Descarbonización puede crear 15 millones de nuevos empleos
La generación de electricidad con energía solar y eólica, y la actividad agrícola vegetal, compensarán con nuevos empleos los que se perderán en América Latina y el Caribe con la gradual sustitución de combustibles fósiles y el menor consumo de alimentos de origen animal
Por IPS Noticias @
30 de julio, 2020
Comparte

La transición a una economía de cero emisiones de carbono podría crear en América Latina y el Caribe 15 millones de nuevos empleos netos para 2030, según un estudio presentado este miércoles 29 por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Ese proceso puede destruir 7,5 millones de empleos, al dejar de producir electricidad a partir de combustibles fósiles y mermar la de alimentos de origen animal, pero se compensaría con la generación de 22,5 millones de empleos en energías renovables, producción de alimentos vegetales y otros sectores, según el estudio.

La descarbonización “es una meta necesaria, posible y beneficiosa. Necesitamos llegar a cero emisiones netas de carbono. No es fácil bajo las actuales circunstancias, pero muchos países están avanzando”, dijo Graham Watkins, especialista en la División de Cambio Climático del BID.

También puedes leer: Lo que debes saber sobre el veganismo

A raíz de la pandemia COVID-19 “la región puede llegar este año a 40 millones de desempleados. Por eso apostamos a reconstruir con una economía más sostenible, una transición equitativa”, expuso el director regional de la OIT, Vinícius Pinheiro.

“O ganamos en los dos lados, cambio climático y empleo, o perdemos en ambos”, resumió Pinheiro.

Un primer aspecto destacado por Watkins es que dos tercios de las emisiones de carbono de la región se originan en el empleo de combustibles fósiles y se necesita su reemplazo por fuentes libres de carbono, de energías renovables, las cuales “ya son más baratas”, según expresó, desde la regional de la OIT en Lima.

Pero también se requieren “cambios en las dietas, consumir más alimentos de origen vegetal, que son más baratos y saludables, y menos de origen animal, para detener la presión sobre los bosques (y su reemplazo por pastizales) con menos deforestación y una fuerte reforestación”, dijo Watkins.

Según el análisis de BID-OIT, en la transición hacia ese objetivo existe potencial de crear 15 millones de empleos netos para 2030 en la agricultura sostenible, la silvicultura, la energía solar y eólica, la manufactura y la construcción.

De acuerdo con sus cálculos, “la transición supone una pérdida de 60 000 empleos en las centrales eléctricas de combustibles fósiles y una ganancia de 100 000 puestos de trabajo en el sector de energías renovables”.

Continuar leyendo en IPS Noticias

*Foto de portada: Acciona

Comparte
IPS Noticias