Por COVID, los recursos para atender violencia de género son inciertos
Por Cimac Noticias @
31 de mayo, 2020
Comparte
Angélica Jocelyn Soto Espinosa

La Secretaría de Gobernación sigue sin aclarar si el dinero destinado en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) para 2020 para la atención de la violencia contra las mujeres está asegurado durante las medidas de austeridad por el COVID-19; por el contrario, generó más incertidumbre al afirmar que México busca fondos internacionales para atender esta problemática.

Así lo dieron a conocer en conferencia de prensa virtual este 26 de mayo de 2020, las organizaciones Equis Justicia para las Mujeres, la Red Nacional de Refugios A.C (RNR) y Amnistía Internacional, quienes se reunieron el pasado 22 de mayo con autoridades federales para conocer si las medidas de austeridad por el nuevo virus afectarían o no el presupuesto previsto para la atención de víctimas de violencia de género.

Las organizaciones civiles fueron recibidas por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero; la titular de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (CONAVIM), Candelaria Ochoa; la presidenta del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), Mónica Maccise Duayhe, entre otras funcionarias.

También puedes leer: Casas de mujeres indígenas en Puebla pelean por fondos para atender violencia

Si bien hay un presupuesto que se aprueba cada año en el Anexo 13 para garantizar la igualdad entre hombres y mujeres en todos el gasto público, el pasado 23 de abril, el Presidente de México presentó un decreto de austeridad en el que establece que “se posponen las acciones y el gasto del gobierno, con excepción de los siguientes programas prioritarios (…)”. En su lista de programas prioritarios, que incluye entre otros el Tren Maya, la Refinería Dos Bocas y los programas sociales insignia de esta administración, no se especifica ninguno específico para la atención de la violencia contra las mujeres.

Por COVID, los recursos para atender violencia de género son inciertos

Foto: Kat Jayne | Pexels

Luego de este decreto, varias feministas (entre legisladoras y organizaciones civiles) expresaron el riesgo de que los recursos para la atención de las mujeres estuviera en riesgo, por ello el pasado 6 de mayo las organizaciones hicieron llegar al Presidente de México y a la Segob estas preguntas puntuales:

1) detallar qué programas presupuestarios están incluidos en el punto 38 del inciso V, del decreto emitido el 23 de abril 2020. Particularmente saber si se incluyen programas orientados a la prevención y atención de las violencias contra las mujeres; si cuentan con el presupuesto necesario para seguir su operación durante la contingencia sanitaria, y aún después de ésta, dado que el decreto está vigente hasta el 31 de diciembre de 2020. En caso de que no sea así, informar cuáles son las previsiones de recursos extraordinarios para garantizar el acceso de las mujeres a una vida libre de violencia durante esta pandemia.

2) Claridad y transparencia sobre el monto y los mecanismos a través de los cuales se van a ejercer los recursos destinados a atender las violencias contra las mujeres durante y después de la contingencia sanitaria.

Tal vez te interese leer: Contingencia sanitaria recrudece discriminación al colectivo LGBTTTI: violencia en los hogares y transfobia, las formas más comunes

De acuerdo con las organizaciones, tras la reunión con las autoridades aún prevalecen las dudas, ya que las funcionarias les reportaron solo cifras desagregadas por sexo y el presupuesto destinado para los nuevos programas sociales de esta administración, como Jóvenes Construyendo el Futuro o Sembrando Vida, entre los que no se incluye ninguno que tenga como objetivo disminuir las brechas de desigualdad entre mujeres y hombres, o erradicar la violencia contra las mujeres.

En concreto, de acuerdo con las organizaciones, la secretaría de Gobernación, cuya función es coordinar todas las instancias encargadas de la erradicación de la violencia contra las mujeres, dijo que el Anexo 13 del PEF (para la igualdad entre mujeres y hombres) está garantizado en un 90 por ciento; sin embargo, no especificó a cuáles programas correspondía este porcentaje, lo que es importante porque el Anexo 13 incluye tanto gastos legislativos como operaciones gubernamentales que no tienen que ver necesariamente con la violencia contra las mujeres. El presupuesto destinado a garantizar los derechos sexuales y reproductivos, así como erradicar la violencia contra las mujeres representan sólo 2 por ciento de ese apartado presupuestal.

Continuar leyendo en CIMAC Noticias

*Foto de portada: Hazel Zamora Mendieta | CIMAC Noticias

Comparte
Cimac Noticias