“Tenemos los medios intelectuales y técnicos para acabar con la sífilis”

“Tenemos los medios intelectuales y técnicos para acabar con la sífilis”

Oriol Mitjà (Barcelona, 1980) lleva toda su carrera estudiando enfermedades infecciosas. Ahora trabaja en nuevos tratamientos para combatir la sífilis, una patología de transmisión sexual con más de once millones de nuevos casos diagnosticados cada año en el mundo. El investigador cree que debemos ser ambiciosos y aspirar a erradicarla.

Oriol Mitjà, en una de sus campañas en África. / Foto: FLSIDA
Verónica Fuentes | Agencia SINC

Los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) alertan sobre el preocupante pico de infecciones de transmisión sexual (ITS) en el mundo: más de un millón de personas de 15 a 49 años se contagian cada día y anualmente se registran más de 376 millones de nuevos casos de clamidiosis, gonorrea, tricomoniasis y sífilis.

En concreto, esta última patología se está configurando como una epidemia global, con más de once millones de nuevos casos diagnosticados cada año en todo el mundo.

Oriol Mitjà, investigador en Enfermedades Infecciosas y Salud Global en el Hospital Germans Trias, busca nuevos tratamientos para reducir a cero los casos de sífilis, producida por la bacteria Treponema pallidum, gracias a una beca del Consejo Europeo de Investigación (ERC).

¿Cuál es el principal objetivo de su línea de investigación?

La penicilina, que es el régimen de tratamiento para la sífilis, se utiliza desde hace un siglo. En los últimos 100 años prácticamente no se ha descubierto ninguna otra solución para las ITS. Si bien este antibiótico es efectivo, debemos identificar terapias alternativas más fáciles de administrar y que permitan avanzar en el control de la enfermedad.

Foto: Arek Socha en Pixabay

Nuestra idea es reutilizar otros antibióticos actualmente indicados para diferentes enfermedades, a fin de superar las limitaciones del tratamiento actual, ya que el régimen de penicilina sufre rupturas de stock recurrentes que hacen peligrar los esfuerzos para controlar esta patología.

Como consecuencia, el proyecto busca también identificar terapias alternativos para el pian, una enfermedad tropical infecciosa causada –al igual que la sífilis– por la bacteria Treponema y que la comunidad internacional aspira a erradicar en 2030.

En este caso la penicilina se utiliza como régimen alternativo para las personas que no pueden tomar azitromicina, o que han desarrollado una versión de la enfermedad resistente a ella. Por lo tanto, la identificación del tratamiento alternativo para la sífilis será esencial para hacer posible la erradicación del pian.

Continuar leyendo en Agencia SINC

*Foto de portada: Arek Socha | Pixabay

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.