Tormentas de fuego, cambio climático y “El Niño indio”, claves sobre los...

Tormentas de fuego, cambio climático y “El Niño indio”, claves sobre los incendios de Australia

Foto tomada de Efecto Cocuyo
Jeanfreddy Gutierrez | Efecto Cocuyo

La voracidad de la temporal anual de incendios en Australia que iniciaron en octubre de 2019 ha alarmado al mundo entero, tanto por la cantidad de personas que han tenido que ser evacuadas de las ciudades y las víctimas fatales así como por las pérdidas para la flora y la fauna de uno de los países con mayor biodiversidad del mundo, con especies únicas como los koalas, los canguros, los wombats y las cacatúas.

Daños y antecedentes

Con 27 personas fallecidas, ocho millones de hectáreas quemadas y más de 2 mil viviendas, granjas y miles de cabezas de ganado entre las pérdidas hasta el 9 de enero de este año. Pero Australia se ha visto en peores situaciones: en 2009 murieron más de 170 personas porque las llamas alcanzaron zonas residenciales y en 1974 se quemaron más de 100 millones de hectáreas.

La región de Nueva Gales del Sur, donde vive la mayoría de la población en ciudades como Canberra y Sydney, ha sido la zona más afectada pero hay incendios en todo el país afectando a Melbourne y Queensland. Al menos 240 mil personas han tenido que ser evacuadas.

Los ocho millones de hectáreas son similares en tamaño a Austria o Bélgica, pero también se puede comparar con las 900 mil hectáreas quemadas en el Amazonas o las 800 mil de California.

El humo de los incendios ha llegado hasta Nueva Zelanda a más de mil kilómetros. Paralelamente, un estudio de científicos colombianos encontró que los incendios en la Orinoquia colombo-venezolana y Amazonía brasileña han llevado humo y hollín a las principales ciudades de Colombia.

La conjunción de distintas circunstancias ha causado una tormenta perfecta para llevar a la temporada anual de incendios a un punto alarmante.

Niño Indio

De manera similar al fenómeno climático que ha causado graves sequías en Perú, Ecuador, Colombia y Venezuela, en Australia hay un Dipolo del Océano Índico, que hace que el clima sea más seco y árido que han llamado “El Niño indio”, de acuerdo a un estudio publicado en 2009 por la profesora Caroline Ummenhofer del Centro de Investigación en Cambio Climático de la Universidad del Sur de Gales, en Australia.

Durante diciembre las temperaturas rondaron entre los 40°C y 47°C, cuando apenas comenzaba el verano. Se espera que estas temperaturas sigan subiendo, lo que aumentaría la voracidad de los incendios y la aparición de otros en zonas especialmente secas.

La ONG Consejo Climático de Australia y el Servicio Meteorológico de Australia han advertido que las columnas de humo de hasta 17,7 kilómetros han llevado a la aparición de fenómenos particulares en las zonas afectadas como tormentas eléctricas secas (descargas eléctricas en ausencia de lluvia) y “tornados de fuego” cuando el humo se enfría al llegar a la atmósfera en presencia de agua, llevando a la aparición de inusuales formaciones de nubes sobre las áreas quemadas.

Los satélites de la NASA han captado hasta 20 tormentas de fuego así como la aparición de nubes de tormenta llamada pirocumulonimbus inusualmente grandes mientras pequeños incendios producidos por rayos se han unido en un “mega incendio” al sur del país.

Continuar leyendo en Efecto Cocuyo

*Foto de portada tomada de Efecto Cocuyo

NO COMMENTS

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.