¿Cómo dar una cobertura profunda al tema del aborto?
Nathalia Passarinho, periodista de BBC News Brasil, explicó cómo dar más profundidad a la cobertura de temas de salud, en específico de mujeres
Por Samantha Paéz @samantras
20 de marzo, 2020
Comparte

Foto: Leslye Janette

Samantha Páez

Hace unas semanas Nathalia Passarinho, periodista de BBC News Brasil, explicó durante un seminario en línea cómo dar más profundidad a la cobertura de temas de salud, en específico de mujeres.

Durante el seminario, organizado por la Fundación Gabo, Nathalia explicó cómo realizó su reportaje “Por dentro de una ‘clínica secreta’ de aborto en WhatsApp”, ganador del Premio Roche de periodismo de salud, donde narra las historias de mujeres brasileñas que compran medicamento abortivo y reciben acompañamiento emocional a través de un chat.

Aquí algunas de las ideas que planteó Nathalia:

1.-Siempre garantizar la reserva de identidades

Nathalia comentó que gran parte de las mujeres que estaban el chat de aborto se encontraban en una situación de mucha vulnerabilidad, algunas habían vivido violencias dentro de sus relaciones de pareja. Por ello era fundamental reservar sus identidades y evitar que se les criminalizara, pues en Brasil el aborto está prohibido.

La reportera de la BBC dijo que la reserva de las identidades no solo se refiere a no revelar sus nombres o distorsionar sus voces, también a no dar detalles de su localización o de sus características físicas.

2.-Dejar que las historias hablen por sí mismas

Para Nathalia Passarinho mostrar las realidades de las mujeres que desean interrumpir su embarazo, dar espacio para que las diferentes voces sean escuchadas, ayuda a que las personas que leen, escuchan o ven el material periodístico empaticen con ellas y entiendan su situación.

Mencionó que no es necesario escribir de una manera opinativa, sino mostrar lo que las mujeres vivieron y lo que investigaciones médicas dicen, para que con ello las personas puedan debatir y formar sus opiniones.

“Si muestro mi opinión dejo menos espacio para el debate. La información de las mujeres y los especialistas médicos son suficientes para que la persona que lee pueda tener un retrato más claro de las consecuencias de la criminalización”, dijo Passarinho.

En resumen, las historias personales fuertes y reales ayudan a entender mejor qué pasa con las mujeres que interrumpen sus embarazos.

Foto: Marlene Martínez

3.-Dar información técnica de calidad y profundidad

Si bien las historias individuales tienen una fuerza muy grande, también es importante dar información técnica de calidad y profundidad, es decir, mostrar evidencia científica real sobre el aborto.

En México, por ejemplo, hay varias organizaciones que se dedican a proporcionar datos veraces sobre el aborto en el país, algunas de ellas son GIRE, IPAS México, Católicas por el derecho a decidir y Marie Stopes. A nivel internacional se puede recurrir a la Organización Mundial de la Salud, en su apartado salud sexual y reproductiva.

Nathalia recomendó intercalar las historias con cifras, información médica y servicios, así como entrevistas con especialistas.

4.-No criminalizar a las mujeres que abortan

Como refirió Nathalia, la criminalización del aborto hace que las mujeres tengan miedo de buscar ayuda en los países donde no es legal y esto las pone en riesgo. Con nuestra nota o reportaje no debemos abonar a esta criminalización.

También dijo que es una cobertura muy distinta en países donde el aborto es legal, que en los países donde no es legal y donde el tema resulta polémico.

“Es muy peligroso tomar este medicamento sin después ir al hospital, porque tienen riesgos de vida”, por eso Nathalia comentó que es importante reportear no solo cómo las mujeres acceden a la interrupción y su seguimiento médico, sino también que tengan soporte emocional.

Foto: Marlene Martínez

5.-Dedicar tiempo para hacer las entrevistas

La ganadora del Premio Roche dijo que muchas mujeres que han abortado tienen experiencias muy fuertes, por ello es importante dedicar tiempo a hablar con ellas antes de grabarlas, explicarles qué es lo que vamos a hacer, cuál es la intención de nuestro trabajo y qué formatos vamos a emplear.

Es importante, además, darles toda la información para resolver sus dudas y que se sientan cómodas al momento de compartir sus experiencias.

Otra cuestión es mantenernos en contacto con ellas después de la publicación para darles certeza de que sus identidades no serán reveladas o por si tienen algún comentario sobre lo publicado.

A Nathalia Passarinho le tomó seis meses armar el reportaje de cuatro entregas que resultó premiado.

 6.-Analizar cuál es la participación de los hombres

La periodista brasileña mencionó, durante el seminario en línea, que en el chat de acompañamiento al aborto había muchos reclamos contra los hombres, porque nunca estuvieron presentes en el proceso, no querían saber qué pasaba y no las apoyaron.

También comentó que hubo muchos casos donde el embarazo era producto de la violencia sexual.

Recordó la historia de una mujer que pidió el medicamento abortivo, pero no lo tomó en su domicilio por temor a que sus padres se enteraran, por ello se fue con su novio a un hotel. Sin embargo, el sangrado fue tanto que se desmayó y su pareja, en lugar de llamar a los servicios médicos o a la familia, la abandonó.

Como periodistas difícilmente volteamos a ver a la otra parte que interviene en un embarazo: los hombres. Si bien solo a las mujeres nos compete decidir si continuar o no con un embarazo, muchas veces esto se malinterpreta como una excusa para que los hombres no ejerzan su sexualidad de manera responsable, eviten la fecundación, acompañen el proceso de interrupción o desempeñen una paternidad activa.

*Foto de portada: Marlene Martínez

Comparte
Samantha Paéz
Coordinadora del Observatorio de Violencia de Género en Medios de Comunicación (OVIGEM), periodista y activista. Tengo especial interés en los temas de género y libertad de expresión. Formo parte de la Red Puebla de Periodistas. También escribo cuentos de ciencia ficción.