EE UU y el COVID-19: salvar gente o salvar la economía (I)
Wall Street es un termómetro determinante para la toma de decisiones gubernamentales en EEUU en vista del dilema entre salvar vidas y salvar la economía
Por Lado B @ladobemx
31 de marzo, 2020
Comparte

Foto tomada de Efecto Cocuyo

Edgar López | Efecto Cocuyo

Después del 24 de marzo de 2020, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) advirtió que Estados Unidos se perfilaba como gran foco mundial del COVID-19, millones de estadounidenses recibieron por servicio postal una guía que les envió el presidente Donald Trump para afrontar la pandemia; quizás como una medida de refuerzo para alcanzar a ese 10% de los habitantes de ese país que no usa internet, a pesar de que 90% de su población tiene acceso a información online.

“El mayor impulsor del brote sigue siendo Europa, pero también Estados Unidos, que en conjunto cuentan con 85% de casos a nivel mundial en las últimas 24 horas y de este 85 %, el 40 % ocurrió en EEUU”, advirtió Margaret Harris, portavoz de la OMS.

El 27 de marzo, el alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, se hizo eco de la OMS, pues para esa fecha esa ciudad  sumaba más 25.573 casos confirmados de COVID-19, incluyendo 366 muertes; un tercio del total nacional. “Odio decir esto, pero la verdad es que ahora somos el epicentro de la crisis, la ciudad más grande de la nación”, expresó De Blasio.

Dos días después, los contagios en Nueva York ascendieron a 59.513 y los decesos a 965. Y, aún así, Donald Trump negó la posibilidad de declarar la cuarentena en la ciudad de Estados Unidos más afectada por la pandemia. A través de su cuenta en Twitter, Trump dijo que, en lugar de la cuarentena, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) emitirían una “fuerte advertencia de viaje” para Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut. También anunció que las medidas de distanciamiento social se extenderían hasta el 30 de abril.

Ante la demanda de mayores recursos formulada por algunos gobernadores, el presidente de Estados Unidos ha apelado a su estilo confrontacional. Por ejemplo, subestimó el requerimiento de ventiladores en algunos hospitales e instó a las empresas fabricantes a acelerar el aporte de este tipo de equipos, que son clave para el tratamiento de personas contagiadas con COVID-19.

Foto: Pixabay

“Trump dijo que el plan se basará en pruebas de vigilancia y que los condados se designarán con niveles de riesgo bajo, medio y alto, lo que sugeriría que el distanciamiento social debería reducirse, mantenerse o aumentarse”, reportó el Centro para la Investigación y Política de Enfermedades Infecciosas de la Universidad de Minnesota (CIDRAP, por sus siglas en inglés), el 27 de marzo.

El estado de emergencia nacional se decretó el 13 de marzo, cuando en Estados Unidos se contabilizaban aproximadamente 1.800 contagiados y 41 personas muertas. La medida permitiría un desembolso de aproximadamente 50.000 millones de dólares, que serían administrados por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) para combatir la pandemia.

Ese día, al ser consultado sobre fallas en la aplicación temprana de test de despistaje del COVID-19, Trump se descargó de responsabilidades:“No me hago responsable en absoluto”, fue su respuesta, al tiempo que insistió en señalar que las demoras en la distribución de las pruebas fueron responsabilidad de los gobiernos anteriores, reseñó CNN.

Inmediatamente después de la declaración de emergencia nacional Wall Street se disparó: “En la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones avanzó 9,36 % o 1.985 puntos, situándose en 23.186 y recuperando buena parte de lo perdido en la víspera, cuando se desplomó 10 % en su peor jornada bursátil desde el crash de 1987, entre ventas de pánico por la suspensión de vuelos provenientes del continente europeo, pese a la drástica inyección de liquidez en el sistema financiero anunciada por la Reserva Federal”.

Continuar leyendo en Efecto Cocuyo

*Foto de portada:  Anna Shvets | Pexels

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx