Para seguirnos construyendo
Por Espacio Ibero @
09 de julio, 2020
Comparte
Dra. Laura Angélica Bárcenas Pozos

En la Ibero Puebla, como en muchas instituciones de educación superior, se llevan a cabo evaluaciones de diferentes procesos para asegurar la calidad de los mismos y también para contar con información que nos permita tomar decisiones para la mejora. Y en este tenor, desde hace ya algunos semestres se diseñó un instrumento que permitiera evaluar el proceso de aprendizaje en los Posgrados, considerando la perspectiva del alumno y también del docente.

En el periodo de Primavera 2020, que comprendió de enero a mayo, la evaluación se llevó a cabo como se tenía previsto, a pesar del confinamiento por el COVID-19. La razón por la que pudimos aplicar el instrumento de evaluación, es porque los alumnos y docentes lo responden en línea, por muchas razones, pero las principales son: guardar la confidencialidad de los informantes, sistematizar la información más rápidamente para devolverla a los tomadores de decisiones y saber si hay aspectos que requieren ser atendido con urgencia.

También puedes leer: Con transición digital, estudiantes de la BUAP evidencian problemas históricos en las unidades académicas

Pero dada la circunstancia que nos llevó a terminar este periodo académico en condiciones que no habían sido previstas, la urgencia del análisis y de lo que había sucedido en los diferentes cursos de Posgrado, era más que evidente, así que dicho análisis de la información se llevó a cabo de manera inmediata y con agilidad particularmente sobre los temas que nos preocupaban como las herramientas tecnológicas, mejor conocidas como TIC (tecnologías de información y comunicación) que fueron usadas para favorecer el aprendizaje así como la percepción de los alumnos sobre su aprendizaje en los diferentes cursos, datos que presento a continuación, pero antes debo aclarar que hay comentarios muy positivos de la experiencia, otros muy negativos y otros que valoran el esfuerzo, pero que prefieren hacerlo de manera presencial. Y ya, sin más vamos a los comentarios:

  • Una primera línea de comentarios se refiere a que los profesores no tenían buena conectividad, entonces la comunicación no era fluida.
  • Otra línea de comentarios era sobre la didáctica de los profesores, que iban desde organizar la información en la plataforma utilizada, subir la información en tiempo y forma, aprovechar diversas herramientas de internet para el aprendizaje, hacer más interactivas las sesiones sincrónicas, dar más ejemplos, mejorar las instrucciones que se dan en la plataforma, usar los medios de comunicación institucionales, evaluar todas las actividades que se solicitan, entre otras.
  • La tercera línea se refiere a la sobrecarga de trabajo que representó el realizar el proceso de aprendizaje en línea, algunos alumnos se quejaban de que todos los profesores les solicitaron demasiado trabajo.
  • Un cuarto grupo de comentarios se refieren a la percepción de los alumnos que dicen que aprendieron, a pesar de todo, los que se muestran agradecidos con sus profesores por el esfuerzo realizado para alcanzar los objetivos de los cursos, los que señalan que los profesores buscaron diversos medios para aclarar dudas y dar asesorías, etc.
  • Pero en el quinto grupo están los estudiantes que señalan que los cursos no están diseñados para ser impartidos en línea, que no hubo aprendizaje, o bien que este no fue suficiente, que sienten que fue tiempo no aprovechado y que prefieren los procesos de aprendizaje en la presencialidad.

Podría decir que a mí me llamó la atención que el cambio fue brusco, que muchos de los comentarios guardan mucho de razón, como el que refiere que no estábamos preparados, que los cursos no están diseñados para impartirse en línea, que a los docentes nos faltó experiencia para impartir los cursos en esta modalidad, sin embargo y a pesar de toda la contingencia que todos enfrentamos, muchos comentarios de los estudiantes agradecen a los profesores el esfuerzo, la entrega, el compromiso y lo rápido que aprendieron el uso de TIC que los llevó a aprender y a cumplir la meta.

Por supuesto que la Ibero Puebla ha tomado nota, los tomadores de decisiones hicieron cambios notables y esenciales para el periodo Verano 2020 y están implementando ya ajustes necesarios para el periodo Otoño 2020. Estamos reestructurando sobre la marcha, porque esto nos tomó desprevenidos, no se ha acabado y seguramente en los siguientes meses aprenderemos la nueva normalidad y estaremos más dispuestos y menos resistentes para enfrentar los procesos de enseñanza y aprendizaje en su modalidad híbrida, seguros de que esto nos hará más fuertes, para seguirnos construyendo. 

La autora es profesora de la Universidad Iberoamericana Puebla. Sus comentarios son bienvenidos.

*Foto de portada: PickPik

Comparte
Espacio Ibero