República Dominicana, las elecciones que no fueron

República Dominicana, las elecciones que no fueron

Por primera vez en la historia dominicana se suspendieron las elecciones. Esta decisión mantiene al país en una crisis política: acusaciones de sabotaje a equipos de voto automatizado; millones de pesos gastados para realizar los comicios del 16 de febrero; detención y golpes a un técnico de una telefónica; apagones y protestas.

Jóvenes protestan tras conocer la suspensión de las elecciones municipales. / Foto: Tatiana Fernández | CONNECTAS
Indhira Suero Acosta | CONNECTAS

Cada cuatro años, las calles de República Dominicana se llenan de afiches relucientes que exhiben las caras de políticos que sonríen como si de eso dependiera sus vidas. Carcajadas amplias, corbatas derechas, Photoshop y maquillaje bien puestos.

Siempre más hombres que mujeres —todavía se lucha por implementar la cuota femenina—.

Siempre con partidos que distribuyen 500 pesos (menos de 10 dólares) y las famosas cajitas blancas llenas de pollo frito con tostones.

Siempre con discursos pocos concretos, pero llenos de promesas. Con acusaciones de compra de cédulas, antes y durante del día de votación.

Siempre con un país paralizado los días antes del comicio, porque “uno nunca sabe lo que pase y hay que cuidarse de meterse en líos”.

Ya nos acostumbramos a que todo pase igual. Pero esta vez fue tan diferente que trascendió fronteras. El domingo 16 de febrero de 2020, por primera vez en la historia democrática de República Dominicana, se suspendieron las elecciones.

Mensajes de protesta ante el Gobierno tras conocer la suspensión de las elecciones. / Foto: Violeta Lockhart | CONNECTAS

También, se estrenaron 11,000 kits del voto automatizado a un costo de casi 19 millones de dólares que serían destinados a un 62 por ciento del padrón electoral. El resto votaría de forma manual.

Se supone que ese día la población dominicana, que ejerciera su derecho al voto, elegiría 3.849 cargos municipales. Que solo faltaría seleccionar, el próximo 17 de mayo, en las elecciones presidenciales y congresuales.

Eso no pasó.

Desde temprano, se registraron inconvenientes en los 18 municipios —de un total de 158— donde la votación sería automatizada. No aparecían los candidatos de algunos partidos o solo se mostraban las sonrisas amplias de los aspirantes a cargos pertenecientes al partido de gobierno, o de la Liberación Dominicana.

Alrededor de las 11:11 a.m, el presidente de la Junta Central Electoral, Julio César Castaños, anunciaba al país, después de dar unos golpecitos nerviosos a un micrófono que ya sabíamos que funcionaba, que: “sin una boleta que no esté completa, para todos los partidos, esa elección no se puede realizar, por razones elementales. Es una verdadera pena que esto haya ocurrido”.

Empezaba el caos.

Continuar leyendo en CONNECTAS

*Foto de portada: Violeta Lockhart | CONNECTAS

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.