Comunidad en la Selva Maya obtiene certificado por conservar la biodiversidad
Nuevo Becal, ubicado en Calakmul, Campeche, es la primer comunidad en México y Norteamérica que obtiene un certificado de la FSC por garantizar la conservación de su biodiversidad.
Por Mongabay Latam @
28 de mayo, 2020
Comparte

En Campeche, al sur de México, en el Ejido Nuevo Becal todo está conectado. Nada ni nadie está aislado. Si hay jaguar, hay pecarí. Si hay milpa, la comunidad tiene qué comer. Si hay árboles, el zopilote rey puede anidar. Si hay árboles es porque hay bosque. Y si mantienen saludable el bosque es porque se realiza un manejo forestal comunitario.

A principios de mayo de este año, el Ejido Nuevo Becal obtuvo el primer certificado comunitario en México, por “Demostración del Impacto sobre Servicios Ecosistémicos”, otorgado por el Forest Stewardship Council (FSC). Esta certificación reconoce el trabajo que ha realizado esta comunidad, asentada en la Selva Maya, por conservar la biodiversidad en las 51 135 hectáreas que son de propiedad común.

La FSC solo ha entregado 29 certificados de este tipo en nueve países. El Ejido Nuevo Becal, que se localiza dentro de la Reserva de la Biósfera de Calakmul, es el primero en obtenerlo en la región de Norteamérica. A nivel mundial, la Cooperativa dos Productores Agroextrativistas do Bailique (AmazonBai), en Brasil, fue la primera en obtener esta certificación.

También puedes leer: La paciencia de las plantas (o cómo apreciar la naturaleza en tiempos de cuarentena)

El certificado de “Demostración del Impacto sobre Servicios Ecosistémicos” de la FSC otorga a las comunidades o empresas certificadas una herramienta para medir, verificar y comunicar los impactos positivos de sus operaciones en la conservación del agua, el suelo, la biodiversidad o la captura y almacenamiento de carbono.

Este tipo de certificado —explica Tania Caro, coordinadora de desarrollo de negocios de FSC-México— permite que las comunidades y ejidos puedan entrar al mercado de los servicios ecosistémicos.

Imagen de un acahual, una zona de recuperación de la selva, en el Ejido Nuevo Becal. / Foto: Consuelo Pagaza | CCMSS

Por ejemplo, si algún organismo público o privado, nacional o internacional, desea aportar recursos al Ejido Nuevo Becal, la comunidad puede demostrar con datos que está contribuyendo a la conservación de especies como el zopilote rey (Sarcoramphus papa) o el jaguar (Panthera onca).

Desde 2016, el Ejido de Nuevo Becal ya contaba con el certificado internacional FSC, el cual garantiza que la comunidad produce madera sin poner en riesgo el futuro del ecosistema. Además, desde enero de 2018, el 90 % del territorio del ejido fue reconocido como Área Destinada Voluntariamente a la Conservación (la de mayor extensión en el país), al recibir el certificado de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP).

Conciliar aprovechamiento forestal y conservación

El jaguar es una de las especies emblemáticas del Ejido Nuevo Becal. También es uno de los animales favoritos de Lucio López, responsable del consejo de vigilancia del ejido y quien cuenta que conservar a este felino es uno de los orgullos de la comunidad.

Ahora a ese orgullo, y al de tener la zona más grande de México destinada a la conservación, se suma el de “ser los primeros» en el país en conseguir la certificación por servicios ecosistémicos.

“Nos sometimos a diferentes evaluaciones rigurosas”, recuerda Lucio López. El ejido, cuenta, buscó esa certificación para que los productores de madera, miel, semillas y otros productos tengan un mayor beneficio económico. “Por ejemplo, que el pago del (goma para elaborar) chicle tenga mejor precio en los mercados voluntarios de carbono”.

Desde el 2009, el Ejido Nuevo Becal aprovecha sus recursos forestales en forma sustentable. Para comenzar en este modelo, los 74 ejidatarios de Nuevo Becal tuvieron que hacer, entre otras cosas, un plan para el aprovechamiento de su territorio. Se preguntaron: ¿dónde se puede hacer aprovechamiento forestal, dónde se puede tener la milpa, dónde la ganadería, dónde es factible el aprovechamiento de fauna? Y, sobre todo, qué área se dedicará solo a la conservación de la biodiversidad, explica José Zúñiga Morales, director de la Reserva de la Biosfera de Calakmul.

Continuar leyendo en Mongabay Latam

*Foto de portada: Con este certificado, el Ejido de Nuevo Becal puede demostrar con datos que el manejo forestal que realizan también conserva la biodiversidad. / Foto: Consuelo Pagaza | CCMSS

Comparte
Mongabay Latam