TO2, un proyecto poblano entre artistas y asociaciones civiles que genera comunidad
La comercialización de las obras inició el 2 de julio y permanecerá vigente hasta el 15 del mismo mes. Las ganancias recaudadas serán donadas en un 50% a asociaciones como Casitas de Barro, Casa Hogar Mariana Allsopp y Yo’on Ixim.
Por Cristian Escobar Añorve @crazo70
02 de julio, 2020
Comparte

TO2: Entre todos podemos todo, es una iniciativa que reúne a 40 artistas plásticos (la mayoría poblanos) con el fin de que distintas asociaciones civiles se vean beneficiadas de las ventas de sus obras.

Creado a partir de la búsqueda de espacios donde artistas pudieran comercializar su trabajo –debido a que galerías y museos continúan cerrados por la contingencia sanitaria de COVID-19–, TO2 ha recopilado a un grupo de personajes para conformar un catálogo diverso y de calidad.

Algunos de los artistas participantes cuentan con trayectorias consolidadas, como Gerardo Ramos Brito, Ángela Arziniaga, José Villalobos, Alberto Ibáñez Cerda y Selene Lazcarro; mientras que otros más jóvenes tienen propuestas frescas, como la de Cristóbal Sarro, Ricardo Zayarzábal, y Nicolás Marín “Mr. Popper”.

“Lo que nosotros estamos proponiendo a los coleccionistas, no son decoraciones, son piezas que te acompañan, que te retan y esa es la principal característica de nuestro catálogo”, comentó para LADO B María Eugenia Jiménez, artista plástica y organizadora de TO2.

Así, dentro del catálogo de la iniciativa podemos encontrar desde grabados de José Lazcarro, litografías animales de Mr. Popper, trabajos de talavera de Leticia Morales, grabado con linóleo representando la topografía de ciudades, de Mónica Muñoz; fotografía kitsch de Santo Miguelito; acrílicos que recuerdan al arte huichol de Ricardo Zayarzábal; anatomía animal en los dibujos de Cristóbal Sarro, y paisajes abstractos de José Villalobos.

Foto: Facebook

Cabe recalcar que la selección de los artistas se realizó por medio de invitaciones personales y, aunque hubo quienes rechazaron participar en el proyecto, como contó María Eugenia Jiménez, la mayoría (los 40 dentro del catálogo) decidió sumarse a TO2.

Beneficio para asociaciones civiles

La dinámica del proyecto consiste en que cada artista, al vender una obra, decide si desea donar la cantidad mínima presupuestada (50%) o una cantidad mayor a alguna de las asociaciones que TO2 apoya.

Dentro de estas se encuentran Casitas de Barro (que impulsa viviendas sustentables en la comunidad de San Jerónimo Tecuanipan); Casa Hogar Mariana Allsopp (apoya a niños y niñas de escasos recursos y con problemas de hogar en la ciudad de Puebla); Fundación Gabriel Pastor (casa hogar dedicada al cuidado y acompañamiento de personas de la tercera edad), Yo’on Ixim (asociación civil que trabaja con migrantes tzotziles; busca fomentar un espacio para la educación comunitaria y democrática con un enfoque en la creatividad, curiosidad y el pensamiento crítico); entre otras.

Asimismo, los artistas tienen la posibilidad de donar un mayor porcentaje a la asociación que considere más oportuno el apoyo económico. 

Cabe recalcar, también, que la gran mayoría de las obras puestas a la venta contienen un 10% de descuento –aproximadamente– respecto al valor real de la obra, con el fin de hacer aún más accesible la comercialización del trabajo de estos artistas. 

Foto: Facebook

Te puede interesar leer: Ayuda mínima para sector cultural durante la contingencia. “No es ni un apoyo por municipio”

“Hacer comunidad”

Así, para María Eugenia Jiménez, este proyecto es una oportunidad para crear comunidad, es decir, para que todos los involucrados y participantes en la venta de las obras plásticas (artistas, compradores y asociaciones civiles) se vean beneficiados equitativamente de forma económica. Sin embargo, menciona Jiménez, “si la venta no es favorable tampoco pierden ninguna inversión, de eso se trata hacer comunidad”.

De igual manera, Jiménez comenta que, a pesar de que no están “descubriendo el hilo negro, que esto no es nada nuevo […] la idea sigue siendo válida porque surge de preguntarnos cómo podríamos contribuir para que la labor de asociaciones con propósitos tan nobles, como Yo’on Ixim, no suspendan sus labores”. 

En este sentido, para Jiménez, el mayor reto de la puesta en marcha de TO2 involucró crear un equipo de trabajo a distancia y con ánimos de crear algo que pudiera ayudar a muchas personas. No obstante, mediante reuniones en línea, videollamadas y gracias a las recomendaciones de artistas cercanos a María Eugenia, el equipo de trabajo de este proyecto se fue conformando con el fin de seleccionar, gestionar y difundir las distintas obras.

Foto: Cortesía

En el equipo de trabajo de TO2 están involucrados artistas, diseñadores y gestores culturales (Luis Rodrigo Gonzáles, Lourdes Villa, Marco Borbolla y Andrea Harrsch) quienes han facilitado la labor de ofrecer un catálogo de obras atractivo para su comercialización. Asimismo, consideran que este proyecto puede ser un parteaguas para seguir estrechando lazos entre artistas, coleccionistas y asociaciones civiles, en beneficio de todas las partes.

La venta de las obras inició el 2 de julio y permanecerá vigente hasta el 15 del mismo mes, por medio de este catálogo virtual, donde podrán encontrar detalles acerca de cada obra, artista y los teléfonos de contacto de María Eugenia Jiménez (222 550 7386), así como de Luis Rodrigo González (222 536 2553).

Si gustas conocer más acerca del proyecto, la difusión de este se realiza a través de su página de Facebook e Instagram. Y aquí puedes conocer mayores detalles acerca del catálogo de obras reunidas en TO2.

Te recomendamos: Salir de la pandemia como comunidad, ¿es posible? (Parte I)

*Foto de portada: Facebook

Comparte
Cristian Escobar Añorve