¿COVID-19 terminará con el techno en Berlín?
Es muy complejo lo que pasa en Berlín frente al coronavirus. Lucha por mantener su libertad, por no perder su música, aunque el final podría ser inevitable
Por Lado B @ladobemx
26 de marzo, 2020
Comparte

Foto: Diana Gómez

Diana Gómez

@dianaegomez

“Berghain ha cerrado, esto es serio”; “La única manera en que los berlineses entran en  pánico es cuando les cierran los clubes […] y está pasando ahora”. Estos son algunos de los comentarios que leí en un grupo de techno en Facebook hace un par de semanas, cuando se anunció que se cerrarían todos los centros nocturnos en Berlín. 

Y así de rápido, la vida nocturna se apagó. En tiempos de apocalipsis ir a bailar es lo de menos, pero no para Berlín donde la fiesta es cultura, resistencia y libertad. Puede ser difícil de entender al principio, pero la historia del techno y la fiesta en una ciudad que vivió guerras, es extensa y compleja. 

Antes de mudarme a Alemania todos me advirtieron que amaría Berlín y su fiesta. La verdad, no fue amor a primera vista; a veces me parecía una ciudad sola, callada (en comparación con México) y, por supuesto, extraña. Pero por la noche algo pasaba, la ciudad se volvía una locura interminable, en la cual podía sentirme en casa.

Tiempo después visité Tresor y fue entonces cuando comprendí muchas cosas de la vida berlinesa. Es una cueva oscura, en la que se reflejan algunas luces neón que te guían hacía el DJ, quien está detrás de una jaula que parece abrirse con beats potentes. El celular queda totalmente prohibido (regla básica en cualquier antro berlinés).

Este fue el  primer club techno en Berlín. Lo abrieron en 1991, cuando un antiguo centro comercial fue tomado para llenarse de música en Leipziger Platz. Años después, hubo una larga pausa y el club fue trasladado en 2007 a la calle Köpenicker.  

Después de la caída del muro, esta historia se repitió con muchos clubs. En los noventa comenzó la apropiación de edificios abandonados y el Berlín del Este –con una potente ola musical– tomó exfábricas y espacios no habitados. Los sótanos –esos lugares que escondieron dolor– fueron redecorados con grafitis, intensidad y remplazados con juventud. Todos ellos se llenaron de fiestas ilegales, que tenía detrás un fuerte mensaje político.

Es decir, Berlín, después de dos guerras y un muro, por fin se unía y era libre. Su respuesta a los años de silencio fue el ruido y, claro, la fiesta revolucionaria, sin límites. Las únicas reglas fueron no permitir el racismo, fascismo, machismo y la discriminación. Todo lo demás fue permitido. 

Y bajo esas reglas es que la capital alemana se ha construido durante estos últimos 30 años. La libertad es lo más importante para esta ciudad. Puedes ser quien tú quieras en Berlín y nadie te juzgará. Porque la historia de una ciudad dividida obliga a los habitantes a mantenerse unidos a pesar de que las ideologías sean tan distintas.

Pero ante la abrumadora realidad de ahora, el coronavirus ha dado el peor golpe a esas libertades. Además, se han perdido más de 9 mil empleos en clubs, sin contar a las decenas de miles de músicos que se han quedado sin trabajo. 

La muerte lenta de estos lugares ya se avecinaba y no por el virus, sino por ciertas leyes que quieren silenciar la ciudad. Es por eso que se creó Clubkultur-Cluster, un centro interdisciplinario que tiene como propósito hacer visible la importancia de la cultura del club y crear conciencia sobre la inclusión.

La lucha por su conservación ha sido lenta, y el coronavirus es el peor obstáculo al cual se enfrentan actualmente. Una manera de hacerle frente a este problema es United We Stream, una plataforma de transmisión de conciertos que desde hace una semana ha compartido vía internet presentaciones de distintos DJ. 

Foto: Diana Gómez

En la página se invita a donar voluntariamente y a apoyar ante las dificultades que pasan los clubs y artistas durante esta cuarentena. 

Me parece muy complejo lo que sucede en esta capital con este virus. Hace unos días no comprendía por qué el confinamiento no era obligatorio, pero creo que ahora es un poco más claro. Berlín lucha por mantener su libertad, por no perder sus sonidos y su música, aunque el final podría ser inevitable.

Puedes escuchar todos los días la transmisión de los DJ en Berlín en: www.unitedwestream.berlin/

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx