Mujeres en la creación artística: La investigación audiovisual de Chispillatronik
Con una investigación audiovisual, reflexiona sobre cómo interfiere la hegemonía patriarcal del “ser mujer” en el quehacer artístico de cinco artistas
Por Majo Andrade @MajoAg23
16 de febrero, 2020
Comparte

Still de «Montaje de lo político vol. 1»

María José Andrade Gabiño

@MajoAg23

¿Dónde están las mujeres creadoras en Puebla? ¿Cómo son sus trabajos artísticos? ¿Hay un sesgo de género que las invisibiliza? Chispillatronik (Claudia Castelán), artista audiovisual, de performance y académica, ha realizado “Montaje de lo político: mujeres en la creación artística” para contestar estas preguntas. 

Este trabajo se trata de una investigación audiovisual, en la que Chispilla decidió entrevistar a cinco mujeres artistas que han desarrollado su trabajo artístico en la ciudad de Puebla: Rosa Borrás, artista plástica que se dedica especialmente al bordado; Adriana Alonso, también conocida como Niña Santa, quien es música y académica; Itzell Sánchez, cantante de punk y tejedora social; Angela Arziniaga, fotógrafa con una gran trayectoria; y Agnija Anča, que se dedica a la gráfica. 

Chispilla las cuestionó a todas ellas sobre su quehacer y los obstáculos para que lo que hacen tenga reconocimiento en ambientes artísticos donde prevalecen hombres, es decir, sobre la invisibilidad que parece borrar sus nombres de la escena artística poblana. 

Still de «Montaje de lo político vol. 1»

En los 12 minutos de duración de la primera cápsula, ”Mujeres en la creación vol. 1”, presentada en Foro Karuzo el viernes 7 de febrero como una introducción a toda la investigación que está compuesta por cinco cortometrajes más, Chispillatronik hace un videoarte con fragmentos de las entrevistas, tocando temas como la imposición de cánones, del aparente exigencia social de la aprobación masculina, la tensión entre las exigencias del mundo del arte y las personales, y la violencia.

Tejiéndose en un discurso sobre la violencia sistemática hacia las mujeres artistas, Chispillatronik también utiliza autorretratos –ella sale a primer cuadro– donde se revisa a sí misma, o donde expone relaciones conceptuales entre lo que van diciendo cada una de las entrevistadas y cuestiones sobre las representaciones impuestas sobre cómo debe ser “la mujer”.

De esta manera, alejándose del esquema documental, la investigación se plantea como un juego de reflejos entre la investigadora y las entrevistadas, así como con todas artistas que han sufrido la invisibilización de su trabajo y aún así siguen haciendo arte.

Still de «Montaje de lo político vol. 1»

Mujeres en la creación

En 2016, después de que Chispillatronik fue invitada –junto con Rosa Borrás– a la conferencia “Diálogos: encuentros, reflexiones y experiencias” por parte de Adriana Alonso, cayó en la cuenta de que siempre que hablaba de mujeres artistas en Puebla, en realidad, sabía de muy pocas. Eso la inquietó tanto que comenzó a buscarlas (a algunas ya las conocía) y a trabajar con ellas con más consciencia de que la condición de género “femenino” parece impedir que se reconozcan sus trayectorias. 

Por esta razón, en 2019 decidió solicitar una beca del Programa de Estímulo a la Creación y Desarrollo Artístico (PECDA) para realizar un proyecto de investigación, ya en forma, sobre mujeres artistas en Puebla que tuviera como resultado un producto audiovisual, que es el lenguaje y formato que Chispillatronik utiliza para todas sus creaciones. 

La beca le fue otorgada y con ella comenzó a hacer las entrevistas, empezando con aquellas que la habían acompañado en la conferencia de 2016, Rosa Borrás y Adriana Alonso.

Al preguntarle sobre el motivo por el que eligió específicamente a esas cinco mujeres y no a otras artistas, Chispillatronik admite que todas son sus amigas, lo que la ha llevado a conocer muy bien qué es lo que hacen en lo artístico, pero sobre todo a saber cómo son sus vidas personales y qué dificultades han tenido que afrontar. 

Así, consideró efectivo este conocimiento de primera mano en miras a su investigación, pues su objetivo no era solo exponer el arte que hacen, sino entender qué sesgos de género las afectan y cómo pueden ser comunes en la violencia sistemática, a pesar de desenvolverse en ámbitos artísticos completamente distintos. 

“Las elegí a ellas porque claro que tenemos un afecto, pero sí quiero dejar algo muy claro: antes de tener un afecto nos encontramos en el ámbito artístico, en el desarrollo de nuestras labores artísticas o creativas, y después vino el afecto”, aclara Chispillatronik.

Aunque hasta ahora el proyecto solo se ha desarrollado con estas cinco artistas y ella misma, Chispillatronik espera poder hacer más “temporadas” de cápsulas, en las que pueda entrevistar a muchas más artistas que se desenvuelven en la ciudad de Puebla y poder así realizar una radiografía más amplia.

Still de «Montaje de lo político vol. 1»

Las mujeres, no “la mujer”

Otro de los motivos por los que Chispillatronik eligió entrevistar a Rosa, Adriana, Itzell, Angela y Agnija, fue porque desarrollan su labor artística de manera multidisciplinaria, incorporando activismo e, incluso, entienden el arte como una forma de vida, como una manera de relacionarse con sus realidades más allá de ‘hacer obras’ (cuadros, canciones, esculturas…).

De esta manera, a Rosa Borrás la eligió porque a través de su bordado tiene incidencia política; a Adriana Alonso por cómo compagina su música con la academia y sus roles maternos; a Agnija Anča por sus múltiples exploraciones artísticas a través la gráfica, el videoarte, lo sonoro, entre muchas otras formas; a Angela Arziniaga por su gran trayectoria en la fotografía, pero también como investigadora y exploradora de temáticas de salud y curación; y a Itzell Sánchez por ser una tejedora social, que ha construido espacios independientes y de resistencia para la escena cultural en Puebla, al mismo tiempo que es cantante punk. 

“Por eso las seleccioné, porque también me interesa evidenciar que las mujeres no somos unidimensionales: tenemos que estar haciendo un montón de cosas por inquietas, por necesidad, y porque a veces creemos que hay espacios en los que tenemos que incidir”, explica Chispillatronik.

El hacer evidentes las múltiples dimensiones de las artistas entrevistadas también es utilizado como un contra discurso relacionado con el formato audiovisual; ya que desde sus inicios, en la televisión, por ejemplo, ha sido estructurado patriarcalmente para elaborar y distribuir pseudo verdades de cómo debe ser “la mujer” a través de representaciones específicas e idealizadas sobre su físico y su lugar social, político y económico.

De esta manera, otro de los objetivos de “Montaje de lo político: mujeres en la creación artística” es romper con esas representaciones hegemónicas y patriarcales sobre “la mujer” y visibilizar las realidades de “las mujeres”, en plural y sin recetas de cómo deben ser.

El trabajo de Chispillatronik –aunque aún no ha presentado las cinco cápsulas enfocadas en cada artista– parece la elaboración de una polifonía entre las cinco mujeres entrevistadas y el diálogo con la investigadora, todas siendo creadoras. 

Una polifonía audiovisual mediante la cual se exponen las diferentes experiencias personales, al mismo tiempo que se hacen comunes y sirven para entender un contexto más grande: a las mujeres artistas se les sigue dejando de lado por el simple hecho de ser mujeres.

Still de «Montaje de lo político vol. 1»

***

Las cinco cápsulas restantes de “Montaje de lo político: mujeres en la creación artística” serán presentadas el 8 y 22 de marzo, 5 y 19 de abril, y el 3 de mayo en Foro Karuzo. Próximamente todo el proyecto audiovisual estará disponible en una página web de libre acceso. 

Del 3 al 18 de marzo Chispillatronik ofrecerá un taller gratuito de creación audiovisual y autorrepresentación en la Cinemateca Luis Buñuel. 

 

*Foto de portada tomada de «Montaje de lo político vol. 1»

Comparte
Majo Andrade