Textiles de Chenalhó; representación de un sueño, cultura y tradición
Por Chiapas Paralelo @
02 de junio, 2020
Comparte
Yessica Morales

María Pérez Arias, es una artesana de textiles de 25 años, originaria de la comunidad de Tzajalchen, municipio de Chenalhó, es integrante de la cooperativa indígena Jvaychil, conformada por 49 mujeres tsotsiles de 3 comunidades Tzajalchen, Acteal y Unión Yaxgemel.

La cooperativa lleva el nombre de Jvaychil que significa soñar o sueño, Pérez Arias menciona que cuando ellas están trabajando, imaginan y sueñan como van a diseñar una blusa, la combinación de los colores y tipo de bordados que esta llevara.

“Cuando lo platicamos con nuestras compañeras, hicimos una asamblea, entonces las mujeres siempre piensan, ese primero, que combinación va a poner ese hilo, con qué color combina y ya está imaginando que bordado le va a poner, entonces como que soñar es primero, entonces le ponemos Jvaychil”, expresó.

Pérez Arias cuenta que, la cooperativa surgió al ver que podían promover y vender sus tejidos y bordados fuera de la región, ya que los hilos y la tela que manejan solo es usado ahí en el municipio, imaginaron diseñar otras cosas, así que comenzaron a comprar telas en San Cristóbal de las Casas, ahí nació la idea de que podían elaborar otros trabajo, además de que les atribuye de manera económica, porque no tienen un trabajo fijo donde puedan ganar dinero, es una forma de apoyar a los hombres del hogar.

También puedes leer: Birth Wars, parteras en México: una labor subestimada y necesitada en comunidades indígenas

Foto: cortesía de Jvaychil

La artesana menciona que ella aprendió desde muy pequeña, cuando tenia 12 años, terminando la primaria, ya que en la comunidad solo hay ese nivel escolar, empezó viendo a su mamá quien sabe tejer y bordar y le gustó mucho el trabajo que realizaba, además de que ella era quien le hacia la ropa.

Añade que esta labora la realiza desde los 12 años cuando empezó a hacer su propia ropa, a los 15 años veía a sus compañeras de la comunidad, comparte que además durante la temporada en que estaban los desplazados, tuvieron que buscar un trabajo para conseguir dinero, ya que ellos no se encontraban en sus tierras, este evento fue otro motivo para que empezaran a realizar el arte textil, aprendieron a comprar tela, hilos de algodón y cómo trabajar.

Además, la artesana menciona que la cooperativa realiza textiles y accesorios como blusas, chalés, chalinas, bufandas, bolsas, caminos de mesa, pulseras, aretes, monederos, diademas, entre otras variedades. Agregaron a la venta, café y miel, resultado del trabajo que hacen sus esposos en la tierra.

“Ya de nuestra cooperativa, ya sacamos café y miel, porque también nuestros esposos tienen sus cafeces y su miel, entonces también trabajamos en eso” añadió.

Pérez Arias dijo que lo materiales que usan para elaborar los productos es a base de algodón, la manufactura que utilizan es el telar de cintura y telar de pedal, este último lo manejan sus compañeras de Yaxgemel, algunas más realizan los bordados y las más jóvenes hacen el corte de las blusas.

Continuar leyendo en Chiapas Paralelo

*Foto de portada: cortesía de Jvaychil

Comparte
Chiapas Paralelo