Los Exóticos: la diversidad sobre el ring
Con este documental, Michael Ramos busca visibilizar y reconocer a los luchadores exóticos, además de contar las historias detrás de esos personajes
Por Julio Sandoval @jota_sand
14 de mayo, 2020
Comparte

La lucha libre mexicana es diversa por naturaleza. Sus multiplicidades se pueden observar en los personajes, las arenas y la afición. En la segunda mitad del siglo XX, este deporte-espectáculo se hizo aún más diverso: aparecieron los luchadores exóticos.

En la página web que presenta el documental titulado Los Exóticos: Luchadores completos, pero con diversidad arriba del cuadrilátero, se define: 

“Lo exótico se refiere a lo extraño, lo misterioso, lo raro, lo poco común. En particular en la lucha libre el estilo exótico se refiere a atletas refinados en su vestimenta, bien peinados, con un caminar muy particular, fino y en ocasiones afeminado”.

Este documental mexicano, dirigido por Michael Ramos, sigue a varios luchadores exóticos que cuentan sus experiencias arriba y abajo del ring. Desde luchadores que por su orientación sexual han tenido problemas desde el inicio de sus carreras, hasta luchadores que sólo utilizan el personaje, pero que con el mismo se han enfrentado a la discriminación del público y han aprendido a respetar al colectivo LGBTTTI.

En un principio los luchadores exóticos, se cuenta en el documental, únicamente eran luchadores que hacían alarde de su belleza y su elegancia; algunos salían de los vestidores perfumados y con capas o batas adornadas con flores, y otros no paraban de acomodar su cabello arriba del ring. Algo inusual para la época, que relacionaba la lucha con el sudor, lo agresivo y lo grotesco.

Por ejemplo, Gardenia Davis, pionero en este estilo de lucha en los años 40, subía al ring acompañado de un valet que lo peinaba y perfumaba antes de iniciar el combate. Además, durante su entrada solía regalar gardenias a la mujeres, de ahí que su nombre original, Sterling Davis, pasara a segundo plano.

En décadas posteriores, a estos performances se añadieron gestos y movimientos comúnmente asociados al género femenino. 

Este singular estilo de lucha se consolidó en los años 80, y en las décadas siguientes se convirtió en un espacio para que los luchadores expresaran sin tabúes su diversidad sexual arriba del ring. 

Los luchadores exóticos bailan, expresan su miedo a través de gritos agudos, hacen movimientos “afeminados”, huyen de sus rivales e incluso los besan. Con su estilo, además, retan a aficionados homófobos que se encuentran entre el público. Pero aún con esto, esos aficionados no dudan en aplaudir su actuación arriba del ring.

 También puedes leer: Los sabores de la diversidad

“Fue un intento por hacer visible el trabajo de estos personajes que me parecen fascinantes e importantes dentro de la lucha libre mexicana. A pesar de que los tiempos han cambiado sigue sin reconocerse su labor al 100 por ciento”, expresa el director del documental, Michael Ramos-Araizaga, en entrevista para LADO B. 

Michael cuenta que la idea de hacer este  documental surgió mientras grababa otro acerca de la vida del luchador Cassandro. Durante el proceso conoció a varios luchadores exóticos, y las anécdotas y experiencias que le contaron lo cautivaron, por lo que decidió hacer un trabajo sobre sus puntos de vista y la historia de este tipo de gladiadores dentro de las arenas.

Enfrentarse a los estereotipos 

Imagen tomada de losexoticos.x10.mx

Algunos luchadores exóticos consolidados como el Bello Greco, explican en el documental que se ha perdido la esencia luchistica de estos personajes. Hablan de que ahora algunos exóticos ya no luchan y se dedican sólo a divertir a la gente.

En contraste, Ruddy Reyna cuenta que a veces dejaba de hacer sus movimientos característicos y luchaba como un luchador regular, pero entonces la gente le comienza a exigir que “ya luchara”, o mejor dicho, que regresara a su extravagante estilo, que lo hacía correr y gritar, dando vueltas en el ring, simplemente para huir de su rival.

Pimpinela Escarlata, uno de los luchadores exóticos más reconocidos de la actualidad, señala que aunque en el ring también se tiene que responder con calidad, al final también se le tiene que dar gusto al público que a veces piden ese tipo de extravagancias, como dar un beso al rival.

En ese sentido, Michael explica que a veces a estos personajes no les queda otra opción, ya que las empresas, los promotores y hasta el público los obligan a exagerar sus movimientos arriba del ring o en otros lugares como un foro de televisión. 

El director cuenta que durante la filmación le pareció espantoso ver que mientras platicaba y conocía a los luchadores de una manera más íntima y cordial, en algunos programas de televisión los denigraran. 

“A veces no les queda de otra, juegan ese papel para reforzar el estereotipo, al tiempo que están luchando por destruirlo. Es una cosa medio extraña que pasa en términos generales en la lucha; existen los buenos y los malos, los técnicos y los rudos, y de un tiempo para acá, los rudos [que juegan el papel del mal] son hasta más populares. La lucha libre es un espejo de la sociedad mexicana”

Haciendo historia

Imagen tomada de losexoticos.x10.mx

En el film se documenta un evento que llaman “La jaula de las locas”, en el que sólo participan luchadores exóticos. Se puede observar cómo realizan los preparativos y el ambiente que se vive previo a la función.

En esa ocasión  más de 20 luchadores, entre los que estaba Pasión Kristal, Coco Rosa, Nygma, La Braza, Polvo de Estrellas y Cassandro, entre otros, se reunieron para destacar su labor y su papel en la lucha libre. 

Antes de la función de lucha y de un pasarela en la que lucieron sus mejores equipos, batas, capas y maquillajes hubo una sesión de fotos, en las que todos se reunieron en el centro del ring y gritaron al unísono “¡Somos la diversidad!”

También puedes leer: Marcha del orgullo LGBTTTI: pasos de libertad

Una de las cosas que animó al director de Los Exóticos para hacer el documental fue que vio otros largometrajes extranjeros en los que se buscaba retratar a estos personajes. Sin embargo, al no conocer el trasfondo detrás de ellos, explica Michael, no se lograba captar toda la esencia de estos luchadores, e incluso los presentaban como algo desconcertante.

Michael cuenta que alguna vez vió un documental español que retrataba a Polvo de Estrellas. Señala que en esa obra hicieron ver al luchador como una persona desagradable e incluso lasciva.

Cuando Michael entrevistó a Polvo de Estrella, descubrió que el luchador era una persona muy dulce, cordial y profesional, lo que los llevó a tener una comunicación amistosa aún después de grabar el documental. 

La transformación de la perspectiva

Imagen tomada de losexoticos.x10.mx

Para varios luchadores exóticos expresar sus preferencias sexuales ha significado un problema en el ambiente luchistico, ya que algunos de sus compañeros los han discriminado con burlas o comentarios negativos, y hasta con golpes que provocan lesiones arriba del encordado.

Pimpinela cuenta que sufrió de discriminación desde los inicios de su carrera. En el gimnasio en el que entrenaba sus compañeros hacían comentarios homofobos sobre él. Sin embargo, relata que a pesar de esto, al momento de realizar el examen para obtener la licencia de luchador profesional, él fue el único que aprobó, y así inició el camino para convertirse en el gran luchador que es ahora. Además, señala que la gente que lo conoce le tiene un gran respeto y un gran cariño.

“Somos personas como todos, nomás con diferentes gustos sexuales”, manifiesta Polvo de Estrellas.

También puedes leer: El NoViolento: un rudazo contra la violencia

Otros luchadores, como Coco Rosa o Máximo, que sólo utilizan el personaje de exótico, pero se identifican como heterosexuales, explican que en momentos se les ha dificultado su trabajo por la discriminación y la homofobia que existe en México, lo cual los ha llevado a tener respeto por cualquier persona que exprese su diversidad sexual.

En ese sentido, Michael Ramos cuenta que en una presentación del documental, un señor le comentó que sólo había entrado a ver la obra para expresarle su descontento, ya que a él no le gustaban los luchadores exóticos. Sin embargo, al concluir la proyección le expresó que por lo bien realizada y por la opiniones incluidas, había cambiado su perspectiva sobre ellos. Michael dice que esa es una de las más grandes recompensas que ha recibido por haber filmado Los Exóticos.

***

Los Exóticos: Luchadores completos, pero con diversidad arriba del cuadrilátero puede verse online dando clic aquí.

Comparte
Julio Sandoval