San Mateo del Mar: “nos quieren matar y ponerle precio a la tierra
El día del ataque, los disparos habrían comenzado en la agencia, que fue tomada por hombres armados desde el 3 de mayo.
Por Pie de Página @
25 de junio, 2020
Comparte
Daniela Rea

Los habitantes de San Mateo del Mar amanecen, después de la masacre de 15 habitantes, con un sentimiento de tristeza y de temor. Y con un reclamo a la autoridad: nos dejaron solos.

Una de las habitantes de esta comunidad, que ha sido parte de la defensa del territorio pero pide omitir su nombre por temor, dice: “Durante más de un mes buscamos el diálogo, pedimos ayuda para intervenir y resolver, pero el gobierno no escuchó, no resolvió nada”.

Un mes después del asesinato de Filemón Villalobos sucedido el 3 de mayo, dice la mujer, llegó la Fiscalía para investigar. Y el día del ataque, agrega, “estaba guardia nacional para garantizar la seguridad y no intervino, se fue”.

También puedes leer: Masacre en San Mateo del Mar: 15 Ikoots fueron lapidados, macheteados e incinerados

“Yo pienso que está de por medio el corredor interoceánico y los eólicos. Le conviene este tipo de problemas en las comunidades indígenas, fracturan a las comunidades porque quieren instalar sus cosas. Y es que históricamente la población ikoots se ha opuesto al proyecto eólico”, agrega.

“Fíjate en el mapa donde estamos ubicados”, dice la mujer en llamada telefónica. “En el mapa aparece un franja, la barra de Santa Teresa, en el lugar quieren poner 133 aerogeneradores, pero aquí la gente vive de la pesca. Nos quieren matar y ponerle precio a la tierra, el agua. Para nosotros es sagrado, para ellos es dinero”, dice.

San Mateo del Mar es una comunidad instalada en la costa del Pacífico oaxaqueño. Al oeste tiene a Salina Cruz, su puerto y refinería; al este, Santa María del Mar, con quien tiene conflicto. Hacia el norte y al sur colinda con el mar. Sus veloces vientos son un atractivo para las empresas eólicas.

En este municipio, según Coneval, 9 de cada 10 personas viven en pobreza, según Coneval.

Una propuesta que fracturó el territorio

Entre 2006 y 2007 empresas eólicas propusieron instalar 102 aerogenradores en la barra de Santa Teresa, según relata el periodista Julio González en este podcast de Así como suena.

Los Ikoots dijeron que no. Pero la propuesta modificó la relación cordial que había entre los vecinos.

En total las empresas eólicas han invertido 6 mil 632 millones de dólares en Oaxaca. Para mitigar el impacto, se comprometieron a  monitorear el daño; en el territorio los pescadores dicen que el zumbido de ventiladores y el ruido ahuyenta a los peces.

Luego de las eólicas a San Mateo del Mar llegaron los sismos de 2017 y 2018. Cientos de casas afectadas que precarizaron la vida en la región.

Y posteriormente, Andrés Manuel López Obrador anunció el “Proyecto de Desarrollo del Istmo” en abril del 2019, que incluía la construcción de un tren transístmico. La propuesta de ese tren alertó a las comunidades. En defensa del territorio y habitantes de San Mateo del Mar y otras comunidades, han rechazado el proyecto.

El martes 23 de junio, durante la conferencia mañanera, López Obrador fue cuestionado respecto a la masacre y respondió: “Es una confrontación por el gobierno municipal, por un lado son pobladores de la cabecera municipal y pobladores de comunidades, suele pasar que en los Ayuntamientos cuando hay elecciones y queda de presidente municipal alguien de la cabecera municipal, hay el malestar de las comunidades porque se sostiene que lo que llega de apoyo en obras o presupuesto sólo se aplica en la cabecera y no se distribuye en las agencias”, refirió.

Continuar leyendo en Pie de Página

*Foto de portada: Especial | Pie de Página

Comparte
Pie de Página