Anéxeme jefa, soy adicto a la cumbia
Por Marcos Nucamendi @MakoNucamendi
17 de agosto, 2020
Comparte

 

Anéxeme jefa, soy adicto a la cumbia

Ilustración: Gogo Ortiz

“Todos somos dueños de la cumbia”, dice Totó la Momposina, pues infértil es la discusión sobre su pertenencia, considerando que la cumbia, como género y movimiento cultural, se ha extendido desde hace décadas por todo el mundo. Y si no me creen, pregúntenles a los compas de Mynio Cumbiero, que a inicios de este año lanzaron Cumbia del Monte Fuji.

Si algo me queda claro cada vez que escucho una cumbia colombiana, mexicana o argentina –obviando por un segundo las variantes infinitas que al interior se manifiestan–, es que la cumbia tiene la particularidad de rescatar lo popular, el cotidiano de la gente; a esa triste o alegre historia de amor de cuarentena que tuviste, me atrevería a decir, sólo le hace falta algo de ritmo para que tenga cabida en esta playlist.

Hay de todo en esta lista, desde cumbias interpretadas en sus versiones originales –algunas que desdibujan esa tenue separación con el vallenato–, hasta fusiones imposibles con pop, rock y reggaetón; cumbias sonideras, cumbias rebajadas, cumbias norteñas…. hay de todo un poco y para todos los gustos.

Tal vez te interese: Cumbias para teletransportarte a Plaza Los Gallos

Y es que es imposible hacer una playlist que se limite a una veintena de canciones, conociendo la versatilidad del género. En cualquier caso, un lindo pretexto para compartirles horas de buenas cumbias y algo de música tropical anexa. 

En tanto nos volvemos a encontrar para zapatearle duro, no se olviden de echarse en mi honor, cada vez que le den play, un “Ufff… ¡oye nomás ese cumbión!”. 

 

*Ilustración de portada: Gogo Ortiz

Comparte
Marcos Nucamendi