La muerte toca a la puerta de los defensores ambientales en México
El asesinato de Isaac Herrera se suma a la espiral de homicidios que en México se registran contra personas defensoras del ambiente y el territorio
Por Lado B @ladobemx
03 de abril, 2020
Comparte

El abogado Isaac Herrera Avilés fue asesinado la noche del 23 de marzo en Jiutepec, Morelos. / Foto: tomada de la página de Facebook del defensor ambiental.

Carmen García Bermejo | Mongabay Latam

Parecía tener una carrera contra reloj. No paraba, quería hacer las cosas en el acto. Conseguía documentos, leyes, testimonios, todo lo que le sirviera para sustentar sus demandas. Isaac Medardo Herrera Avilés era un abogado ligado a las luchas sociales en defensa del medio ambiente.

El pasado 23 de marzo, un par de pistoleros lo asesinaron en la puerta de su casa ubicada en Jiutepec, municipio de comunidades ejidatarias situado al noroeste del estado de Morelos.

El crimen del abogado se suma a la espiral de homicidios que en México se registran contra personas defensoras del ambiente y el territorio. De 2012 a 2019 ocurrieron 83 asesinatos de ambientalistas, de acuerdo con datos del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (CEMDA).

Conocer la ley para defender el ambiente

Nativo de Jiutepec, Morelos, Isaac Herrera Avilés era conocido y apreciado por la comunidad. Hombre sencillo, de cabello cano y mediana estatura, a sus 58 años había transitado por varios oficios, pero uno de ellos fue determinante.

Cuando tenía 30 años, la comunidad lo nombró presidente del Comisariado Ejidal de Jiutepec. No era una labor sencilla representar al núcleo de población ejidal, administrar los bienes comunes y convocar a las asambleas para informar sobre los trabajos de aprovechamiento de las tierras de uso común y de los fondos económicos captados.

A pesar del trabajo intenso, fue ahí donde le nació el interés de estudiar la licenciatura en Derecho. Herrera Avilés percibió que si no comprendía y dominaba los conceptos legales, podía tomar decisiones equivocadas que perjudicarían a la comunidad.

El abogado Herrera Avilés apoyó varias luchas sociales en el municipio de Jiutepec, Morelos. / Foto: Cortesía Mónica Romero García

En ese momento solo contaba con el bachillerato y se inscribió en la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, donde se tituló. Para entonces su periodo frente al Comisariado Ejidal de su comunidad había concluido. Sin embargo, comenzó a litigar en los juzgados con el fin de apoyar legalmente varias de las luchas sociales de Jiutepec y de otros municipios.

Durante los últimos 20 años, Isaac Herrera puso su conocimiento jurídico a disposición de las batallas emprendidas en defensa del medio ambiente y la justicia social.

La noche del lunes 23 de marzo tocaron la puerta de su casa, ubicada en calle Mirador, a solo 300 metros del edificio del Ayuntamiento de Jiutepec. Adentro se encontraba Herrera Avilés con su hija Fernanda, de 22 años, y su hijo Isaac, de 20. El joven iba a atender el llamado, pero el abogado le dijo: “No abras tú, abro yo”.

Al salir un par de pistoleros le dispararon a quemarropa. Sus hijos, al escuchar las detonaciones, corrieron a abrazar a su padre que yacía en el suelo. No había nada qué hacer.

Pasaban de las ocho de la noche y afuera de la casa quedaron esparcidos tres casquillos de arma Calibre .45. Los asesinos huyeron.

Isaac Herrera Avilés durante una de las asambleas que se realizaron, en 2016, para la defensa de Los Venados, en Jiutepec, Morelos. / Foto: tomada de la página de Facebook Predio Los Venados

Proteger un bosque de la expansión urbana

“Fue un asesinato a sangre fría, deliberado, dirigido a él; un ataque con clara señal por lo que estaba haciendo. El abogado era una persona muy comprometida con las causas sociales. La desprotección hacia los defensores ambientalistas es lamentable y en Morelos particularmente es grave”, afirma el politólogo Sergio Aguayo.

Profesor-investigador de El Colegio de México, Aguayo conoció a Isaac Herrera Avilés en 2007, cuando el abogado lo invitó a unirse a la defensa del predio Los Venados, bosque de 56 mil metros cuadrados ubicado en el corazón del centro de Jiutepec, donde el entonces presidente municipal del PAN, Demetrio Román Isidoro, autorizó a la empresa inmobiliaria Casas ARA construir 400 viviendas y talar más de la mitad de sus 3000 árboles.

“Desde 1981 —explica Aguayo— parte de mi tiempo lo paso en Jiutepec y durante cerca de 40 años he sido testigo de la destrucción del medio ambiente causada por un urbanismo desordenado y salvaje que afecta a Morelos y a todo el país”.

Marcha que realizaron los habitantes de Jiutepec para defender Los Venados. / Foto: tomada de la página de Facebook de Predio Los Venados

Sergio Aguayo, coordinador del Seminario sobre Violencia y Paz de El Colegio de México, expresa que Isaac Herrera Avilés era un abogado que se metía a fondo en los asuntos ambientales hasta convertirse en un litigante que, además de manejar la técnica jurídica, estaba bien informado:

“Por su enorme compromiso con la gente, llegó a tener serios problemas económicos. Recuerdo que en ocasiones tenía trabajo, en otras no, su existencia era precaria. Pero decía las cosas con claridad y contundencia, lo que molestaba a ciertos funcionarios”, precisó Aguayo.

En la Ciudad de México, Aguayo también ha creado la organización Propuesta Cívica que otorga asesoría jurídica gratuita a defensores de derechos humanos y periodistas. El investigador lamenta que en todo el país los casos de agresiones siguen en aumento: “La desprotección hacia los defensores ambientalistas es muy grave[…] En cada estado de la República debería de haber instituciones comprometidas con todos aquellos que salvaguardan el medio ambiente porque el vacío es enorme”.

Continuar leyendo en Mongabay Latam

*Foto de portada: tomada de la página de Facebook Predio Los Venados

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx