María Hernández denuncia falta de claridad en investigaciones sobre el feminicidio de su hija Diana Celina
Aunque el feminicidio ya fue declarado resuelto por autoridades, su familia denuncia que aún hay pistas sin investigar y personas involucradas en libertad
Por Aranzazú Ayala Martínez @aranhera
02 de abril, 2020
Comparte

Fotos: Facebook

Aranzazú Ayala Martínez

@aranhera

Diana Celina González Hernández desapareció el 20 de diciembre de 2019 en Puebla, después de asistir a la posada navideña de la empresa donde laboraba. Su familia emprendió una campaña de búsqueda y el 12 enero se enteraron, a través de medios de comunicación, que se habían encontrado los restos de la joven, víctima de feminicidio. Así, pese a que las autoridades de Puebla y Guerrero ya dieron por concluido el caso, la familia de Diana sigue buscando justicia.

En entrevista para esta casa editorial, María Hernández, mamá de Diana Celina, denunció a LADO B una serie de irregularidades y fallas en la investigación del feminicidio de su hija. La señora pide que se llame a declarar nuevamente al personal de la empresa donde trabajaba la joven, pues el último lugar donde estuvo fue la posada de esta. 

María ha investigado por su cuenta y ha recabado pruebas que presumen que Sergio Alonso Reyna Ocampo, el asesino de Diana, tuvo cómplices, los cuales no han sido investigados.

La muerte de Sergio, quien de acuerdo con la versión oficial de la Fiscalía General del Estado (FGE) se suicidó después de matar a Diana, sigue quedando poco clara y las autoridades de Guerrero no han dado más detalles.

Otra de las irregularidades que señaló María que es la Carpeta de Investigación (CDI) del caso no le fue entregada rápido ni completa, y que los agentes a cargo del caso no le entregaron algunas pruebas importantes. 

Fotos: Facebook

La versión oficial dice que Diana y Sergio fueron al fraccionamiento Paseos del Bosque, donde él vivía, y ahí la asesinó, para después tirar sus restos y suicidarse en una carretera del estado de Guerrero. Pero la familia de la joven originaria de Álamo, Veracruz, no ha tenido acceso a los videos de las cámaras de seguridad del fraccionamiento.

Además, hay otras dos personas que estuvieron con Diana y Sergio la noche que fue asesinada, quienes fueron interrogadas solo una vez. De acuerdo con María, ya no se les volvió a pedir declaración, por lo que ella exige que sean llamados a declarar con detalle.

Para la identificación de los restos de Diana, de cuyo hallazgo no fue notificada primero la familia, sino que se difundió a través de los canales institucionales de la FGE de Puebla, María denunció que tuvo que pagar una prueba genética de 50 mil pesos, pues las autoridades no se hicieron cargo del trámite para confirmar que efectivamente se trataba de su hija.

Por parte de la Fiscalía de Guerrero, María dijo que a la fecha no se le ha realizado un examen genético a cuatro elementos pilosos –parte de piel donde crece el cabello– encontrados en el automóvil de Sergio. Los dos agentes a cargo del caso tanto en Puebla como en Guerrero, de acuerdo con la mamá de Diana, quedaron en seguir en comunicación con ella para darle detalles de sus dudas y peticiones, pero al día de hoy no tiene novedades.

Las investigaciones, para María, están inconclusas y no hay un esclarecimiento real del caso. “No tengo en mi poder todas las pruebas objetivas que demuestren que el feminicidio ocurrió según la versión oficial. ¿Qué necesito hacer? ¿Esperan que yo sea quien realice la justicia?”.

A más de 3 meses del feminicidio de Diana Celina, su familia no ha descansado porque  no saben realmente qué fue lo que pasó con ella.

Al preguntar a la FGE de Puebla, su enlace de comunicación respondió que el caso ya está cerrado. “Está esclarecido; con Guerrero la familia acudiría para seguimiento de pruebas periciales de ADN , desafortunadamente Diana fue hallada sin vida allá y su amigo agresor se suicidó allá. Esto informamos; por parte de Puebla queda esclarecido y concluido”.

Comparte
Aranzazú Ayala Martínez
Periodista en constante formación. Reportera de día, raver de noche. Segundo lugar en categoría Crónica. Premio Cuauhtémoc Moctezuma al Periodismo Puebla 2014. Tercer lugar en el concurso “Género y Justicia” de SCJN, ONU Mujeres y Periodistas de a Pie. Octubre 2014. Segundo lugar Premio Rostros de la Discriminación categoría multimedia 2017. Premio Gabo 2019 por “México, el país de las 2 mil fosas”, con Quinto Elemento Lab. Becaria ICFJ programa de entrenamiento digital 2019. Colaboradora de “A dónde van los desaparecidos”