¿Cómo debe ser el cuidado de personas con cáncer, diabetes o VIH ante COVID-19?
Estar bajo tratamiento médico por enfermedades crónicas implica tener tener defensas bajas, por lo que deben tomarse medidas de protección más estrictas
Por Lado B @ladobemx
26 de marzo, 2020
Comparte

Foto: María Fernanda Ruiz | Pie de Página

Nayeli Roldán / Animal Político | El Sabueso

Además de los adultos mayores, las personas con padecimientos como cáncer, VIH, autoinmunes e incluso obesidad también están en el grupo de mayor vulnerabilidad en caso de contraer coronavirus, pero ¿por qué? y ¿cómo deberían cuidarse?

Estar bajo tratamiento médico para enfermedades crónicas o padecer obesidad implica tener el sistema inmunodeprimido, es decir tener defensas bajas, por lo que el cuerpo no podría combatir un virus como lo hace un organismo sano.

Por ello, adquirir el COVID-19 tendría mayores implicaciones con un sistema inmune debilitado y precisamente para evitarlo, las medidas de protección deberán ser más estrictas para enfermos crónicos.

Sin embargo, Gilberto Solórza, especialista del Instituto Nacional de Cancerología, explica que la vulnerabilidad no es igual para todos incluso entre enfermos de cáncer, pues depende del estadío en el que se encuentre y el tratamiento que estén recibiendo, sobre todo si se trata de “inmunosupresores”.

El avance de cáncer se define por estadíos, es decir la invasión de células cancerígenas hacia puntos u órganos distintos al origen. Del estadío 1 y 2 son “loco regionales”, pero los estadíos 3 y 4 es cuando el cáncer avanzó a más zonas del cuerpo.

“Quienes están los estadíos avanzados son quienes estarían en riesgo, quienes estén en estadío 1 y 2 estarían en las mismas condiciones que quien no padece cáncer porque todavía no está tan afectado su inmunología y porque los tratamientos son menos radicales. Aunque también dependería de la etapa del tratamiento en el que esté”.

Por ejemplo las personas en tratamiento de quimioterapia sí estaría en riesgo porque estarían “inmunodeprimidas por los efectos de los fármacos, pero si ya terminó los tratamientos y se encuentra bien, está en la misma condición que la gente que no lo ha tenido nunca”, sostiene el oncólogo Solorza.

Una vez aclarado eso, quienes se encuentren en las primeras etapas o hayan superado el cáncer, deberán tener las medidas generales que se ha indicado para la población en general como lavarse las manos, aplicar la sana distancia, y mantenerse en casa ante síntomas como fiebre.

Sin embargo, para quienes se encuentran en estadíos avanzados, y quienes padecen VIH, diabetes o enfermedades autoinmunes, la recomendación es el aislamiento y medidas más estrictas.

Foto: Polina Tankilevitch | Pexels

Las recomendaciones

Alfredo Carrillo, otorrinolaringólogo y cirujano de tiroides, recomienda que los pacientes crónicos deben tener “un cuidado extremo” para fase aguda en caso de tener COVID-19.

 – La acción más importante es permanecer en su casa. No salir ni siquiera a hacer compras de despensa, por lo que se recomienda tener a alguien que los auxilie en esas actividades. Y, en caso de compartir la casa con más familiares, estar en “aislamiento relativo”, es decir, permanecer en su habitación y convivir lo menos posible o a sana distancia.

– Lavarse extenuantemente las manos.

 – En caso de salir a la calle, al regresar cambiarse de ropa y meterse a bañar. Y en el exterior usar cubrebocas, pues aunque se ha insistido en que sólo lo deben usar los enfermos, el doctor Carrillo asegura que sirve para evitar el contacto con alguna persona que pudiera tener el virus sin saberlo y que llegara a esparcir partículas a través de la tos o estornudos. En este punto es importante asegurarse que el tipo de cubrebocas sea N95, capaz de filtrar partículas de alta penetración.

 – De tener síntomas de resfriado deben estar al pendiente de su evolución sobre todo en las 12 horas subsecuentes sobre en caso de tener fiebre, y comunicarse al SMS que puso el gobierno de la Ciudad de México porque el avance del virus, en caso de contraerlo, podría ser muy rápido y agudo.

– También es indispensable que no se auto mediquen ante síntomas de fiebre o dolor de cuerpo.

 Jorge Baruch, epidemiólogo de la UNAM, además, hace otra serie de recomendaciones relacionadas con su tratamiento en caso de ser provistas por el sistemas de salud público y las actividades que deben realizar en casa.

– Solicitar en las instituciones donde son atendidos un “plan” para disminuir visitas y el adelanto de  medicamentos para un mes o más en caso de alguna contingencia mayor, como lo es la fase 2 de COVID-19.

– Tener el número celular de su médico de cabecera y acordar un plan de tratamiento y acción en caso de necesitarlo. Sus médicos son quienes conocen su historial y deben ser los primeros para ponerse de acuerdo en prescripciones por adelantado o qué hacer en caso de sentirse mal, en qué casos sí ir al hospital y en cuáles no.

– Entre las medidas preventivas está contar con instrumentos como termómetro medir su temperatura, toda vez que la fiebre es uno de los síntomas del coronavirus, también medicamentos, acorde a sus padecimientos, para tratar malestar generalizado o diarrea.

– Tener una rutina de activación física en casa porque con ello disminuye el riesgo de presentar complicaciones propias de sus enfermedades preexistentes.

– También se recomienda adquirir despensa y artículos de un hogar para permanecer en casa entre dos y cuatro semanas.

– Establecer mecanismos de comunicación con sus vecinos y redes familiares o social para que mientras estén en aislamiento tengan contacto para disminuir la ansiedad y comunicar cualquier necesidad.

En tanto, para mujeres embarazadas las medidas a tomar son las habituales para población en general, y aunque los virus pueden atacar de manera más intensa a mujeres en esta condición, “hasta el momento no se cuenta con evidencia científica suficiente que oriente a que este virus pudiera llegar a tener mayor severidad o mortalidad en mujeres embarazadas”.

Por eso se recomienda que estén en contacto con su ginecólogo para discutir con ellos los cuidados prenatales y continuar con sus visitas para asegurar un embarazo adecuado y para observación de cualquier signo de enfermedad.

Otra de las dudas es si la lactancia puede ser vía de transmisión, pero el doctor Baruch afirma que hay evidencia científica que descarta esta vía de contagio. Por ello, aunque no se han encontrado casos de mujeres contagiadas con esta condición en México, el especialista refiere que en otros países se ha optado por permitir la lactancia en mujeres infectadas, pero con medidas estrictas de higiene.

*Foto de portada: Valelopardo | Pixabay

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx