Puebla, el tercer estado donde hay más agresiones a mujeres periodistas
De acuerdo con la cartografía sobre la violencia contra las periodistas que presenta CIMAC, de 2002 a lo que va del año, Puebla ocupa el tercer lugar a nivel nacional de agresiones a mujeres periodistas, tan sólo detrás de Ciudad de México y Veracruz.
Por Lado B @ladobemx
09 de julio, 2020
Comparte
Sabina Torres

@SabinaT00876548

Tan sólo en lo que va de este sexenio, en México se han registrado ya 271 casos de violencia contra mujeres periodistas. Y, desde 2002 hasta el momento, en el país se registra un total de 898 agresiones, 417 casos catalogados como violencia institucional, y 19 feminicidios de periodistas. 

En este contexto, Puebla se ubica en el tercer lugar con mayor número de registros violentos hacia periodistas mujeres (84), antecedido por Ciudad de México (154) y Veracruz (100).

Así lo ha documentado la organización de Comunicación e Información de la Mujer A.C. (CIMAC) que, a través de su cartografía Geografías de las violencias contra las periodistas, ha expuesto sus investigaciones sobre violencia en contra de mujeres periodistas en el país.

Esta fue presentada el dos de julio, a través de un webinar, por la Licenciada en Sociología e Historia por la UNAM y especialista en materia de derechos humanos, Adriana Ramírez, en la que se dio cuenta de los casos registrados que pueden ser localizados en el lugar y fecha en que ocurrieron.

La necesidad de una cartografía y sus resultados

Desde hace 18 años la CIMAC ha documentado este tipo de casos, pero fue en 2005 cuando creó un área programática para documentar y dar seguimiento a estos hechos de violencia. 

“Esta necesidad surgió porque ninguna dependencia gubernamental, medio de comunicación, instancia académica u organización civil, se había cuestionado que los ataques en contra de las periodistas o comunicadoras tienen impactos diferenciados, y ponen en riesgo al avance de los derechos humanos de las mujeres”, comentó Ramírez.

En este mapeo digital se muestra la evolución de la violencia a la que han estado sometidas las mujeres periodistas, y se ofrece el panorama de las distintas manifestaciones de violencia: física, psicológica, patrimonial, digital, económica; así como las agresiones en contra de la libertad de expresión: bloqueo de información, despojo de material de trabajo, presión, intimidación, privación ilegal de la libertad, agresión física, amenazas de muerte, ataques con armas de fuego, agresión sexual, y que pueden llegar al feminicidio. 

Te sugerimos leer: El odio contra la prensa en redes sociales, síntoma de la polarización nacional: A19

Así, la cartografía de violencia contra las periodistas está construida con una metodología feminista: se analizan las relaciones del poder patriarcal con el trabajo de las mujeres en el periodismo, esto es, las agresiones de género por inmiscuirse en asuntos políticos, institucionales y empresariales, manejados por personajes masculinos; a partir de esta premisa se realizan las investigaciones. Se toman como elementos principales los factores misóginos en relación con los distintos atentados que han sufrido estas mujeres. Información cualitativa y cuantitativa de acceso libre.

En esta plataforma los casos se encuentran registrados por fecha, entidad y municipio, con el fin de saber exactamente en dónde y cuándo ocurrieron los hechos. 

De acuerdo con las cifras registradas por la CIMAC, de 2002 a 2013 fueron agredidas 184 mujeres periodistas; entre 2014 y 2015 los ataques fueron 147 (en tan solo un año); en 2019 se registraron 141 actos de violencia de género en contra de las periodistas; y en lo que va del actual sexenio se han registrado un total de 271 casos.

El 70% del total de los registros lo ocupan las agresiones contra reporteras que realizan investigaciones sobre corrupción, o casos de búsqueda de defensa por los derechos de las demás mujeres. 

Asimismo, se establece que el 46% de los hechos violentos han sucedido en espacios institucionales, el 30% en espacios comunitarios, el 3% en lo laboral y el 18% de las agresiones son digitales.

En este sentido, la plataforma se convierte en una herramienta útil para visibilizar la realidad de las mujeres periodistas en México; para valorar los avances o retrocesos en la jurisdicción de la ley de acceso a una vida libre de violencia y al derecho de libre expresión de las mujeres en el país. Se tiene una visión diferente a la que ofrece el estado. 

También puedes leer: Reformas a la ley de derecho de autor fomentan la desigualdad: activistas

La dinámica que resulta entre esta cartografía digital y los usuarios que acceden a ella representa, también, la expansión del reconocimiento a la labor periodística de las mujeres en México; informa que se encuentran desprotegidas ante el estado, y que no existen legislaciones efectivas que salvaguarden su integridad física y emocional.

