Denuncian reducciones en el cupo y los talleres artísticos en Casa de Cultura
Tras protesta de padres de familia y maestros, Julio Glockner se reunió con ellos y prometió atender sus quejas; sin embargo, aún hay incertidumbre
Por Lado B @ladobemx
27 de febrero, 2020
Comparte

Foto: Dafne García

Dafne García

@dafnebetsabe2

Cierre de talleres, malos tratos y falta de cupo en algunos talleres de Casa de Cultura fueron denunciados en una protesta de padres de familia y talleristas. Debido a esto, el secretario de Cultura, Julio Glockner Rossainz, se reunió con los inconformes, y aunque prometió que se harían varios cambios para resolver las demandas, no quedó claro cuándo ni cómo se hará. 

El martes 25 de febrero un grupo de maestros, estudiantes y padres de familia se reunió por la tarde para protestar frente a la Casa de Cultura, denunciado una drástica disminución de oferta y cupo en los talleres, lo que dejó a 300 niñas, niños y adolescentes fuera, aproximadamente. También señalaron falta de claridad en la dirección de los talleres y malos tratos por parte de Mónica Andrea Fernández Inostroza, directora de Artes plásticas y escénicas de la dependencia.

Según los afectados, los problemas empezaron cuando Mónica Fernández tomó la dirección de talleres en diciembre de 2019, haciendo diversos cambios en la administración. Entre ellos, reducir el cupo de alumnos de aproximadamente 800 a apenas 500.

Esta situación dejó a muchos alumnos –que ya llevaban un proceso de aprendizaje desde años atrás en las diversas áreas artísticas que ofrece la Casa de Cultura– sin poder inscribirse para el curso de enero-marzo.

También, como consta en una circular elaborada el 14 de febrero por la dirección general talleres de iniciación artística Pedro Ángel Palou se redujeron los cursos ofertados de 83 a 72. 

En dicho documento se agregaba que el número de alumnos en cada curso “ha sido consensuado con los maestros de cada taller”, lo cual fue desmentido por los maestros en la protesta.

Durante la manifestación se hizo la lectura de un manifiesto en el que se me mencionaba, entre otras cosas, que: les habían negado la inscripción a niños de 4 a 6 años porque “los niños a esa edad no podían apreciar el arte”; se había cerrado el taller multidisciplinario (que constaba de clases de teatro, música y baile); que hubo reducción en horarios de atención; disminución de cupo en los talleres a comparación de años anteriores, y malos  tratos a padres de familia por parte de la directora Mónica Fernández.

De hecho, una de las principales demandas fue la destitución de Fernández Inostroza.

Asimismo, se informó que durante la mañana de ese mismo día, una de las profesoras se había reunido con el gobernador y le hizo llegar unas 50 cartas de inconformidad firmadas por los padres de familia cuyos hijos fueron afectados.

También durante la protesta se hizo hincapié en la importancia que tienen este tipo de talleres como espacio seguro y de esparcimiento para niños, jóvenes y adultos. 

En cuanto a esto, la señora Concepción Márquez, una de las madres de familia afectadas, comentó en entrevista para LADO B que los cambios en la administración de talleres habían afectado el proceso de aprendizaje de su hijo, ya que, después de varios años ininterrumpidos,  no pudo inscribirlo al nuevo curso de fotografía. 

Ella cuenta también que dicho taller ha sido muy importante y positivo en el desarrollo personal de su hijo: “Ha sido muy bueno lo que ha aprendido ahí. Yo he visto que ha tenido gusto, desarrollo y potencial para el arte”.

Agregó también que el acceso a la cultura es fundamental para que estos jóvenes tengan un lugar seguro y alternativas sanas, de esparcimiento y aprendizaje. 

Durante la manifestación, personal de la oficina del secretario de Cultura, Julio Glockner, dijo que el secretario los recibiría para dialogar las inconformidades señaladas. Así, tras una breve reunión, se acordó que se verían al día siguiente junto con la directora Mónica Fernández para establecer soluciones.

Foto: Dafne García

Poca claridad después de la segunda reunión

La reunión acordada con los afectados se llevó a cabo en la mañana del miércoles 26 de febrero y contó con la presencia de una comitiva de papás y alumnos, el secretario de Cultura, Julio Glockner; la directora de Artes plásticas y escénicas, Mónica Fernández; Maribel Vázquez, directora general de Artes y fomento cultural, e Ismael Espíndola, representante de la Secretaría de Gobernación.

Julio Glockner aseguró que no se cerrarán más talleres y explicó que la reducción de cupo tuvo que ver con que el espacio era insuficiente, pero que estaba gestionando la apertura de un nuevo espacio en el Centro Histórico.

Justificó la reducción en los talleres de danza por una reparación pendiente de la duela del del salón, la que se llevará a cabo hasta julio, y mientras tanto, esos talleres seguirán cerrados.

Igualmente,  señaló que sí se habían reducido horas de clases a algunos profesores para homologar las horas en toda la plantilla, y en compensación aseguró que buscaría un aumento de sueldo a partir de abril para los talleristas: 120 pesos por hora. 

Tanto Ismael Espíndola como Glockner, se comprometieron con los padres de familia a revisar los casos particulares de sus hijos para que pudieran tomar los cursos; sin embargo, no se explicó qué pasaría con los demás niños que habían quedado fuera. 

Después de que el grupo de padres de familia y alumnos se fuera, la reunión continuó con un grupo de profesores que habían sido afectados debido a la disminución en sus horas de clases. 

En ese caso, el principal señalamiento fue la falta de claridad en la administración de los talleres, puesto que había mucha triangulación de información y desconocían si Mónica Andrea estaba facultada para tomar decisiones administrativas. 

Al salir de la reunión, la profesora de teatro Priscila Villagrán comentó, en entrevista para LADO B, que la discusión se enfocó en la defensa de Mónica Fernández por parte de las autoridades, que de resolver los problemas respecto a la administración de los talleres. 

La resolución final, fue que no se le removerá del cargo, aunque esa fue una de las principales demandas en la protesta del martes.

Respecto a las otras demandas comentó: “Creo que sí nos van a dejar los cursos sabatinos que querían cancelar, a parte nos van a dejar escoger el número de alumnos desde el próximo trimestre que viene (empieza en abril) […] Es lo único que tenemos claro, de todo lo demás todavía tenemos cierta incertidumbre”.

Comparte
Lado B
Información, noticias, investigación y profundidad, acá no somos columnistas, somos periodistas. Contamos la otra parte de la historia. Contáctanos : info@ladobe.com.mx