Presionan a trabajadores para que “donen” parte de su salario; gobiernos rechazan señalamientos
Los trabajadores de dos ayuntamientos y del Gobierno del estado manifestaron que han sido presionados para donar parte de su salario con el objeto de atender la pandemia.
Por Marcos Nucamendi @MakoNucamendi
21 de junio, 2020
Comparte

“Me llaman [al celular] y me dicen que la cuota mínima es de 500 pesos. Te soy sincero, dije que sí por temor a represalias, a perder el trabajo; así que de manera pública no mostré mi desacuerdo”, asegura una de las personas que fue presionada para “donar voluntariamente” desde la Secretaría del Trabajo del Gobierno de Puebla.

A través de deducciones directas, depósitos bancarios, pases de lista o entregas en especie, tres trabajadores de dos ayuntamientos y uno del estado de Puebla denunciaron que fueron presionados por sus jefes inmediatos para hacer una donación voluntaria –parte de sus ingresos– desde 500 pesos en efectivo hasta 20 por ciento de su salario neto mensual.

Le dijeron en un inicio que la cooperación sería voluntaria, pero cuando llegó a la oficina se dio cuenta de que existía una lista con nombres y cantidades: 500, mil y dos mil pesos, dependiendo de la posición dentro de la jerarquía administrativa.

“Monetariamente no es mucho, pero ese no es el punto”, asegura, pues lo que más le genera indignación es la forma en que se conduce una dependencia del gobierno estatal, sin transparencia ni rendición de cuentas.

También puedes leer: 785 mil personas pasarán a situación de pobreza en Puebla por pandemia: CEES

Quien llamó al teléfono le insistió en más de una ocasión que como trabajadores de la administración pública, a diferencia de otros que han perdido su empleo, gozan de un gran privilegio. “No dije nada, pero se están aprovechando nuevamente de las circunstancias, ahora de la pandemia”.

Ante el riesgo de que existan represalias en su contra, se omiten los nombres de las personas que compartieron su testimonio con LADO B.

Sobre los señalamientos, tanto el gobierno de la capital poblana como el del estado aseguraron que no hubo instrucciones para que las donaciones fueran obligatorias, aunque reconocieron que sí hay o hubo iniciativas en las dos administraciones para conjuntar los donativos.

Secretaría de Trabajo. / Foto: Google Maps

***

“Nunca nos llegó ningún oficio, ni memo, ni nada. Sólo nos dijeron que teníamos que donar como trabajadores el diez por ciento de nuestro salario, que iba a ser en apoyo al COVID, para las acciones de respuesta del Ayuntamiento”.

Su salario, explica una persona que trabaja para el Ayuntamiento de Puebla, se les entregaría de forma íntegra, pero en cuanto lo recibieran tenían que depositar un monto específico, indicado a través de un mensaje de texto, a un número de cuenta.

Cuando le llegó ese mensaje, recuerda, el monto no representaba el diez sino el veinte por ciento de su salario: unos mil 800 pesos, a depositar el pasado 15 de junio, y una cantidad similar que debe ser igualmente dispuesta el próximo 15 de mes.  

“No se nos preguntó, era ya una indicación; se dio como si ya fuera la orden”, cuenta. Al igual que en el caso anterior, ninguno de sus compañeros emitió una queja de manera oficial, a pesar de que tuvieran otros gastos más importantes que solventar en estos momentos de contingencia sanitaria.

“Me sacó de cuadro [la indicación], estoy destinando gran parte de mi salario a cubrir gastos familiares. Es complicado, no es algo que estuviera previsto”, confiesa, asegurando que, sobre todo, le causa conflicto que en medio de una reasignación presupuestaria tan grande para atender la pandemia y de un histórico subejercicio en 2019, se haya improvisado ahora una especie de campaña de donaciones “voluntarias”.

Otro trabajador del Ayuntamiento, pero del DIF municipal, compartió con LADO B un mensaje similar al referido anteriormente; en su caso, le pidieron diez por ciento de su salario mensual, igualmente en dos exhibiciones.

Los dos mensajes de texto recibidos fueron compartidos a esta casa editorial pero, por temor a represalias, no se reproducen de forma íntegra; en ellos se especifica la justificación de las aportaciones, el monto salarial del que deben disponer, así como las fechas y métodos de pago.

***

El Ayuntamiento de San Martín Texmelucan, a decir de este último testimonio, fue más allá de los mensajes de texto, las llamadas telefónicas y las fotos como comprobantes de pago: a esta persona y a sus compañeros se les dijo que a menos que quisieran correr el riesgo de perder su trabajo, debían firmar una carta en la que se especifica que voluntariamente donan el 7.5 por ciento de su percepción mensual neta de los meses de junio y julio del presente año, para atender la emergencia sanitaria derivada de la pandemia por COVID-19.

