Guardia Nacional debe actuar con apego a derechos humanos también en contingencia
La militarización, aunque se justifica, supone “un error mayúsculo” con el riesgo de un contagio múltiple en las corporaciones y violaciones a derechos humanos
Por Dafne García @DafneBetsabe2
03 de mayo, 2020
Comparte
Dafne García

@dafnebetsabe2

Frente al despliegue de miembros de la Guardia Nacional como apoyo por la pandemia de COVID-19, especialistas de la organización Causa en Común, han externado su preocupación ante la militarización de las estrategias del gobierno federal para atender la contingencia sanitaria pues, de no procurar la transparencia y legalidad en su campo de acción, se corre el riesgo de suscitarse violaciones a los derechos humanos.

En Puebla, a partir de la segunda quincena de abril, a dos hospitales del IMSS en la capital del estado: el de la Margarita y el de San José, empezaron a llegar elementos de la Guardia Nacional (GN). Este despliegue forma parte de una estrategia de colaboración institucional con la Secretaría de Salud, y acá te contamos qué acciones desempeñarán durante la contingencia, así como el análisis de especialistas en seguridad respecto al rol de la GN en la pandemia.

También puedes leer: Estancias para personal médico, gel antibacterial poblano y sitios web gratis: ayuda en tiempos de coronavirus

De acuerdo con un comunicado del IMSS, a partir del 14 de abril se inició el despliegue de la Guardia Nacional en 184 de sus hospitales. El número de elementos contemplados para esta tarea sería de mil 600. 

Apenas unos días después, mediante un comunicado de la Secretaría de Salud publicado el 20 de abril, la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana dio a conocer que, a partir del 18 de abril, más elementos de la GN fueron desplegados en otros 145 hospitales y 15 almacenes del Instituto Nacional para el Bienestar (Insabi), “a fin de brindar seguridad a instalaciones, personal médico y en el traslado de insumos en esta emergencia sanitaria”.

Foto: Twitter (@GN_MEXICO_)

La opinión de los especialistas

El 22 de abril, la organización Causa en Común llevó a cabo el conversatorio “El papel de las Policías, Guardia Nacional y Fuerzas Armadas en la contingencia sanitaria”, con la finalidad de reflexionar y debatir el papel que estaban tomando algunas instituciones, como la GN, en las estrategias para atender la contingencia ocasionada por el nuevo coronavirus.

Renato Sales Heredia, consultor independiente en materia de seguridad, explicó durante su participación en el conversatorio que el papel de la GN, y también de las fuerzas de seguridad del estado durante la pandemia, era cambiar el enfoque de sus actuaciones a uno más humano, es decir, fortalecer el vínculo con la ciudadanía. 

En ese sentido, dijo que el uso de la fuerza tiene que respetar los estándares de legalidad y proporcionalidad, tanto en el control de la cuarentena como en la protección de hospitales, supermercados y demás inmuebles esenciales.

María Elena Morera, presidenta de Causa en Común, explicó que la militarización, aunque se justifica como una respuesta del gobierno para atender la emergencia sanitaria, supone “un error mayúsculo” que puede traer, para empezar, el riesgo de un contagio múltiple de COVID-19 en las corporaciones. Y, a su vez, en el caso de pasar a un escenario de un brote mayor, eso mermaría las fuerzas de seguridad, lo que limitaría la respuesta ante la incidencia delictiva.

También puedes leer: Más de la mitad de los municipios de Puebla presentan un grado crítico o muy alto de vulnerabilidad ante COVID-19

Por otra parte, al dotar de mayores atribuciones a las fuerzas armadas, también se requerirá una mayor transparencia en todas las acciones que implementen. Otro riesgo en este escenario, son los posibles casos de violaciones a derechos humanos, por lo que son necesarias medidas que garanticen protección a las personas ante un abuso de la fuerza.

Así, agregó que desde Causa en Común hay una preocupación por la preservación de los derechos humanos ante estos despliegues de las fuerzas armadas, principalmente en grupos vulnerables como mujeres embarazadas, adultos mayores, niños y migrantes.

Elena Morera explicó que una de las propuestas es examinar el caso de cada grupo en particular y tomar las medidas necesarias para procurar su cuidado sin violar los derechos de cada uno. Actualmente ya existen documentos que pueden servir de guía para esto, como el realizado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos titulado “Pandemia y Derechos Humanos en las Américas resolución 1/2020”.

Foto: Twitter (@GN_MEXICO_)

Áreas de acción de la Guardia Nacional

Otro de los participantes del conversatorio fue el Dr. Jorge Lumbreras, director de Relaciones Interinstitucionales y Vocería de la Guardia Nacional.

En esta charla, Lumbreras especificó que la GN, en el marco del COVID-19, tendría dos objetivos principales.

  • La prevención de desorden social y contingencias como robos a establecimientos de autoservicio y ventas de mostrador. Esto mediante el constante monitoreo y un patrullaje de más de 70 mil elementos desplegados por la GN a lo largo de todo el territorio nacional, en operativos coordinados con los estados.
  • Atención y protección de instalaciones estratégicas (3 mil 715 en total), es decir, la infraestructura que permite el desarrollo nacional, por ejemplo, para el abasto de agua o energía eléctrica. Por otro lado, se estableció que los hospitales pasarían a ser infraestructuras esenciales durante la contingencia.

Respecto al último punto, las acciones de resguardo que se llevan a cabo en hospitales tienen que ver con ordenar los accesos, evitar alteraciones del orden público y prevenir robos.

Foto: Twitter (@GN_MEXICO_)

Además, la GN se encargará de proporcionar seguridad en el traslado de insumos médicos a los centros hospitalarios del país desde los almacenes, los cuales también estarán custodiados por los elementos.

Lumbreras agregó que una tercera misión para la GN consiste en “Ciberseguridad, combate al fraude cibernético y propagación de noticias falsas”. Esta se lleva acabo a través de la Dirección General Científica de la Guardia Nacional, donde se monitorean las redes para detectar noticias falsas y convocatorias para robar tiendas comerciales o almacenes. Estos datos se difunden a las coordinaciones estatales para prevenir algún hecho delictivo.

Explicó también que existe una coordinación con agencias de seguridad y organismos de gobierno de otras naciones para prevenir, contener e investigar situaciones ocurridas en internet que alteren el orden público (además de las invitaciones a saqueos).

*Foto de portada: Twitter (@GN_MEXICO_)

Comparte
Dafne García