Un cambio en la metodología del semáforo permitió a 16 estados reabrir
El cambio de color en el semáforo para las entidades ocurrió a la par de la modificación de la metodología –a propuesta de la Secretaría de Salud y aprobada por los estados– aunque la propagación siga aumentando.
Por Animal Politico @
25 de junio, 2020
Comparte
Nayeli Roldán

El 5 de junio todo el país estaba en rojo en el semáforo epidemiológico de COVID-19 debido al “riesgo máximo”. Una semana después, el 11 de junio, 16 entidades pasaron a semáforo naranja, aunque 11 de ellas mantenían la misma tendencia en los casos positivos o incluso iban a la alza.

Esto fue resultado del cambio en la metodología de evaluación del semáforo que puso como principal criterio el porcentaje de ocupación de camas de hospital, por encima del número de contagios.

Pasar a semáforo naranja permitió a los estados reabrir más actividades, atendiendo la demanda de reactivar su economía, y aunque el cambio no se deba necesariamente a una disminución en la tendencia de contagios, lo más importante es que los servicios hospitalarios tengan capacidad de atención, coincidieron funcionarios de los gobiernos de Tabasco, Morelos, Jalisco y Estado de México consultados por Animal Político.

También puedes leer: 8 puntos sobre el semáforo de riesgo epidemiológico y la reapertura de actividades económicas

Los cuatro elementos evaluados en el semáforo son: el porcentaje de ocupación de camas en terapia intensiva, porcentaje de casos positivos de coronavirus; tendencia de camas ocupadas y tendencia de casos positivos, es decir, el comportamiento esperado con base en los números actuales, y que es calculado por el Conacyt.

Dichas tendencias son calificadas por color: del rojo que significa incremento, al verde que es “descenso franco”.

Desde el 11 de junio, el gobierno Federal decidió que 50% del valor para la evaluación sería el número de camas ocupadas y con los otros tres criterios determinarían “los puntos para semáforo ponderado” que definen el color de la alerta.

Quienes obtuvieran entre 2.6 y 4.0 de calificación estarían en rojo, con nivel de riesgo máximo; entre 1.6 y 2.5 puntos en naranja, con riesgo alto; con 1.1 y 1.5 en amarillo, con riesgo medio y con 1.0 en verde, con riesgo bajo. Esto definiría la reapertura de actividades.

De acuerdo al análisis de los semáforos presentados en las últimas tres semanas, sólo Yucatán ha bajado el porcentaje de ocupación de camas y de positividad del virus, además de tener la tendencia hospitalaria y de casos positivos en naranja. Igual que Tamaulipas tiene 1.9 de calificación, y son las únicas entidades con el puntaje más bajo.

Mientras Quintana Roo y Chihuahua son las que mantienen tendencias en naranja y amarillo, es decir, en “estabilidad” y “descenso”, con calificaciones de 2.4 y 2.7, respectivamente, por ello están en semáforo naranja.

Sin embargo, seis estados también ubicados en naranja a partir del 11 de junio (Aguascalientes, Coahuila, Guanajuato, Jalisco, Nuevo León y Zacatecas) mantienen a la alza una de las tendencias entre una semana y otra, y han aumentado la ocupación hospitalaria o el número de casos positivos.

Mientras que otras cinco (Baja California Sur, Campeche, Durango, Michoacán y San Luis Potosí) han aumentado en uno o dos de los cuatro indicadores, y aún así están en naranja.

Excepto Estado de México y Ciudad de México que han mantenido ocupación hospitalaria por encima del 65%, el resto de los estados han estado por debajo de esa cifra aun cuando todos estaban en semáforo rojo el 29 de mayo, pues sus casos positivos estaban en aumento.

Los estados

El cambio de color en el semáforo para las entidades ocurrió a la par de la modificación de la metodología –a propuesta de la Secretaría de Salud y aprobada por los estados– aunque la propagación siga aumentando, según se observa en las cifras oficiales. De hecho, este martes se registraron 6 mil 288 casos nuevos de coronavirus a nivel nacional, la máxima cifra desde que inició la pandemia.

Jalisco es un ejemplo. En el semáforo nacional pasó de 14% de ocupación hospitalaria el 5 de junio, a 22% el 11 de junio y a 20% el 19 de junio. En esta fecha también tenía 37% de positividad y con tendencias en aumento. Aún así se encuentra en semáforo naranja.

Además de esa medición, Jalisco tiene un semáforo estatal en el que los casos activos aplicando el doble de pruebas que las registradas en la estadística nacional, la movilidad y la tasa de mortalidad, y sólo la positividad está en rojo, explica Anna Bárbara Casillas, coordinadora general de Estrategia de Desarrollo Social de Jalisco.

Por eso es que consideran que ponderar la ocupación hospitalaria es “adecuado”, porque “es la variable con la que los gobiernos incidimos más”, porque la epidemia se comporta del aislamiento, pero “la capacidad hospitalaria está determinada por la capacidad de respuesta del gobierno del estado”.

Continuar leyendo en Animal Político

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Animal Politico