Para la “justicia militar” fue suicidio; para la familia, feminicidio
El 8 de marzo de 2019 Susana Sayas apareció herida de muerte y la Sedena dijo que fue un suicidio, aunque las pruebas apuntan a que es un feminicidio
Por Lado B @ladobemx
13 de marzo, 2020
Comparte

Resultados del peritaje de la Fiscalía realizado al cuerpo de Susana Sayas

Paulina Ríos

OAXACA.- Susana Sayas García era subteniente intendente y vivía en una base militar. El 8 de marzo de 2019 aparece herida de muerte y la Sedena dice que es suicidio, aunque las pruebas apuntan a feminicidio.

¿Qué pasó? ¿Qué trata de ocultar la Sedena?

A las 04:30 horas del 8 de marzo de 2019, la subteniente intendente Susana Sayas García “decide suicidarse” en la base militar del 37 Batallón de Infantería, ubicado en Villahermosa, Tabasco.

El primer peritaje establece que la prueba de radizonato de sodio que le aplicaron es negativa. Uno más hecho en la necropsia, cinco días después, arroja el mismo resultado: negativo.

Ha pasado un año y pese a los peritajes y testimonios, la Fiscalía militar no acepta que se trate de un feminicidio; sin embargo, Carmen Pech Calzada cree que aún puede obtener justicia para su sobrina.

¿Qué descubrió Susana Sayas en el campo militar que le llevó a la muerte?

Carmen, la tía de Susana, asegura que el capitán dijo que el día de los hechos salió de viaje, “pero no es cierto, no pudo comprobar que efectivamente estuvo fuera.

“Ella (Susana) manejaba y repartía los recursos en la zona de ahí, esa era su comisión. A las 5 de la mañana iba a salir de Villahermosa a Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, a donde iba a dejar recursos (alimentos e insumos) para la tropa.

“Y qué casualidad que a las cuatro y media la mataron, con la pistola de su capitán.

“Ella había dicho días antes que parecía que el Capitán estaba haciendo malos manejos de los recursos, y ella era una persona íntegra y que no le gustaban ese tipo de cosas.

También comenta que Susana les dijo días antes de su muerte que el Capitán le hacía la vida imposible.

Les imponía (a ella y algunas de sus compañeras) ir a las reuniones a las que ellos iban, y si no iba con el Mayor y sus otros jefes, las castigaban.

“¿Y cuáles eran esas reuniones? Eran reuniones donde ellos se embrutecían, tragaban licor y que a fuerza tenían que estar, que no podían salirse, por obediencia”, señala Carmen Pech tras sostener que no tiene miedo de hablar, porque quiere justicia.

Susana Sayas García es su sobrina e hija de crianza, nació en el municipio de Salina Cruz, en la región del Istmo de Tehuantepec, en el estado de Oaxaca.

Nieta de una de sus hermanas, Susana tuvo una vida azarosa en la que enfrentó hasta abusos sexuales en la infancia y que pese a ello logró salir adelante. Cuando tuvo la edad suficiente se enroló en el Ejército Mexicano, narra Carmen Pech.

Tras concluir su carrera militar, Susana Sayas es enviada a la base de Astata, en Villahermosa, Tabasco. Apenas tenía cuatro meses que había egresado. Era amante de los deportes y de su carrera.

Todo iba bien, estaba feliz, dice con tristeza Carmen, la tía de Susana.

“A las 4.30 de la mañana se sucedió un incidente en la base militar del 37 Batallón de Infantería, ubicado en Villahermosa, Tabasco.

“Nos avisaron alrededor de las 5 de la mañana, que mi sobrina la subcomandante Susana Sayas García se dio un balazo en la sien.

Todavía estaba viva. La Sedena nos avisa, porque todavía estaba viva”, recuerda.

Pese a contar con ambulancia aérea, la Sedena traslada vía terrestre a Susana a un hospital de Mérida, lugar al que familiares de la víctima también llegan. “Estaban dando tiempo para ella muriera”, eso me queda claro, afirma la tía de Susana.

Uno de los primeros comentarios que recibe la familia de Susana es del médico militar que la recibe y les dice que se trata de un homicidio no de un suicidio.

“Suponemos que lo dijo por la forma de la herida y la trayectoria de la bala, pero también porque dijo: A ella (Susana), su capitán la asesinó. Eso dice el médico, el de Mérida, el que la recibe”, asevera Carmen al recordar lo que supo otra de sus sobrinas -Martha- que también es militar y quien fue la primera en llegar a Mérida y escuchar al médico.

El “suicidio”

Susana Sayas vivía en la base militar de 37 Batallón de Infantería y compartía habitación con una dentista, ubicada casi a la entrada del edificio.

De la puerta de entrada hacia el interior, después de las habitaciones, está ubicado el comedor y hasta el fondo la habitación del capitán de Susana, donde ocurrió el crimen.

“Dicen que ella tomó el camino desde la entrada, caminó todo hasta el fondo, dando varias vueltas para llegar a la habitación del capitán y ahí tomó el arma 380 de su capitán para suicidarse ahí.

“Ahora, lo más lógico era que si quería suicidarse, entrara a su cuarto y tomara su arma, porque ella también tenía su arma de cargo ahí. Había dos armas de cargo ahí, la de la subteniente Verónica y la de ella.

¿Entonces cómo es posible que ella diera tantas vueltas cuando en todo caso pudo irse a su habitación y “suicidarse” ahí?

Continuar leyendo en Página 3

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx