#COVID-19: La educación privada, no necesariamente de élite, en riesgo
Tras despidos y disminución de ingresos, pagar una colegiatura puede ser un asunto imposible. Esto pone en jaque a las 1,705 escuelas particulares en Puebla
Por Cristian Escobar Añorve @crazo70
21 de abril, 2020
Comparte

Foto: Olga Valeria Hernández

Cristian Escobar

@crazo70

En el estado de Puebla hay mil 705 escuelas privadas de todos los niveles, desde universidad hasta primaria, a las que la pandemia por COVID-19 también les está afectando directamente. 

En un país que a pesar de considerar a la educación un derecho constitucional, no se puede garantizar su gratuidad universal; no todas las personas que estudian en una institución privada lo hacen por elección o privilegios de su clase económica, sino por necesidad, como única, última opción de obtener un certificado, un título. 

Uno de los problemas que ha destapado la emergencia sanitaria es justo el de la educación privada pues, por un lado, aunque la mayoría de estas escuelas han enfrentado la situación en la medida de sus posibilidades, en muchos casos no tienen ninguna garantía de que el servicio que siguen prestando podrá ser pagado por sus usuarios, los estudiantes.

También puedes leer: Desempleo, el golpe que viene #COVID-19

No es solo un número indeterminado de personas quienes han perdido sus empleos o disminuido sus ingresos. Según estimaciones de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) en Puebla, el 50% de las micro, pequeñas y medianas empresas del estado han tenido que despedir al menos a una persona.

Y mientras los usuarios o consumidores (entiéndase estudiantes, padre, madre o persona tutora que paga por la educación) no pueden pagar, las escuelas deben seguir enfrentando sus propias responsabilidades laborales con sus trabajadores, además de otros gastos ahora también impagables.  

La regulación de este servicio educativo, por ser particular, es decir, basado en un contrato entre particulares, sale de las facultades o responsabilidades de cualquier autoridad, pues si bien tanto a nivel federal como estatal se han lanzado sendos decretos sobre el asunto, se trata de exhortos, invitaciones a dialogar y negociar entre las partes.

Foto: Universidad de las Américas Puebla (Udlap). / Wikipedia

Tal vez te interese: El sublime objeto de la educación a distancia: cronología de una imposición

Apenas el viernes 17 de abril entró en vigor el decreto en el que el Gobierno del Estado de Puebla justamente exhorta a los propietarios de escuelas particulares a condonar las colegiaturas a quienes legalmente comprueben que han sido despedidos durante la contingencia por COVID-19. 

De igual forma, exhorta a las escuelas privadas del estado a otorgar un 25% de  descuento en el cobro de colegiaturas, así como evitar cuotas especiales o recargos. Y para los que no puedan pagar las colegiaturas a tiempo, se sugiere implementar un sistema de pago diferido. 

LADO B habló con el delegado en Puebla de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco), Alfredo Torres Campos, quien informó que a la fecha no tienen registro de ninguna queja presentada en relación a alguna irregularidad en el cobro o prestación de ese tipo de servicio.

El funcionario también exhortó a los empresarios de la educación privada a llegar a acuerdos con los estudiantes.

En cuanto a si están o no obligadas las escuelas particulares a seguir brindando sus servicios, pese a que su situación económica se vea mermada, Torres Campos dijo que no es competencia de la Profeco regular esta situación, dado que lo que se manejan en este caso son contratos entre particulares.

Te recomendamos: ¿Educación humanista a distancia?

El delegado señaló que de presentarse alguna queja será el 30 de abril cuando se realicen negociaciones y conciliaciones entre padres de familia y escuelas, debido a que cada caso es distinto.

La delegación de Profeco en Puebla pone a disposición de la población los siguientes contactos para denunciar cualquier abuso. Correo electrónico: puebla@profeco.gob.mx; y el teléfono  222-246-1522.

Un problema mayor

El tamaño del problema se revela fácilmente si se miran los números. 

Según datos del Sistema Nacional de Información de Estadística Educativa de la Secretaría de Educación Pública (SEP), el estado de Puebla registra 486 instituciones educativas de tipo universidad, de las cuales 388 son privadas, esto es, el 80.83%, en contraste con 98 universidades o institutos tecnológicos de carácter público. 

En cuanto a educación media superior hay 549 escuelas particulares; en nivel secundaria y primaria son 262 y 506 instituciones privadas en el estado, respectivamente, con base en información de datos abiertos de la SEP (última actualización en 2018). 

También puedes leer: La educación ética como lucha contra la pureza

Muchas de estas instituciones ya han tomado medidas de apoyo a su comunidad estudiantil, como condonación de recargos, descuentos de hasta el 50% en algunos casos y posibilidades de pagar en plazos.

Falsa ilusión

El 12 de abril, el gobierno de Puebla dio a conocer el Plan de Reactivación Económica, el cual incluye un apoyo de cien por ciento del Impuesto Sobre Nómina a microempresas de uno a 10 empleados, aplicable de abril a diciembre. y 50 por ciento de descuento para las pequeñas empresas que tienen de 11 a 50 personas, de abril a septiembre. 

En conferencia de prensa con el gobernador Miguel Barbosa Huerta, la secretaria de Economía, Olivia Salomón, dijo que hasta el 21 de abril un total de 9 mil 544 empresarios han solicitado acceder a apoyos de financiamiento, los cuales forman parte del Programa de Reactivación Económica que recientemente inició el Gobierno del Estado de Puebla. 

Pese a ello, esta iniciativa ha dejado fuera a algunos sectores empresariales y universidades privadas, como lo reveló el Dr. Víctor Reynoso Ángulo, académico del Departamento de Relaciones Internacionales y Ciencia Política de la Universidad de Las Américas Puebla (Udlap), en el Webinar “Análisis del Plan de Reactivación Económica anunciado por el Gobernador del Estado de Puebla”, realizado el lunes 2 de este mes.

Mientras tanto, la Jornada de Sana Distancia y con ella la suspensión de actividades presenciales en las escuelas se pospuso hasta el 17 de mayo para municipios que, para esa fecha, tenga pocos o ningún contagio; para el resto, según el secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma, indicó este martes 21 de abril será el 30 de mayo.

Comparte
Cristian Escobar Añorve