César Duarte, de gobernador a vendedor de autos usados
Prófugo de la justicia, el exgobernador de Chihuahua se reactivó en la compra de autos usados, actividad a la que se dedicó antes de sus actividades políticas
Por La Verdad de Juárez @
10 de julio, 2020
Comparte
Gabriela Minjáres

El exgobernador César Duarte Jáquez se reactivó en el negocio de la compraventa de autos usados desde hace más de dos años en la ciudad de El Paso, Texas, donde se le vio en locales similares al lugar donde fue detenido el miércoles pasado en Miami, Florida.

A pesar de contar con varias órdenes de aprehensión y ser buscado por la Interpol desde marzo de 2017, el ex mandatario estatal fue visto desde principios del 2018 en una empresa dedicada al transporte de vehículos que se localiza en la calle Pellicano, en el este de El Paso.

De acuerdo con testimonios de comerciantes de este giro en la región fronteriza, César Duarte acudía con bajo perfil, casi de incógnito, a una “yarda” –lugar donde alojan los vehículos que trasladan de otras ciudades–, para contratar el servicio de transporte y hasta recoger los automóviles que compraba en ciudades como Dallas, Texas.

También puedes leer: César Duarte, exgobernador de Chihuahua, es detenido en Florida, será extraditado

“Las veces que lo vi andaba vestido con pantalón de mezclilla, camisa, zapatos casuales tipo tenis y gorra, como que no quería que lo reconociéramos, pero pues todos sabíamos quién era, decíamos: ¡mira, el gobernador… aquí anda comprando carros con el dinero del pueblo!”, menciona un comerciante que pidió el anonimato.

Sin embargo, aseguran que Duarte no era cualquier comerciante, destacaba por su poder adquisitivo, porque le alcanzaba para comprar lotes de cinco a seis vehículos de alto costo porque eran de modelos recientes, se encontraban en las mejores condiciones físicas y algunos eran de lujo; además porque pagaba para que se los transportaran a El Paso.

Por ejemplo, recuerdan que en una ocasión, por marzo de 2018, compró en Dallas una camioneta de lujo marca Acadia 2012, un Nissan Altima 2012 o 2013, una Silverado 2010 y un Chevy Malibú 2011, lote por el que pagó unos 20 mil dólares y por el que además cubrió el traslado que costó unos mil 200 dólares más.

“En un viaje se gastaba hasta los 25 mil dólares”, refieren, casi medio millón de pesos de acuerdo con el tipo de cambio que en esa fecha oscilaba en los 18 pesos el dólar.

Un extrabajador de la “yarda” cuenta que Duarte adquiría los carros en empresas que subastan vehículos vía internet, lo hacía a través de prestanombres, que eran sus amigos y familiares, quienes estaban registrados en dichos negocios y le daban sus claves de acceso para hacer las compras.

Continuar leyendo en La Verdad Juárez

*Foto de portada: La Verdad Juárez

Comparte
La Verdad de Juárez