corrupción, de homicidios pero su vida se congeló en ese instante».

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada: Dalia sigue aquí 

Comparte
Pie de Página