Exvotos y retablos, imágenes de resiliencia y agradecimiento
Ahora los exvotos pueden encontrarse en el ciberespacio. En tiempos de incertidumbre, estos ayudan a mantener el humor y la esperanza en la gente
Por Dafne García @DafneBetsabe2
07 de mayo, 2020
Comparte

Mi primer encuentro con un exvoto fue en la iglesia de San Juan de los Lagos, Jalisco, cuando tenía 10 años. Me llamó la atención una pequeña lámina en la que alguien narraba cómo la Virgen de San Juan le ayudó a salir de una difícil situación. 

El relato iba acompañado de un dibujo que ilustraba el momento del milagro, con fecha y lugar del acontecimiento. Esto me sorprendió ya que hasta ese momento solo conocía las mandas religiosas como forma de agradecimiento ante un milagro concedido.

Los exvotos son formas populares (en su mayoría gráficas) que la población mexicana ocupa como símbolo de agradecimiento y devoción por algún milagro recibido por parte de santos, vírgenes o las distintas representaciones del dios católico.

En aquella ocasión, pasé el resto de mi visita en esa iglesia leyendo las historias que contaba la gente en sus exvotos y retablos. En la iglesia de San Juan de los Lagos, particularmente, cuentan con miles de ellos, y datan desde principios del siglo XIX hasta la actualidad.

Otra de las cosas que me gustó fue el ingenio con el que las personas cuentan ahí sus relatos. Por ejemplo, el del marido que agradece a la Virgen de San Juan porque su esposa, quien leía novelas de terror y tenía pesadillas en las noches, y no lo dejaba dormir en paz –ya que le pegaba y lo pateaba tirándolo de la cama–, empezó a leer novelas de amor y entonces cesaron los malos sueños y pudieron dormir tranquilos. 

También puedes leer: El autorretrato: la libertad del ego

De ahí en adelante, cada vez que voy a una iglesia o museo, busco si tienen estas imágenes, que en más de una ocasión me han sacado una sonrisa. 

Debido a las medidas de distanciamiento social por el nuevo tipo de coronavirus (COVID-19), no es posible ir a ver por el momento estas expresiones gráficas en templos o museos; sin embargo, en espacios como Facebook la gente ha encontrado un lugar dónde compartir este arte popular.

Así, los exvotos digitales (ya sean convencionales o parodias) han servido para levantar el ánimo y agradecer por las pequeñas cosas que tenemos durante esta contingencia sanitaria, incluido el humor. 

Manteniendo esta tradición en el ciberespacio

Foto: Facebook Exvotos, retablos y milagritos

Esta popular tradición está amenazada por varios factores: el esteticismo (es decir, un rechazo a su estética por no ser “bella” en un sentido tradicional), el interés de los coleccionistas (que acaparan los exvotos para tenerlos en colecciones privadas), y la falta de protección de las piezas existentes (algunas son muy antiguas y requerirían restauración).

Sin embargo, esta práctica está siendo preservada y compartida en otros espacios, como internet. Carlos Nazario Mora, en el texto “Milagros virtuales y e-rejía: apropiación de exvotos en el contexto de Internet”, reflexiona sobre la apropiación de los retablos y exvotos religiosos en el contexto de los ambientes virtuales en el ciberespacio.

Una de las ideas que el autor plasma en el artículo es que, en los últimos años, la figura de los exvotos ha regresado a los reflectores de la opinión pública por su valor patrimonial y religioso, pero también por su apropiación en las redes sociales y páginas de internet.

Algunos ejemplos de apropiación de exvotos en el ciberespacio que el autor retoma son grupos y publicaciones en Flickr, páginas de Twitter y Facebook, sobre todo de iniciativas de usuarios individuales.

Sin duda, una iniciativa destacable que se dedica a compartir esta bonita tradición, es la página de Facebook “Exvotos, retablos y milagritos”, que cuenta con 59 mil 909 seguidores y es administrada por Diego G. Tututi, residente de la Ciudad de México y estudiante de Historia.

En entrevista para LADO B, Diego cuenta que desde pequeño le han gustado los exvotos, aparte de que tiene un gusto por la expresión gráfica en muchos ámbitos. La idea de crear la página surge a partir de que empezó a subir algunos exvotos a su perfil personal y después, cuenta: “Muchos amigos me animaron a convertirla en una página de difusión, para compartir una linda y curiosa tradición”.

Foto: Facebook Exvotos, retablos y milagritos

Tal vez te interese leer: “Amiga de mi sombra: el reflejo de nuestra presencia”

Agrega que el material que compartía lo recopilaba de internet, y posteriormente los seguidores de la página comenzaron a enviarle fotos de exvotos que ellos tenían, que habían vistos en centros religiosos o que han hecho artistas contemporáneos. Algunos de ellos ya sin referencia a figuras católicas, pero sí a otros dioses, al universo o agradecimientos en general, sin dirigirse a ninguna fuerza en particular. 

Ante el contexto de cuarentena que vivimos, debido a la propagación del COVID-19, a Tututi se le ocurrió publicar un par de exvotos como forma de gratitud y respeto al personal de salud que se enfrenta activamente a la enfermedad. 

Foto: Facebook Exvotos, retablos y milagritos

“Me di cuenta de que, a pesar de ser una situación difícil para todos, hay mucha gente que quiere agradecer cosas que los han ayudado en estos días”.

Es por eso que invitó a los seguidores de la página a enviar sus aportes hechos por ellos mismos, en donde compartan las pequeñas cosas que los han hecho felices durante esta contingencia.

Dicha convocatoria ha tenido buena respuesta, con colaboraciones de personas de Ecatepec, Iztapalapa e incluso de Cusco, Perú. Se pueden leer historias como la que comparte Héctor Álvarez en donde narra: “Le damos gracias al Santo por ayudarnos a combatir y darle en su madre al virus covid 19 que nos tiene encerrados”.

Foto: Facebook Exvotos, retablos y milagritos

“También es un lindo ejercicio tratar de hacer uno por sí mismo. Creo que, dejando de lado toda la solemnidad que rodea el ámbito religioso, los exvotos nos permiten identificarnos y entender el pensamiento de las personas, sus miedos, sus esperanzas y sus realidades”. Para Diego, la tradición del exvoto puede mantenerse aún por mucho tiempo.

Fe y práctica cultural

De acuerdo con Lucía Elena Acosta Ugalde, en el artículo “Exvotos y retablos mexicanos. De los actos de fe al enunciado plástico”, la palabra “exvoto” proviene del latín ex, “de”, y votus, “promesa”. Se trata de un símbolo de agradecimiento de parte de un individuo o grupos de individuos por los favores recibidos por parte de un santo o deidad.

La autora menciona también que el exvoto fue un testimonio religioso en nuestro continente después de la llegada de los españoles. Así, fue hasta después de la Guerra de Independencia que en nuestro país se convirtieron en manifestaciones de fe de las clases más desprotegidas. 

También te puede interesar: “Karina Skvirsky: la fotografía híbrida para cuestionar desde la raza y el género”

Los exvotos, como da cuenta la autora, poseen una importancia sociocultural, ya que retratan situaciones determinadas como epidemias, enfermedades o desastres naturales. Por otra parte, también se plasman situaciones como crisis económicas, guerras, revoluciones, así como problemáticas sociales y políticas.

Foto: Facebook Exvotos, retablos y milagritos

La relevancia y riqueza cultural de estas imágenes ha sido explicada por diversos autores. En el libro “Exvotos hierofanías de lo cotidiano: irrupciones de lo sagrado en la ordinariedad”, los autores hacen énfasis en que el retablo y su importancia cultural tienen que ver (entre otras cosas) en que muestra “la idiosincrasia, la personalidad y la cultura material y espiritual de quienes lo elaboran”, además de que son un reflejo del tiempo histórico de sus protagonistas.

El propósito de los exvotos y retablos, como exponen los autores, son principalmente dos: ser testimonio y un agradecimiento. Su temática es diversa, por lo que va desde lo sacro y lo divino, a lo profano y lo fantástico De esta manera,se cuentan historias que pueden ser de una rehabilitación exitosa, hasta exorcismos, o personas que encontraron el sentido de la vida, así como un largo etcétera.

*Foto de portada: Facebook Exvotos, retablos y milagritos

Suscríbase al boletín COVID-19 de la Alianza de Medios de la Red de Periodistas de a Pie.
Comparte
Dafne García