Auditoría denuncia presuntos desvíos por más de 2 mil mdp en gobierno de EPN
En total son 23 denuncias presentadas ante la Fiscalía General e involucran a cinco dependencias federales
Por Animal Politico @
11 de agosto, 2020
Comparte
Arturo Angel

Cientos de millones de pesos para obras de infraestructura que no fueron entregados a los estados y hoy están desaparecidos. Festivales culturales para los que se autorizaron recursos pero que nunca se realizaron y que se intentaron probar con fotos de eventos de otros países. Operaciones bancarias simuladas para justificar la entrega de apoyos al campo que no se aplicaron. Transferencias de dinero a empresas fantasma…

Esto es apenas una muestra de decenas de posibles desvíos de recursos públicos descubiertos en la administración del expresidente Enrique Peña Nieto y por los cuales la Auditoría Superior de la Federación (ASF) ha presentado 23 nuevas denuncias penales ante la Fiscalía General de la República (FGR).

El monto del posible desfalco supera los 2 mil 40 millones de pesos y se desprende de 61 acciones fraudulentas ocurridas entre 2016 y 2017, en cinco secretarías de Estado: la Secretaría de Desarrollo Territorial y Urbano (Sedatu), la Secretaría de Cultura, la ya desaparecida Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), la Secretaría de Economía y la Secretaria de Educación Pública.

También puedes leer: Empresarios vinculados a red facturera obtuvieron 19 contratos en Mazatlán y 213 mdp del erario

Las denuncias llegan luego de que se agotó el plazo– en algunos casos hasta de dos años – que la ASF dio a las dependencias implicadas para que justificaran el uso o destino del dinero, o en su caso lo devolvieran. Nada de ello ocurrió.

En ese contexto, la ASF ha pedido a la Fiscalía General que integre las carpetas de investigación correspondientes y proceda en contra de los funcionarios o exfuncionarios que resulten responsables de este fraude que, en muchos casos, ocasionó la pérdida de dinero que estaba destinado a programas para apoyar a los sectores mas vulnerables de la población.

En algunas de las irregularidades, específicamente en la Sedatu, se detectó además la utilización de instituciones públicas como universidades para desviar recursos que estaban destinados originalmente para las entidades. Se trata del mismo esquema documentado en el reportaje “La Estafa Maestra”.

Con estos 23 nuevos casos ya suman más de 130 las denuncias que la ASF ha presentado ante la FGR en contra de irregularidades en el gobierno federal durante el sexenio del presidente Enrique Peña Nieto.

La investigación de las denuncias presentadas por la ASF estará a cargo de la Fiscalía Especializada en Combate a la Corrupción (FECC), que encabeza desde el año pasado la fiscal María de la Luz Mijangos.

En Sedatu: el desvío del desvío

Rosario Robles, ex titular de la SEDATU / Foto: Gobierno de México

Entre las nuevas denuncias presentadas ante FGR se encuentra una por un posible desfalco de casi 725 millones de pesos en la SEDATU, ocurrido en 2016. El caso tiene la peculiaridad de que se detectó un doble mal manejo de un mismo presupuesto.

Lo que los auditores encontraron, de acuerdo con el informe de auditoría financiera 1835-DE, es que la SEDATU recibió en 2017 poco mas de 6 mil 231 millones de pesos para financiar obras de infraestructura en zonas marginales o de considerable rezago social en el país.

Lo que correspondía es que dicho dinero fuera dispersado entre las delegaciones estatales de la misma dependencia, sin embargo, irregularmente la SEDATU solo repartió 2 mil 375 millones de pesos, y se quedó con 3 mil 855 millones en números cerrados.

¿Qué hizo con el dinero que retuvo? Entregarlo en su mayoría a instituciones públicas y universidades las cuales luego lo canalizaron ilegalmente a otras empresas en el esquema conocido como “La Estafa Maestra”, que ya ha sido objeto de otras denuncias promovidas por la ASF.

Pero en este caso, además, los auditores descubrieron que entre el dinero retenido hay 689 millones de pesos que ni siquiera fueron enviados a las universidades, sino que simplemente fue transferido y retirado de las cuentas sin que hoy se conozca su destino. Es decir, fue un nuevo desvío de lo ya desviado de inicio.

El mismo informe destaca que entre los recursos que sí se ejercieron para obras de infraestructura hay 31 millones de pesos que la dependencia entregó a cinco planteles de educación superior: Instituto Tecnológico Superior de Centla, la Universidad Intercultural del Estado de México, la Universidad Politécnica del Golfo de México, la Universidad Politécnica de Tlaxcala y la Universidad Politécnica del Centro, para que realizaran diversas obras. Sin embargo, no hay constancia de que las mismas se hayan ejecutado pese a que el dinero sí se entregó

Continuar leyendo en Animal Político

*Foto de portada: Edgar Alberto Domínguez Cataño / World Economic Forum | Flickr

Comparte
Animal Politico