Disminuye 41% la incidencia delictiva en la capital poblana pero la violencia de género sigue al alza
Según cifras del SNSP, las CDI por delitos en la capital disminuyeron el último año un 41%, pero violencia de género sigue en aumento y puede agravarse
Por Dafne García @DafneBetsabe2
29 de abril, 2020
Comparte

Foto: Eric Antunes | Pexels

Dafne García

@dafnebetsabe2

Después del pico de incidencia delictiva que se vivió en la capital poblana a mediados del 2019, la cifras oficiales muestran una caída pronunciada del 41% en el número de Carpetas de Investigación(CDI) iniciadas.

Sin embargo, ese descenso de la incidencia delictiva (que se mide con el número de delitos denunciados e investigados o CDI) no es parejo; entre los delitos que mantienen una tendencia al alza más marcada en el último año está la violencia familiar (que afecta principalmente a mujeres) y otros delitos de violencia de género como abuso y acoso sexual.

Además, de acuerdo con Brenda Elguea Zanella, directora de Información y Atención Ciudadana del Consejo Ciudadano de Seguridad y Justicia de Puebla (CCSJ), estos fenómenos tienen una alta probabilidad de agudizarse por las medidas de cuarentena ante la pandemia del nuevo coronavirus (COVID-19).

También puedes leer: Disminuye la percepción de inseguridad en Puebla capital

Los datos oficiales

LADO B realizó un comparativo de los delitos denunciados entre julio de 2016 y marzo de 2020, con datos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), para medir el pulso de la evolución de la criminalidad en la capital poblana. 

Y lo que se observa es que la ola de crecimiento en la incidencia delictiva más reciente empezó a mediados del 2018 y terminó un año después, en junio de 2019. En ese periodo el crecimiento fue del 40% al pasar de un acumulado trimestral de 6 mil 297 CDI registradas a 8 mil 859.

A partir de entonces comienza el descenso de la cresta. La incidencia delictiva ha caído 51% según los datos oficiales acumulados del primer trimestre del año.

Y si hacemos el comparativo anual, es decir, entre el primer trimestre de 2020, cuando se contabilizaron 4 mil 306 denuncias, con el mismo periodo de 2019 con un total de 7 mil 338 denuncias, la caída en la incidencia es del 41%.

Violencia familiar al alza

Aunque la incidencia general mantiene una tendencia a la baja, hay delitos que van en dirección contraria. 

Brenda Elguea, explica en entrevista para LADO B que, de acuerdo con el informe realizado por el consejo durante marzo “el robo a transportista, de autopartes y negocio, la violencia familiar y el hostigamiento sexual fueron los cinco delitos que en la capital presentaron aumento con respecto al mes de febrero”.

El robo a transportista fue el que tuvo un mayor aumento ya que pasó de 6 a 18 CDI, lo que representa un aumento del 200%. En segundo lugar, está el robo de autopartes con un 57% y en tercero está la violencia familiar que incrementó de 259 a 376 denuncias, lo que significa un aumento del 45%.

Foto: Andrea Cañón

La violencia familiar ha tenido un aumento constante no sólo en la capital sino también en el estado. 

De enero a marzo de este año hubo 2 mil 500 carpetas por este delito. “Esto quiere decir que, en promedio durante estos tres meses, se registraron 28 denuncias por violencia diariamente. El tema es que aquí no viene desagregado por sexo. El hombre también puede ser víctima de violencia familiar, pero sabemos que en su mayoría son mujeres”, agrega Elguea.

A nivel nacional, en marzo Puebla se colocó como la séptima entidad con más CDI por el delito de violencia familiar y,e en cuanto a municipios, la capital se colocó en la cuarta posición con mayor número de CDI por el mismo delito, quedado detrás de Iztapalapa, Tijuana (Baja California) y Ciudad Juárez (Chihuahua).

En las siguientes gráficas se puede observar la evolución del incremento de este delito a nivel estatal y municipal.

Los datos indican que este problema crece de forma continua, y ante un contexto como el que estamos viviendo ahora –con las medidas de resguardo en casa debido al COVID-19– se puede agravar, ya que las personas están pasando más tiempo en casa con sus parejas, como agrega la especialista. 

“Desde 2015 que tenemos los datos, su tendencia es ir hacia arriba, no hemos visto una disminución; es un delito que desde años atrás se ha incrementado”.

Elguea dice también que una de las cosas que pueden pasar durante el aislamiento debido a la contingencia sanitaria es que haya un aumento de los delitos de violencia contra las mujeres, pero que no salgan a denunciar debido al riesgo de exposición al virus. 

Más violencia de género

Respecto a los otros delitos relacionados con violencia de género, de acuerdo con la comparación realizada por LADO B, entre el primer trimestre de 2019 y el primer trimestre de 2020, se encontró que de los cinco delitos analizados, hubo aumento en tres de ellos: abuso sexual (16.8% más), acoso (63.1%) y hostigamiento sexual, que tuvo un incremento del 120%.

En el informe del CCSJ también se destaca que, durante marzo, en la capital poblana se iniciaron 2 CDI por el delito de feminicidio, lo que la colocó en la tercera posición a nivel nacional. Morelia (Michoacán) y Tlalpan (CDMX) quedaron por delante con tres denuncias, respectivamente.

Foto: Marlene Martínez

También puedes leer: Un año de Alerta de Género en Puebla, resultados insuficientes

Las llamadas al 911 como indicador de violencia contra las mujeres

Elguea considera que los registros de llamadas al 911 son datos que pueden aportar a enfatizar la dimensión del aumento de la violencia.

“El tema de las llamadas al 911 es que muchas personas sí solicitan una unidad pero, de eso, a que acudan a la policía y que denuncien, ya es un tema muy distinto”. 

Por ejemplo, explica que en el tema de la violencia en la familia hay un ciclo de violencia. Este consiste en: primero, una acumulación de tensión, luego un estallido de violencia, y al final una “luna de miel”, donde lo ocurrido parece ser perdonado y da la impresión de que no hay violencia; luego este ciclo se reinicia. Y justo esto es lo que hace más difícil que haya una denuncia. A pesar de eso, en el estado hay un gran número de CDI iniciadas cada mes. Eso también es un indicador de gravedad.

También puedes leer: Mujeres en situación de violencia, más vulnerables por la contingencia del COVID-19

Los datos registrados para las llamadas de emergencia al 911 relacionadas con violencia contra las mujeres son reportados por los Centros de Atención de Llamadas de Emergencia (CALLE), y se actualizan el día 25 de cada mes. La última actualización corresponde al mes de marzo.

Aunque las medidas de distanciamiento social debido a la pandemia empezaron a mediados de marzo, los datos arrojan un aumento de peticiones de auxilio a través del 911. A nivel nacional, entre el mes de febrero a marzo de este año, hubo un aumento de 4 mil 444 llamadas, es decir, un 20.45% más.

Es necesario mencionar que los datos disponibles sólo están desagregados por entidad, entonces Puebla, durante el mes de marzo, y siguiendo la tendencia nacional, registró un aumento de mil 316 llamadas por incidentes relacionados con violencia contra la mujer, lo que representa 64.2% más del acumulado de los meses de enero y febrero. Esto coloca a la entidad en la quinta posición a nivel nacional con más incidentes, detrás del Estado de México, la Ciudad de México, Chihuahua y Jalisco.

Además, hay que agregar las llamadas por otro tipo de incidentes relacionados con violencia de género: abuso sexual (56), violación (11), violencia de pareja (453) y violencia familiar (2 mil 276).

Por otra parte, es necesario destacar que estas llamadas no son denuncias formales ante una autoridad, sino probables incidentes de emergencia.

Comparte
Dafne García