Tampoco se pudo negar:

“Es más la frustración, el considerar que es un gobierno de Morena, que el Gobierno federal está dando pauta para que no pase esto y aquí el Ayuntamiento le dice a sus trabajadores que ‘se pongan la camiseta’, que deberían agradecer que tienen un sueldo completo”.

Te sugerimos leer: Crisis económica por COVID-19 agudizará inseguridad alimentaria

Y no han sido las únicas irregularidades que se han presentado, afirman los testigos, pues han recibido llamados desde el Gobierno del estado para armar despensas en el Centro Expositor, como documentó LADO B hace unas semanas, e indicaciones desde el Ayuntamiento de Puebla para otras “donaciones voluntarias” de 700 pesos a la Cruz Roja, o para la compra de dos despensas completas (un kilo de arroz, frijol, gelatinas, jabón, papel higiénico y pasta para sopa) –con valor de 350 pesos cada una–, desde el Ayuntamiento de San Martín Texmelucan.

Ayuntamiento de San Martín. / Foto: Google Maps

Descuentos disfrazados de donaciones

Para Miguel Antonio Candia Delgadillo, profesor de la Escuela Libre de Derecho (ELD), todas las prácticas anteriormente descritas son ilegales, contrario a lo dispuesto en la propia Constitución, que en su artículo 123, apartado B, fracción VI, garantiza el derecho de los trabajadores a un salario íntegro, es decir, a que no se les haga de forma arbitraria ningún tipo de retención, descuento, deducción o embargo del mismo.

“Que lo quieran disfrazar de donativo es totalmente ajeno al espíritu de la ley, de la protección que tiene el salario de los trabajadores y del andamiaje institucional que se ha creado para que no se puedan realizar este tipo de prácticas: por un lado le digo a la sociedad que estás ganando cien pesos, pero por otro te obligo a que me devuelvas treinta”.

La situación que relatan los trabajadores y las trabajadoras de los ayuntamientos y del estado, explica, no se diferencia en mucho de lo que sucedía en tiempos cuando las personas no podían disponer libremente de su salario; cuando se les obligaba incluso a comprar en alguna tienda, propiedad del mismo patrón.

Aunque tardada y sin garantías de imparcialidad, al tratarse de una instancia del Gobierno del estado, Candia Delgadillo explica que la mejor opción es presentar una demanda ante el Tribunal de Arbitraje. Si la resolución se emite en contra el trabajador, este ya podrá interponer un juicio de amparo ante las autoridades federales, que deberán resolver a su favor por tratarse de una violación constitucional.

Aportaciones voluntarias, dicen autoridades

Cuestionadas sobre los casos expuestos, autoridades del Ayuntamiento de Puebla y del Gobierno del estado aseguraron a LADO B que no existe una instrucción oficial para que los trabajadores y las trabajadoras donen una parte de su salario. Al cierre de esta edición, el Ayuntamiento de San Martín Texmelucan no ha ofrecido una respuesta sobre la situación denunciada.

Leobardo Rodríguez Juárez, secretario de Administración del Ayuntamiento de Puebla, confirmó que existe una invitación para donar de forma voluntaria a una cuenta bancaria del DIF Municipal desde hace algunos meses y que continúa abierta; el monto final recaudado y su destino, dijo, serán “fiscalizados y transparentados en su momento”.

Si llegaste hasta aquí, te recomendamos: Barbosa minimiza la situación desapariciones en el estado y revictimiza a mujeres: activistas

Sobre los casos documentados, lamentó que los trabajadores y las trabajadoras hayan sentido presión para realizar los donativos, e insistió en que se trata de una mera invitación que incluso está abierta al público en general; sostuvo que a la fecha no tienen registradas bajas laborales y que quienes se hayan negado o se nieguen a donar, pueden estar tranquilos de que no habrá ninguna sanción o represalia en su contra. 

No descartó que la inercia de administraciones anteriores sea la causante de que algunos de los cinco mil 600 trabajadores de la administración pública centralizada sigan replicando este tipo de prácticas, bajando un mensaje de donación altruista en forma de instrucción oficial a sus colaboradores y colaboradoras. Se comprometió a reforzar el mensaje e instó a que se presenten las quejas correspondientes ante la Contraloría Municipal. 

El Gobierno del estado, por su parte, sostiene que no han iniciado de manera oficial una campaña de donaciones voluntarias y que no han recibido reportes ni quejas al respecto; a decir de una fuente de la Secretaría del Trabajo, se trataría más bien de una iniciativa de los propios trabajadores que, al momento de hacerse extensa, se interpretó como una obligación, motivo por el cual decidieron no repetirla.

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.

*Foto de portada: Twitter (@SMDIFPue)

Comparte
Marcos Nucamendi