Cabe aclarar que el nombre de las compañeras agredidas se mantiene en el anonimato, pues muchos de los casos documentados aún se encuentran impunes, y existe riesgo para ellas si se muestra su identidad.

La importancia de las mujeres en el periodismo

Foto: Marlene Martínez

En la presentación de la cartografía también se contó con la participación de Lydia Cacho, periodista mexicana, escritora, feminista, conferencista y activista por los derechos humanos.

Cacho también ha sido víctima de violencia por haber expuesto a varios personajes públicos en su investigación sobre la mafia de la pederastia en México, publicada en su libro Los demonios del Edén. Debido a las renuentes amenazas que ha recibido, actualmente se encuentra exiliada del país.

La periodista habló sobre la importancia de las mujeres dentro del periodismo; sobre la larga lucha por posicionarse en los medios de comunicación, así como de los aportes de perspectiva de género y de derechos humanos que se han suscitado en este ámbito (notas periodísticas y estudios con enfoque de género propuestos por mujeres), y en la insistencia por incorporar a la agenda mediática estas perspectivas basadas en la búsqueda del respeto. 

Estas nuevas miradas de perspectiva de género propiciadas por las mujeres periodistas son las que han ido transformado al periodismo latinoamericano. Un periodismo que se ejerce desde “un miedo paralizante en las y los periodistas. Sobre todo en quienes se dedican a analizar los hechos con perspectiva de género, de paz o de derechos humanos”. 

En este sentido, “una cartografía como [la de CIMAC] puede ayudarnos a comprender el costo real que tiene para una mujer periodista seguir haciendo lo que la sociedad le pide que haga, que es documentar la realidad”, dijo Lydia Cacho.

Asimismo, habló acerca de cómo la estructura patriarcal del sistema y del viejo periodismo busca el desprestigio y la denigración de los trabajos de investigación realizados por mujeres. 

Frente a este panorama, la periodista mencionó que la creación de la Red Nosotras tenemos otros datos (abierta para que cualquier ciudadana mexicana pueda formar parte de esta comunidad en línea), ha sido una respuesta a las declaraciones del gobierno federal, que se niega a despertar ante la realidad que aqueja a las mujeres en cuanto a los niveles de violencia al que estamos expuestas.

Esta Red tiene como principal objetivo asegurar la participación de las mujeres en la toma de decisiones dentro de las instancias gubernamentales y poder destinar presupuesto para la promoción de la igualdad sustantiva entre los géneros. También vigila a las autoridades públicas de nivel federal, estatal y municipal, para corroborar que los recursos se integren a una perspectiva de género, y que se utilicen de manera transparente y eficaz.

De igual manera, el relator de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Edison Lanza, quien también participó en este espacio, puntualizó que, en la estructura social y política, existe una desigualdad de poder muy fuerte, que desde hace mucho tiempo atrás ha confinado a la mujer a un espacio restringido y fuera del ámbito profesional. 

Así, comentó que dentro de un gobierno democrático se debe buscar siempre ampliar un mandato sobre el espacio cívico y no reducirlo, para no denegar la libre expresión como derecho humano fundamental.

Particularmente, en la conversación entre los participantes, se habló sobre el fallecimiento de Miroslava Breach, periodista mexicana, que investigaba hechos en torno a la violación de los derechos humanos, y quien fue asesinada en Chihuahua, el 23 de marzo del 2017.

También se mencionó el caso de la periodista veracruzana, María Elena Ferral, quien al dar a conocer su trabajo sobre la Sierra de Papantla recibió amenazas de muerte, y quien falleció la noche del lunes 30 de marzo de 2020, luego de que, por la tarde, un hombre le disparara. 

“No fueron casos aislados, tienen un hilo conductor común, investigaban al poder patriarcal de las regiones coludido con el crimen organizado”, expresó el relator de la CIDH. 

En este sentido, de acuerdo con Edison Lanza, para que la incidencia gubernamental actúe en la protección de las mujeres periodistas y sea efectiva, en primera instancia, se necesita reconocer la labor periodística de las mujeres desde los altos mandos (presidencia de la república), para que funcionen los avances de los mandos medios (legisladores, comisión de Derechos Humanos, organizaciones civiles).

“México necesita un sistema de protección con más recursos”, dijo el relator de CIDH. Es indispensable mantener los recursos para los periodistas, generar legislaciones que las protejan y respalden pues, de lo contrario, seguirán ocurriendo casos así. 

El papel de los y las periodistas debe ser el de la búsqueda de la verdad, sin miedo a desaparecer en el ejercicio de su labor. Así, según el funcionario, la protección a periodistas y, sobre todo, a mujeres periodistas, debe ser un tema prioritario en la agenda pública. Para que esto se haga realidad, el cambio debe ser multifactorial, es decir, debe involucrar a los actores desde la iniciativa pública y hasta la privada; con la responsabilidad del Estado para garantizar su seguridad.

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx