Bravos Black Buches: los trovadores del periodismo
Con influencias del blues, country, folk y rock los Bravos Black Buches buscan contar en sus canciones las historias sobre injusticias, crímenes o abusos de poder en Sinaloa.
Por Julio Sandoval @jota_sand
06 de agosto, 2020
Comparte

Los Bravos Black Buches hacen música sobre historias de injusticias, crímenes o abusos de poder, porque por fortuna o por una mala jugada del destino, eso es lo que está en sus mentes a raíz de sus trabajos relacionados con el periodismo.

Heber Martínez, Francisco Cuamea, Osiel Hernández y Roberto Fernández, aseguran en entrevista que tienen la esencia de los trovadores, pues hacen música contando historias reales. En cuanto a la música, dice Cuamea, es una combinación con muchos matices, que buscan adaptar armónicamente. Sus ritmos suenan blues, country, folk o rock, dependiendo de la historia, y el continuo es mantener en la memoria y denunciar los hechos documentados en reportajes e investigaciones.

La banda surgió en 2018 en Sinaloa, donde viven, pero sólo tocaban covers; hace dos meses sacaron su primer sencillo para darse a conocer. En esta canción, el ex periodista del periódico Noroeste, Francisco Cuamea, toca la batería; el productor televisivo del mismo periódico, Osiel Hernández, toca el bajo; el director de la agencia de medios digitales “Mente Interactiva”, Heber Martínez, toca la guitarra; y el productor en Radio UAS, Roberto Fernandez, canta.

Luego de una colaboración en una investigación en Noroeste sobre narcomenudeo, Heber Martínez conoció a Francisco Cuamea, y mutuamente expresaron su gusto por la música y su deseo por formar una banda. Así nacieron los Bravos Black Buches. 

Su nombre, según Osiel Hernández, quien se integró posteriormente, lleva palabras que resultan en una combinación fonética fuerte que representa la esencia de la banda. El bajista explica bromeando que la combinación hace referencia a un puesto de tacos de buche ubicado en la calle Bravo, en Sinaloa.

Foto: Facebook (Black Bravos Buches)

También puedes leer: Censura Rosa: happy pop punk, música divertida que te destruye con su letra

La banda debutó públicamente hace unas semanas con su sencillo La Sentencia, el cual publicaron en Youtube, y está inspirado en las palabras que pronunció Vicente, hijo de El Mayo Zambada, en su juicio en Estados Unidos. El discurso fue retomado del libro El Traidor de Anabel Hernández.

“Las canciones de los Bravos Black Buches están hechas para provocar. Por ejemplo, en la canción de La Setencia le estamos dando voz al hijo de El Mayo Zamabada. En su discurso pide perdón y dice que está arrepentido, que quiere una segunda oportunidad. Obviamente siendo quien es pues nadie le va a creer. Y nos pueden cuestionar: ‘¿por qué le dan voz?’. La reflexión es: no es que le demos voz a este tipo, sino qué tanta capacidad de perdón tenemos como sociedad ante quien nos hace daño, porque el perdón es uno de los caminos para sanar como sociedad”, manifiesta Cuamea.

Francisco Cuamea cuenta que junto con la editorial del libro y la escritora, tenían el plan de que la canción fuera el soundtrack de la obra; sin embargo, la editorial cambió de decisión y ya no se realizó de esa forma. 

Con el cambio de planes y luego, la llegada de la emergencia sanitaria, la banda tuvo que retrasar su debut, pues la grabación del resto de sus composiciones estaba agendada para la primera mitad de este 2020. No obstante, la banda ya tiene dos canciones grabadas y otras tres en espera. 

Entre las canciones grabadas está La Sentencia y Balada para Javier Valdez, esta última es un tributo al periodista sinaloense, conocido por sus trabajo escrito sobre el narcotráfico y el crimen organizado en México. En el tema se relatan algunos pasajes de aquel día de 2017 en el que Valdez fue asesinado, y se reclama la justicia que sigue sin ejercerse.

“Pensaba en historias y temas para contar, la vida tenía otro plan, cobrar muy caro el precio por no callar […] La mala yerba no se secó, muy al contrario ahora está en cada rincón”, se escucha en la pieza musical.

También puedes leer: Tres años sin Javier

En cuanto a las piezas que están a la espera, se encuentra una sobre el caso de Dayana, una niña que fue desaparecida hace tres años y de quien posteriormente fueron encontrados sus restos óseos en el lugar conocido como Las Mulas, en Sinaloa. La canción relata una versión hipotética sobre el culpable del crimen: un policía municipal.

La dos canciones restantes hablan sobre el desplazamiento forzado que sufren los habitantes de zonas dominadas por el crimen organizado y sobre el abuso del poder y la traición.

Francisco Cuamea señala que más que una labor social, con su proyecto buscan sacar la pus que han acumulado luego de conocer tantas historias de injusticias, crimen y abuso de poder.

Heber explica que hablar de lo que ocurre en el país respecto a estos temas es necesario para no olvidar y para denunciar el dolor, así como la impotencia que provocan estas historias.

*Foto de portada: Facebook (Black Bravos Buches)

Comparte
Julio Sandoval